Opinión

El primer metro subterráneo del Perú

Jorge De La Torre

Jorge De La Torre

Docente del Departamento de Ingeniería de la PUCP

El Perú tiene grandes desafíos rumbo al Bicentenario, donde se proyecta tener la más moderna y avanzada tecnología en infraestructura de transporte masivo del país, la cual promoverá una ciudad sostenible, eficiente y productiva. Este proyecto, considerado uno de los más grandes de la historia del Perú tras una inversión US$6500 millones, será el primer metro subterráneo del Perú. Por un lado, su Línea 2 contará con 27 estaciones a lo largo de 27 km y unirá 13 distritos, reduciendo el trayecto de Ate al Callao de 2.5 horas a solo 45 minutos. Por otro lado, la Línea 4, tendrá 8 estaciones a lo largo de 8 km y permitirá llegar al Aeropuerto Internacional Jorge Chávez.

Inicialmente, el proyecto recibió críticas a los Estudios Definitivos de Ingeniería (EDIS), las cuales son entendidas tomando en cuenta la complejidad del mismo y el hecho de que constituye la primera vez que nuestro país experimenta este tipo de infraestructura de envergadura. Sin embargo, actualmente se está avanzando la obra al ritmo que el MTC entrega los terrenos libres de interferencias en los que se construirán las estaciones y pozos de ventilación-salidas de emergencia, los cuales requirieron un plan de desvíos, debido a que este proyecto se ejecuta en la superficie, interrumpiendo temporalmente el tránsito.

El proyecto Metro Lima Línea 2 y Línea 4 será el primer transporte masivo subterráneo totalmente automático del Perú. La modalidad para su desarrollo es la de una APP con participación del Estado peruano a través del gobierno central, junto con las empresas internacionales Iridium, FCC, Dragados, Salini Impregilo, Ansaldo STS y Ansaldo Breda, y la peruana Cosapi, las cuales han construido estaciones y sistemas de metro en ciudades como Santiago de Chile, San Francisco, Nueva York, Londres, Madrid y Barcelona. La Sociedad Concesionaria Metro de Lima Línea 2 S.A posee la concesión cofinanciada del proyecto por un plazo de 35 años con un contrato de tipo diseño, financiamiento, construcción, equipamiento, operación y mantenimiento.

Se estima que la Línea 2 y la Línea 4 del Metro de Lima y Callao tendrán una demanda de 660 mil pasajeros al día y beneficiarán a 2.5 millones de personas a lo largo de 35 kilómetros y 10 distritos: Ate, Santa Anita, El Agustino, San Luis, La Victoria, Cercado, Breña, Bellavista, Carmen de la Legua y El Callao. Los trenes viajarán a una velocidad máxima de 80 km/h, los intervalos entre ellos serán de 1,5 a 3 minutos, y las posibilidades de un accidente serán casi nulas.

El principal beneficio de este proyecto será su significativa contribución a la descongestión vehicular y al cuidado del medio ambiente, de modo que será el medio efectivo, sostenible y seguro que Lima necesita, y que le permitirá a la ciudad recuperar sus espacios públicos.

Los 35 km de túneles serán construidos en distintas etapas; la primera seguirá el método convencional NATM (en proceso) y la segunda, el método TBM (en espera). Se emplearán dos tuneladoras de fabricación alemana (Herrenknecht), las cuales han sido diseñadas exclusivamente para las condiciones que presenta el terreno de Lima y Callao. Estas se encuentran en Lima desde el 2016, esperando el avance de la obra para ser armadas in situ.