Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Opinión

"El Perú necesita más política, más ideas"

Politólogo analiza el panorama político y electoral de cara a las elecciones regionales y municipales de este año, y las generales del próximo. Lee la entrevista completa en la reciente edición de Derechos Humanos en línea, publicación del Instituto de Democracia y Derechos Humanos.

  • Alberto Vergara Paniagua

En las elecciones del 2006 se produjo un enfrentamiento entre lo que suele denominarse sistema y antisistema. ¿Ocurrirá lo mismo en las próximas elecciones?

Mi impresión es que vamos a asistir a un escenario distinto respecto del 2006. Estas elecciones serán menos polarizadas electoral e ideológicamente debido a varias razones. En primer lugar, el contexto es distinto: la elección del 2006 tenía contrastes propios de un momento continental particular. Los resultados que se dieron en aquella coyuntura han marcado a los países para los próximos años y creo que eso se va a mantener por un tiempo. Una segunda razón es que el sistema político peruano se ha cerrado en los últimos cuatro años. Hay una suerte de consenso en las instituciones, en la elite, que dificulta la entrada de propuestas distintas de las prevalecientes en la escena pública, lo cual es un déficit para la democracia nacional. La tercera razón es que el voto estará bastante más disperso pues no parece haber un candidato que vaya a sobresalir de manera amplia. Nadie tiene seguro el pase a la segunda vuelta. Y esto en parte porque Humala y Keiko comparten parte de un mismo electorado. Así la tensión entre lo que suele denominarse sistema y antisistema será menos trascendente esta vez.

¿Cuánto han variado las tendencias políticas en el país? ¿Actualmente se puede hablar de candidatos de derecha y de izquierda?

Sí, derecha e izquierda siguen siendo los referentes más útiles para entender las posiciones políticas. Sin embargo, no quiere decir que sean las únicas categorías válidas. Generalmente tienes que agregar un adjetivo que las complete: Humala es una izquierda nacionalista, Keiko es una derecha populista. Entonces, creo que «derecha e izquierda» son distinciones útiles, que es lo que hay que exigirle a las categorías.

¿El componente ideológico ha perdido terreno frente al pragmatismo del «hacer obras»?

Que se acabe la ideología es menos grave a que se acabe con el aprecio por las «ideas», que es lo que sospecho ha venido ocurriendo en el Perú. Acabo de leer un texto magnífico del historiador Carlos Contreras sobre los proyectos educativos en el país. En la república aristocrática, el civilismo tuvo un proyecto educativo que se llegó a concretar con éxito y, en los años 40 y 50, la educación también se desarrolló enormemente. Estos logros fueron posibles debido a que había gente con «ideas» que luchó para transformarlas en políticas públicas. Hoy, eso no pasa porque nadie tiene «ideas» respecto de la educación de los peruanos, porque falta que alguien haga «política» con el tema educativo, que se compre ese pleito tan crucial.


Muchos candidatos se autodenominan «de centro» ¿Qué significa esto en el Perú?

No creo que nadie sea ideológicamente o consustancialmente de centro. Solo se puede ser el centro respecto de otros candidatos y eso se estructura en una campaña, en un momento determinado. En esa coyuntura particular, el electorado peruano parece premiar a quien se instala en ese centro. Pero hay algo muy importante, quien está en el centro generalmente lo consiguió, la posición no le cayó del cielo, logró empujar a sus rivales hacia los extremos y eso es algo que se consigue día a día en una campaña. El «centro» es más el producto de las circunstancias, es una cuestión coyuntural y estratégica.

Lee más en Derechos Humanos en línea.

Entrevista: Alberto Mori
Foto: Guadalupe Pardo

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.