Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Opinión

"La denuncia de Nisman va a tener una implicancia grande, porque va a perseguir a Cristina Fernández durante muchos años"

Al cumplirse un mes de la muerte del fiscal argentino Alberto Nisman, el Mg. Jan-David Gelles, profesor del Departamento de Economía y especialista en economía política argentina, analiza la situación actual de la denuncia trabajada por el fiscal, y las consecuencias que esta acusación y la extraña muerte de Nisman tendrían en el gobierno de la presidenta Cristina Fernández durante el último año de su segundo mandato.

  • Jan David Gelles
    Docente del Departamento Académico de Economía
  • Texto:
    Luciana Alva
  • Fotografía:
    Roberto Rojas

¿En qué consiste la denuncia que trabajó el fiscal Alberto Nisman?

Él había detectado a través de escuchas telefónicas -que, por cierto, son legales- algunas conversaciones que le parecían extrañas. Descubrió que existía un plan de encubrimiento de los iraníes que están imputados en la causa AMIA (explosión de un coche bomba en la Asociación Mutual Israelita Argentina en julio de 1994), y fue sobre esa base, y luego con la firma de un memorándum de entendimiento que firmó Argentina en el 2013 con Irán, que él logró armar un caso que estuvo trabajando durante aproximadamente dos años para poder denunciar a los involucrados. Estos son la presidenta Cristina Fernández, su canciller Héctor Timerman (que, según la denuncia de Nisman, simplemente recibe instrucciones de ella para negociar, primero, secretamente con Irán y, luego, para firmar ese memorando) y una serie de funcionarios, incluso un parlamentario y varias personas allegadas y muy conocidas al partido del gobierno. La causa demuestra que el objetivo era reabrir las relaciones diplomáticas con Irán, cambiar petróleo por granos e inclusive armas. Hay que señalar que acá no se trata de ninguna conjetura del fiscal, sino que se desprende de las escuchas.

¿Qué sucederá con la denuncia ahora que Nisman ha muerto?

La prueba de que la causa por lo menos sí cumple con estándares adecuados es que la presidenta Cristina Fernández fue imputada por encubrimiento de la causa AMIA. Es decir, el fiscal Gerardo Pollicita ha retomado la causa del fiscal Nisman y les ha abierto una causa a todos los funcionarios que se han visto involucrados en ese supuesto encubrimiento. Es un tema muy grave, porque se trata de un atentado donde fallecieron 85 personas, hubo 300 heridos, muchas de las víctimas son personas que nada tuvieron que ver con el atentado. Incluso puede ser visto como un caso de lesa humanidad. Y en términos políticos va a tener una implicancia grande, porque va a perseguir a Cristina Fernández durante muchos años. Hay que recordar además que ya existe una primera causa de encubrimiento por el cual fue procesaro el presidente Menem, quien va a ir a dar su manifestación oral en estos días. Entonces, hay cuatro causas en este momento: la causa AMIA original por el atentado terrorista; la causa de encubrimiento de Menem; la muerte del fiscal Nisman, que está calificada como una muerte dudosa por la fiscalía porque no se sabe si fue asesinado o si se suicidó; y el cuarto proceso sería el encubrimiento de Cristina Fernández y su gobierno.

¿Cuál ha sido la respuesta del gobierno argentino a esta denuncia?

En realidad, hay que verlo desde que Nisman se presenta. Cuando él todavía estaba con vida, el Poder Judicial no había aceptado todavía su denuncia, pero la había presentado en los medios. Entonces empezó una campaña para denigrarlo. Hay que tomar en cuenta que había sido designado como fiscal en la época de Néstor Kirchner y trabajó de manera cercana con él. En ese intervalo entre que Nisman se presenta a los medios de comunicación social y a los pocos días en que fue asesinado, sufre una serie de descalificaciones por parte de representantes del gobierno. Después de que se publica por internet la causa, empiezan con calificativos del tipo “no creemos que un fiscal haya redactado esto. Este es un documento que se lo han redactado a Nisman, posiblemente los servicios de inteligencia opuestos al gobierno”, y se sabe que Nisman había trabajado dos años en la causa de encubrimiento. Es un documento obviamente redactado por una persona muy bien formada en el derecho. Luego, después de muerto Nisman, siguen descalificándolo, se trata de minimizar su denuncia.

Ayer miles de personas marcharon en la capital argentina defendiendo al fiscal Nisman. ¿Este caso está generando problemas para el gobierno de Cristina Fernández?

En realidad, la presidenta ya termina su mandato. Hay elecciones generales en octubre y el 10 de diciembre supuestamente es el fin del mandato. Argentina en este momento tiene varios tipos de problemas: uno es la corrupción generalizada, hay problemas también de autoritarismo y  de espionaje doméstico que resultan creíbles, y a eso se le suma un esfuerzo de industrialización que han hecho la presidenta y su esposo en el mandato que le tocó a él, pero que ha terminado, como en muchas ocasiones anteriores en Argentina, en una merma importante de las divisas internacionales. Luego, el peso argentino está sobrevaluado, por eso se espera que en algún momento haya una devaluación y esta podría ser relativamente grande. Además habría que agregar que no ha habido creación de empleo neto en la Argentina desde hace ya algunos años, por lo tanto, la situación es complicada. El caso Nisman está dañando la imagen del gobierno especialmente entre los independientes. En Argentina, hay mucha polarización entre la oposición y el gobierno, y la gente que apoya a la presidenta está muy ideologizada con la causa del gobierno. Pero esto sinceramente debería ser un punto de quiebre.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.