Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Opinión

La industria de la música en tiempos de pandemia

  • Lucero Bedoya Villagarcía
    Egresada de la Especialidad de Música

Datos recientes aluden a casi 3 millones de personas contagiadas y más de 200,000 fallecidos en el mundo. No hay país en el planeta que no esté afectado por la pandemia de la COVID-19. En el Perú, la situación no deja de ser grave con más de 50,000 casos de contagio y más de 1,600 personas fallecidas. Llevamos más de dos meses en cuarentena y no seremos los mismos pasada la pandemia, los efectos están sintiéndose en distintos ámbitos de nuestra existencia social:  economía, política, cultura, entre otros. Sobre la marcha, estamos cambiando y también pensando la manera de cómo reinsertarnos en nuestro nuevo “modo de estar en el mundo”, una vez que todo esté sanitariamente bajo control.

Todos los grandes conciertos y festivales a nivel global, agendados para este año, han sido reprogramados o cancelados, lo que ha dejado a la deriva a muchos actores de la industria».

Si bien estamos en una era digital, en el caso de la industria del entretenimiento, y de la música en particular, esta se ha visto muy afectada por la pandemia. Lo vemos, sobre todo, en el ámbito de los shows en vivo, que es una de las principales fuentes de ingresos. Todos los grandes conciertos y festivales a nivel global, agendados para este año, han sido reprogramados o cancelados, lo que ha dejado a la deriva a muchos actores de la industria. En medio de este contexto incierto, planteamos algunas otras dificultades pero también ideas respecto a qué cosas pueden vislumbrarse para adelante en la industria de la música.

Una primera observación es la manera inmediata en que las plataformas digitales se han convertido en el nuevo medio de distribución y consumo. Al respecto, Gonzalo Calmet, CEO de Music Business School Perú, anota que, en medio de esta rápida migración a lo digital, la falta de recursos dificultará dicha transformación, sobre todo para los músicos rurales e independientes. Los distintos actores de la música en vivo, cuyo rol no aplica directamente a la transformación digital, también afrontarán una situación complicada.

Las plataformas digitales se han convertido en el nuevo medio de distribución y consumo».

Por otro lado, refiere también Calmet, parte de la solución estará en la innovación y en el trabajo en equipo, encontrar el valor agregado de otras maneras, no necesariamente apelando a grandes inversiones. Un ejemplo, en el caso de los artistas consagrados, es Travis Scott, quien dio un concierto en vivo en la plataforma de videojuegos Fortnite, y fue visto por más de 12.3 M de personas al mismo tiempo y ocasionó un incremento de más del 50% de streams de algunas canciones. Por el lado independiente, están los conciertos vía Zoom con valores agregados de intimidad. En el caso de los músicos rurales, de momento, la solución está en el apoyo gubernamental, vía subsidios monetarios y en la contribución a la elaboración de soluciones digitales que no comprometan la inversión de sus recursos.

Por otro lado, Camilo Vega, quien se desempeña como Managing Director de la región andina en Altafonte, refiere que las situaciones que están afectando la industria según la región y el país, por lo que los impactos varían en función de, por ejemplo, la disminución de la comunicación pública de obras y fonogramas (por ende, menos regalías), la reducción de inversión en publicidad in stream, migración de usuarios premium hacia free en servicios de streaming, menos obras por encargo, detenimiento de fabricación y venta de instrumentos, paralización de venta de merchandising y ventas físicas, por hacer una lista sin un orden prioritario.

En el caso de los músicos rurales, de momento, la solución está en el apoyo gubernamental, vía subsidios monetarios y en la contribución a la elaboración de soluciones digitales que no comprometan la inversión de sus recursos».

Pensando en alternativas, Vega plantea impulsar experiencias online personalizadas de interacción artista-fan, sponsorships, ya que las marcas buscarán a los mejores embajadores posibles para sus productos o servicios, nuevas oportunidades de sincronización para producciones en línea, películas y videojuegos, realidad virtual aplicada a conciertos, retorno progresivo hacia actividades públicas (desde conciertos privados en casa hacia teatros), capacitaciones musicales en línea, llamados a la acción hacia la base de «superfans» para aumentar horas de streaming, colaboraciones entre artistas para generar nuevas audiencias.

Constatamos que la industria de la música ha sido bastante afectada a nivel global. Sin embargo, tenemos alternativas que nos pueden ayudar a adaptarnos de manera efectiva para enfrentar este cambio que nos tomó sin estar preparados. Todo esto lo deberíamos asumir como oportunidad para que, una vez superada esta situación, tengamos más herramientas que, si no hubiéramos vivido esta coyuntura, nos hubiera demorado años pensar y poner en marcha.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.