Opinión

¿Es una amenaza a la libertad prohibir el maltrato animal?

Teresa Torres

Teresa Torres

Docente del Departamento de Humanidades y miembro de ADEA PUCP

¿Es un derecho torturar a otros? ¿Es una amenaza a la libertad prohibir el maltrato animal? ¿Como también comemos animales no podemos abolir otras formas de maltrato? Los taurinos han apelado a estas ideas para defender el fallo del Tribunal Constitucional (TC), que negó declarar como inconstitucional la excepción que hace la Ley de Protección y Bienestar Animal a las corridas de toros y peleas de gallos.

Si bien el peor abuso a los animales en cantidad y calidad es hacia los animales de granja, no constituye hipocresía pedir la abolición de las corridas mientras aún haya mataderos”.

La lucha antitaurina es la lucha emblemática de la defensa de los animales en el Perú. Vergonzosamente, somos de los pocos países que aún mantienen estos espectáculos. Peor aún, somos de los pocos que, contando con una ley que considera delito el cometer actos de crueldad contra animales domésticos y silvestres, excluimos de su alcance a los toros y a los gallos, mostrando una inconsistencia esquizofrénica.

Si bien el peor abuso a los animales en cantidad y calidad es hacia los animales de granja, no constituye hipocresía pedir la abolición de las corridas mientras aún haya mataderos. ¿En qué lógica la premisa de que hay otros ámbitos de abuso animal lleva a la conclusión de que se justifica cualquier abuso? La conclusión, en tanto se reconoce el sufrimiento de los animales, es que no deberíamos permitir ningún tipo de maltrato. Pero sabemos que, por el momento, no hay manera de abolir los mataderos, y solo nos queda crear conciencia. En cambio, para abolir los espectáculos crueles, sí contamos con un respaldo social mayoritario y con antecedentes mundiales.

¿En qué lógica la premisa de que hay otros ámbitos de abuso animal lleva a la conclusión de que se justifica cualquier abuso? La conclusión, en tanto se reconoce el sufrimiento de los animales, es que no deberíamos permitir ningún tipo de maltrato”.

Así, paradójicamente, aun cuando no prosperó el trabajo de años de muchos activistas antitaurinos, agrupados en el colectivo Fuerza Toros, este fallo se siente más como una amenaza para los taurinos y representa, más bien, un avance para los animales. La protesta constante frente a Acho ahora ha llegado al TC. Por eso, los taurinos se desgañitan defendiendo su fiesta porque saben que el fin está cerca. Saben que solo por un voto salvaron, por ahora, su barbarie. Han tenido que escuchar a la presidenta del TC, Marianella Ledesma, decir que la tauromaquia “es una amenaza a un mundo cambiante que respeta más al mundo que lo rodea. Esa es la cultura de hoy”.

Citando de nuevo a Ledesma: “La violencia no puede ser un derecho”.

Tiene razón Ledesma al indicar que el mundo actual ya no tolera el abuso a los animales. El discurso viral de Joaquin Phoenix en el que habla de la violencia que infligimos hacia las vacas es prueba de esto. Discurso, además, que mostró que la defensa animal es parte de la misma lucha contra las injusticias. Por eso, resulta retorcido lo dicho por Rosa María Palacios, quien compara la prohibición de la tauromaquia con la prohibición del matrimonio homosexual. Comparar una corrida de toros con el matrimonio igualitario es comparar la violencia con el respeto. No es casualidad que seamos un país homofóbico y taurino.

Citando de nuevo a Ledesma: “La violencia no puede ser un derecho”. Si el mundo está progresando, es justamente porque vamos eliminando la violencia en diferentes ámbitos. Porque vamos civilizándonos dejando de lado la barbarie. La barbarie del racismo, del sexismo, de la homofobia y del especismo. Repele también cómo Mario Vargas Llosa apela al principio de la libertad. ¿No es obvio que la libertad termina cuando afectamos a los otros? A nadie se le ocurre decir que los racistas tienen derecho a discriminar. Sin embargo, aún cuesta entender a los animales no humanos como otros que merecen ser respetados y que no deben ser víctimas de discriminación. Ya es hora de dejar prejuicios, de abrazar la razón y ponernos del lado de los animales para avanzar hacia un mundo mejor.