Investigación
Noticia

¿Qué opinamos los peruanos del acoso sexual callejero?

Se trata de un primer intento del Instituto de Opinión Pública de la PUCP, en coordinación con el “Observatorio Virtual de Acoso Sexual Callejero”, de explorar este fenómeno. Los resultados plantean la pregunta ¿qué hacer frente a estos actos?

Autor: Susana Navarro

Los resultados de la encuesta muestran que las mujeres reciben algún tipo de acoso sexual callejero en mayor proporción que los hombres. Por ejemplo, un 38.3 por ciento de mujeres manifestó haber recibido silbidos en la calle en los últimos seis meses, a diferencia del 13.4 de hombres. Asimismo, el nivel de inseguridad que sienten las mujeres se refleja en que un 68.4 por ciento de ellas se sientan temerosas de andar en la calle a cualquier hora del día.

La socióloga Elizabeth Vallejo, coordinadora del Observatorio Virtual de Acoso Callejero y profesora del Departamento de Ciencias Sociales de la PUCP, comenta que en el estudio revela una mayor incidencia de este tipo de acoso en mujeres de 18 a 29 años. Sin embargo, el tema más importante pasa por el nivel de permisividad o rechazo hacia estas prácticas en el que se encuentra que, tanto hombres como mujeres, están de acuerdo en sancionar actos como comentarios e insinuaciones sexuales, gestos vulgares o miradas incómodas, que no se encuentran contemplados en nuestro código penal. Por ejemplo, un 84.9 por ciento de los encuestados cree que las insinuaciones sexuales deberían ser multadas.

Por su parte, Julio Villa, investigador de la Maestría de Estudios de Género de la PUCP, destacó que aunque más del 50  por ciento de las mujeres encuestadas han sido objeto de algún tipo de acoso sexual callejero, más preocupante aún es encontrar que la mayoría de ellas (73.8) cree que si se visten de determinada forma se están exponiendo a que les falte el respeto. Villa cree que esto se da por una lógica cotidiana de “como te ven, te tratan”, lo cual nos debe llevar a un análisis más profundo sobre la información que emitimos con nuestro cuerpo y apariencia.

Otro aspecto es que la mayoría de los hombres (61.6) cree que si una mujer recibe un piropo de un desconocido debería sentirse halagada y el 41.1 por ciento cree que mientras no toque a una mujer desconocida, lanzarle piropos o mirarla de manera persistente está permitido. Como menciona Villa, las preguntas sería: ¿cuándo se considera que un piropo es ‘bonito’? y ¿cuándo la carga sexual que implica se puede considerar un halago?

Finalmente, para Ivonne Yupanqui, abogada PUCP y responsable del Programa de Equidad de Género de la Gerencia de Desarrollo Social de la Municipalidad de Lima, la encuesta demuestra que se debe desarrollar la prevención y tratar de cambiar los estereotipos de varones y mujeres. Más del 70 por ciento de los encuestados cree que estas conductas de acoso sexual callejero se deben a la falta de educación de las personas. Yupanqui cree que las escuelas son las que deberían incluir en su currícula cursos de ciudadanía que incluyan temas de género.

Mira los resultados de la encuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombres:

Correo:

Mensaje:

NOTA: Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.

29 comentarios

Daniel

Yo considero que el acoso callejero de toda índole, principalmente el callejero debe ser sancionada. Nadie tiene derecho a que un desconocido exprese cosas a una mujer (menos aún a una menor), no comparto ni siquiera los llamadas “piropos” (no me gusta el término), sencillamente nadie puede obligar a otra a escuchar cosas que no ha solicitado.

Con respecto al modo de vestir, pienso que de alguna forma determina el nivel de acoso, sin embargo, no justifica un comportamiento de ese tipo. Ahora, los espacios de discusión y análisis deben llegar a las escuelas y a la comunidad, los medios de información están lejos de promover el respeto de la mujer, más bien pienso que la incentiva.

Deberíamos adoptar una actitud pública de rechazo, de repugnancia cuando somos testigos del acoso sexual callejero, pero, y lo digo con suma desesperanza, creo que estamos demasiado distanciados de ello.

Responder

José Guillermo Anderson Anderson

Saben que amigos, teniendo problemas de profunda justicia esperando, pierden su tiempo con este cuento, si siguen por este camino cualquier cosa que diga o deje de decir un varón se convertirá en un atentado contra la mujer. Tal parece que NO tienen la menor idea de lo que está sucediendo en nuestra patria. Deseo que las cosas cambien, piensan los varones, obviamente también este escribidor !pero no puedo hacerlo sólo! necesito apoyo, fortaleza, colaboración, identificación, una visión semejante del futuro ¿quien me la proporciona !la mujer!, ¿lo hace?, !NO!, ¿lo hará? !NO!, pero dale con la equidad, la igualdad de género, y todo el Castillo montado, el feminicidio, por ejemplo. Si se pretende igualdad de género, exijamos el mismo compromiso de lucha a las mujeres que, para ser bellas no necesitan nada más que ser mujer, el resto es un gran negocio de los varones y el sistema. Si no están de acuerdo debatamos. Pero el cuento en que están trabajando es una ofensa a los varones, que hay desadaptados si pues ¿y que?, que vayan a un Hospital o que reciban ayuda sicológica o siquiátrica. Tengo una copia si piensan borrarlo, ya me ha ocurrido en otras ocasiones sobre temas diferentes pero que no son del agrado de los cuentistas.

Responder

rr

Interesante, ya es hora de que eso cambie.

Responder

Patricia

Buen punto el que menciona Daniel, sobre el papel de los medios. Como podemos exigir respeto en las calles si con nuestra pasividad avalamos los desmanes sexistas de la television y los diarios? Nos parece normal porque son negociantes? La vision distorsionada de la mujer debe ser atacada por todos los frentes, especialmente el mas visible que son los medios, como consumidores tenemos derecho de buscar esparcimiento sin tener que soportar procacidades, por lo demas, los ninios y jovenes son blanco de ideas deformantes. Con la educacion se promueve el respeto hacia hombres y mujeres, los derechos y el respeto son temas fundamentales sobre los que los ciudadanos tenemos que expresarnos, saludos,

Responder

David

José, cuentos? esto del acoso es una realidad yo mismo lo he presenciado y he hecho lo posible por detenerlo; quién dice que no hay chicas con compromiso de lucha? Y en cuanto a esos “desadaptados”, el problema es que casi nadie los ve así, todos lo ven como si fuera algo normal y no se hace nada para detenerlos. Se tiene que enseñar a la gente desde todos los ángulos posibles que esto no es bueno, que sea algo “normal” no lo hace algo positivo, y aún así las mujeres no ayudaran con su “compromiso de lucha” igual las cosas tendrían que cambiar. Parece que el que está creado cuentos eres tú José, hablas desde otra realidad.

Responder

Samantha Núñez

Jose Guillermo Anderson Anderson, no entiendo por dónde vez que este proyecto es una “ofensa contra los varones”. La cosa es muy simple: si no le he dado la confianza a una persona para que me trate como su “amiga” simplemente que no lo haga, porque ya sería una falta de respeto. Muchos varones están de acuerdo con nosotros, y no consideran esto una “ofensa” para nada, porque lo entienden bien. No todos los varones acosan en la calle, todos los días me cruzo con varones desconocidos que me ignoran como la extraña que soy para ellos y es así como debe ser. ¿Tan difícil es comportarse como corresponde? ¿Sabes qué sí es ofensivo para los varones? que les digan que son tan animales como para no poder controlar sus impulsos sexuales. Que les digan que son unos seres básicos desesperados por sexo y que al menor estímulo se lanzan (y que por eso la responsabilidad sea únicamente de la mujer). No, yo se que tu y todos los varones tienen la capacidad de controlarse y saber comportarse en sociedad, en civilización sobre la base del respeto al derecho ajeno. Para eso no se necesita ayuda psicológica, sino simplemente educación.

Responder

Samantha Núñez

“Deseo que las cosas cambien, piensan los varones, obviamente también este escribidor !pero no puedo hacerlo sólo! necesito apoyo, fortaleza, colaboración, identificación, una visión semejante del futuro ¿quien me la proporciona !la mujer!, ¿lo hace?, !NO!, ¿lo hará? !NO!”

Ese comentario tuyo es terriblemente machista. ¿De dónde sacas que las mujeres no colaboramos para que los problemas de justicia social de nuestro país se solucionen? ¿Y peor aún, de dónde predices tu que nunca lo va a hacer? Sabes tu cuantas mujeres trabajan en Vaso de Leche? en Un techo para mi país? en proyectos de Educación? Inclusive en investigaciones científicas? Lo siento, pero creo que sólo hablas desde el prejuicio y sobre todo desde el resentimiento, y con alguien así están muy difícil compartir ideas.

Responder

Sandra

Pues yo fui manoseada horriblemente en un bus y el perpetrador fue tan rapido y planificado que cuando grite ya se habia bajado en el paradero del puente Angamos. Fue una experiencia muy denigrante. Pero lo mas horrible es que NADIE del bus hizo nada, ni para perseguir al tipejo este o darme el asiento, yo estaba llorando mucho y lo unico que me preguntaban tanto hombres como mujeres fue si me robo. Yo dije, no, no me robo, ME TOCO!!! Y nada, el bus lleno de idiotas. Solo llegando a Miraflores una senhora que iba a bajar me dio su asiento y yo llore todo el camino. NADA, ni una palabra de consuelo de la persona del costado. Los limenhos son muy insensibles.

Responder

Yssia

Para complementar los últimos comentarios, José Guillermo, si estás tan preocupado por otros problemas existentes en la sociedad y con carencia urgente de justicia, deberías saber que muchos de esos mismos problemas son ocasionados y relacionados en gran parte por la desigualdad de género existente en nuestro país y es por eso que no se puede pasar por alto y mucho menos tomarlo como un cuento. Considerando también el factor de vulnerabilidad que progresivamente se ha ido implementando al comportamiento femenino en las calles, estás en un error al afirmar que actuamos con pasividad e ignorancia al tema, poco a poco y con mucho esfuerzo estamos logrando vencer nuestros miedos para enfrentar al “acosador” lo cual no es nada fácil, teniendo en cuenta el elevado porcentaje de hombres que consideran el acto de acosar como algo normal y en cuya normalidad muchas también hemos callado por mucho tiempo.

Responder

Patricia

Hace unos dias la India ha sido sacudida por un nuevo caso de violencia de genero, nosotros tambien tenemos que actuar para proteger a nuestras compatriotas y nuestros compatriotas en peligro. Y no solamente la mujer es victima potencial de agravios y violencia sexual, sino tambien los ninios y personas con discapacidad. Recuerdo que en mi ninez he padecido agravios y hasta tocamientos al escape que me aterrorizaban. Ya mayor, he visto como un familiar con discapacidad tiene que protegerse y no caminar por lugares poco transitados para evitar a los agresores, que le dicen groserias de connotacion sexual. Insisto en la utilidad de la educacion, en la necesidad de discutir este problema a plena luz, en la union entre peruanos, en el reconocimiento de que somos iguales, con los mismos derechos y deberes. Nadie tiene derecho de agredir y luego acusar a su victima de provocacion. Y las leyes tienen que mejorar y servir en la practica, no para las estadisticas de los “feminicidios”. Por supuesto que politicas educativas e informativas hacen falta en la construccion del pais que queremos, asi como para evitar la imagen distorsionada de la mujer en los medios, sin embargo ya tenemos al alcance las herramientas basicas para el cambio: las actitudes diarias en defensa de la equidad son el primer paso, que cada uno de nosotros desde donde nos encontramos tenemos que tomar con valentia y decision. Saludos.

Responder

Carlos A.

No creo que la educación a nivel universitaria cambie el uso de silbidos y piropos. ¿Van a oponerse a mi libertad de expresión?
Un cambio de usos y costumbres sería más efectivo a largo plazo.

Responder

Carlos A.

Saludos,
haciendo algunos quehaceres se me ocurrió algo más. Quisiera saber si esta preocupación femenina al acoso es en general o selectivo. Aquí un ejemplo, subo a la combi, y comienzo a escuchar un chasquido regularmente insistente, me parece que lo utilizan algunas mujeres para llamar la atención, similar creo yo al silbido masculino. Pero lo que siempre me encuentro es una vieja, con más polvo en la cara que payaso y con leggings. Obviamente que un sentimiento horrible se apodera de mi. Ahora, si quien me provocara fuera más de mi gusto: me sonrojo y actuaría más tímido. Pero luego del evento me sentiría muy bien y con alta estima. Entonces, para las mujeres, ¿la preocupación se da por que el “acosador” no es de su agrado o en general?

Responder

franz wieser

Yo tengo la sansación que muchas mujeres se arreglan para aparentar sexi y así atraer la atención de los hombres. En estos casos el “acoso” es provocado por las mismas mujeres.
Esto pone al menos en duda sobre quienes son víctimas y quienes victimarios.

Responder

Jorge

EL decir algo inapropiado a una persona es una agresiòn verbal, si se diera una Ley que impida este tipo de agresiones, tendriamos que acatarla, y el producto de ese cambio, seria que las personas nos tendriamos que decir palabras “coherentes” “agradables”…. que te llenen de felicidad y paz.

Puede ser un sueño? claro que lo es.

Ahora imaginemos que se de la Ley, que no es una utopia, ya que tiene una validez cientifica, entrariamos a un proceso de cambio, de costumbres, como se esta haciendo en varios aspectos.

Si las mujeres son mayoria en este Pais, se puede conseguir.

Responder

Alejandro Lengua

Ojo: mucho de eso pasa por las relaciones de género.Esas que tienden de una manera natural a la preservación de la especie.También hay que diferenciar lo patológico y delictivo de lo social.Una mirada a una mujer bella, no puede considerarse ofensiva.Los cumplimentos provendrán del aporte cultural latino y mientras no ofendan,no se puede vulnerar la libertad de expresión,¿o sí? es decir,mientras no haya un daño psicológico, moral,ético o físico,¿qué se puede sancionar? ¿Qué pasa si me enamoro de una mujer desconocida que va por la calle;la dejo pasar sin mirarla y busco pareja entre mis primas o mis amigos?

Responder

Emiliano Espinoza

Definitivamente el respeto a las damas está por encima de todo, no existe ninguna justificación para poder faltar el menor respeto a menos que sea lo contrario, es decir, cuando en algún momento ofienda a alguién sin mayor motivo alguno, como por ejemplo exista la discriminación. El acoso sexual contra las mujeres que se dan día a día en las calles y en especial en las grandes ciudades es común, pero con ello no estoy justificando sino de que la cultura de los peruanos debe modificarse, el paradigma debe romperse y resurgir a una nueva y posible adopción de cultura nueva, y eso definitivamente está en cada una de las personas, además de la ley debe ser fortalecida a fin de contrarestar casos muy complicados.

Responder

césar Augusto Arrobas Coronel

En principio debemos precisar los porqués de la problemática:
Una sería una cuestión de orden orgánico, y seguidamente, nuestra presentación social y el sentimiento que genera el piropo.

Con respecto a lo orgánico, que incluye al estado de salud; tenemos que, nuestra realidad delata que muchos paisanos están con cierto grado de anemia nutricional lo cual conlleva a una aceleración del apetito sexual, verbigracia: El tebeciano es propensísimo a la necesidad sexual y, en consecuencia, tiene en la masturbación compulsiva una vía de escape al desorden que experimenta.
En cuanto a la presentación sexual, todos somos testigos sobre la forma con que se presenta el género femenino por las calles, con una cuasi desnudez que, por supuesto, es aprovechada por los negociantes de la moda en complicidad con una situación de conducta que se expone con una acendrada, evidente, y extraña necesidad de exhibicionismo; con lo cual, se potencia la agresión verbal camuflada como “piropo”. Es el caso que, como una abstracción, si el exhibicionismo se encuentra frente a un problema de orden orgánico se puede pasar del piropo a las acciones de hecho como, tocamientos y algo más.
Y, para cerrar los porqués tenemos que, indubitablemente existen personas que les agrada la insinuación verbal, al extremo que el género masculino tiene la concepción que ellas se sienten satisfechas, agradecidas, cuando son piropeadas, observadas…será verdad?; y, a mayor razón, observemos cómo asisten vestidas,no a un concurso de belleza sino a una convocatoria en materia laboral. Fácilmente podremos observar que, en estos eventos, son populares los escotes amplios, los vestidos cortísimos, como si en dichas justas por un puesto de trabajo competiría la presentación externa con la preparación con que se cuenta.

En conclusión, el asunto linda con la calidad cultural de nuestro público nacional y que, lamentablemente muestra decaimiento por cuanto no escapa de la pobreza de valores que se impone en la actualidad; y, que erróneamente denominan “modernización”. Y, para terminar surge el qué hacer.

En asuntos de orden social, en el que se encuentran invívitas las personas, nadie será poseedor de la verdad total. Ergo y con mucha humildad, se indica que parte del génesis de la problemática expuesta radica en la forma con que nos tratamos. Tenemos un grado acentuadísimo de tratarnos como hombres y mujeres con derecho a contar con ministerios propios; lo cual, mejoraría si fuera como damas y caballeros; pero, lo acertado sería imponer en todas las instancias, de nuestra vida social, el uso del armonioso trato como PERSONAS. Además, así nos trata la norma normarum, ley de leyes, o Estatuto Político Nacional, o Constitución.

Atentamente, y se agradecerá su temperamento.

César Arrobas Coronel

Responder

José Guillermo Anderson Anderson

He leído todos los comentarios, debo decir que de pura casualidad pues me había olvidado del tema.

David y Samantha han comentado mi posición, David dice que el cuentista es este Abogado, que hablo de una realidad distinta y Samantha que con personas con ideas como las que expuse no se puede debatir.

Bien, el punto central de mi comentario radica en la participación de la mujer en la lucha por cambiar y NO para administrar regalos del Estado que al fin de cuentas enriquecen a algunas inescrupulosas madres del Vaso de Leche o Comedores Populares, me felicito que el PRONAA haya desaparecido. Ese es el punto y la realidad que se vive en el País, por lo menos parte de ella, realmente me importan un cuerno los piropos, me resulta alucinante que estemos debatiendo ello. Si se exige equidad de género comportémonos a la altura de esa aspiración y por favor que no se diga que los hombres son unos degenerados, cuando ven a una chica a medio vestirse en la calle, además, por los años que tengo, les puedo asegurar que las mujeres son tan arrebatadoras como el hombre lo demás es hipocresía barata. Samantha, mis opiniones te pueden parecer radicales y por ello pensar que no puedes debatir con un energúmeno que escribe así. te invito a defender tus ideas y te prometo responder.

Responder

edison aquino lanazca

La falta de educacion conlleva a conductas repugnantes

Responder

edison aquino lanazca

las conductas denigrantes se deve a la falta de una educacion social

Responder