Comunidad PUCP, Universidad
Noticia

La PUCP no ha propuesto eliminar el CPJ y promueve el diálogo con sus beneficiarios

El rector pro tempore solicitará al Consejo Universitario que encargue los estudios técnicos necesarios para encontrar soluciones sostenibles a las demandas de los pensionistas menos favorecidos por los beneficios del complemento de pensión de jubilación (CPJ).

La PUCP ha promovido en los últimos meses diversas reuniones entre los distintos miembros de su comunidad, incluidos los representantes de los beneficiarios del CPJ, con el fin de informar, debatir, pero sobre todo abrir el diálogo respecto a este tema. Las reuniones han desembocado en la propuesta del rector pro tempore de solicitar en la próxima reunión del Consejo Universitario la creación de una comisión de carácter técnico para que elabore, a la brevedad, un informe que vea de manera integral la problemática de la jubilación de los miembros de su comunidad. Este hecho fue comunicado a la Asamblea Universitaria por el rector pro tempore en su ultima sesión del viernes 15 de marzo.

En todo momento, nuestra Universidad ha enfatizado que no existe la intención de quitarle el beneficio del CPJ a quienes ya lo tienen, sino de hacerlo viable en el tiempo.

El CPJ es un beneficio que nuestra Universidad otorga a un grupo de trabajadores y jubilados que entraron a trabajar en la PUCP hasta 1993. Solo el 16% de nuestra actual planilla es potencial beneficiario de este régimen, mientras que el 84% restante no contará con este beneficio. Dos modificaciones realizadas por nuestro Consejo Universitario en el 2016 con el objetivo de hacerlo sostenible en el tiempo han suscitado reclamos de los beneficiarios del CPJ: la eliminación de la cédula viva y la supresión progresiva de las gratificaciones, beneficios que ninguna otra institución privada ofrece a sus jubilados en el Perú (ver los detalles en los acápites gráficos siguientes).

Hoy más que nunca nuestra comunidad universitaria viene trabajando por alcanzar este objetivo mediante los canales de diálogo existentes, con toda la información necesaria y con la transparencia que debe primar en nuestra Universidad.

 

Detalles del régimen CPJ

En 1988 la PUCP creó el Complemento de las Pensiones de Jubilación (CPJ) para contrarrestar los efectos de la grave crisis económica. Accedieron a este beneficio –otorgado, voluntario y gratuito– algunos trabajadores incorporados hasta 1993, previo cumplimiento de ciertos requisitos. El gráfico 1 muestra el contexto y la línea de tiempo del CPJ.

Gráfico 1

Mediante el CPJ, la Universidad cubre de por vida la diferencia entre el ingreso del «cepejotista» en el momento de su jubilación y el monto que recibe del sistema de pensiones, AFP u ONP (ver ejemplos en el gráfico 2.). Además, a diferencia de los otros jubilados de la PUCP, puede contratar un seguro médico familiar privado a las tarifas institucionales. El beneficio del CPJ es extensivo al cónyuge en caso de fallecimiento del trabajador (50% de la remuneración, de por vida).

Gráfico 2

 

Beneficiarios y sus demandas

Los beneficiarios del CPJ son actualmente 610 trabajadores (183 profesores y 427 no docentes), de los cuales 215 ya se han jubilado y reciben mes a mes la compensación. La PUCP dispone hoy de S/ 10 millones anuales para cubrir este compromiso con los 215 jubilados que ya cuentan con esta ayuda. Si se consideran los costos futuros, que se prevé llegarán hasta el año 2069, la reserva necesaria para el pago de los CPJ asciende a S/ 151,5 millones. Esto implica una fuerte carga financiera para la PUCP, además de generar inequidad frente a la amplia mayoría de docentes y no docentes que no pertenecen al régimen CPJ (84%).

El reclamo actual de los beneficiarios se origina en las modificaciones aprobadas el año 2016 que eliminan los incrementos automáticos (cédula viva) y suprimen gradualmente las dos gratificaciones anuales.

Al margen de esas variaciones, la PUCP mantiene íntegramente el monto del complemento pensionario a través de los doce aportes mensuales del CPJ. Es decir, la Universidad seguirá cubriendo mes a mes, con fondos institucionales, la diferencia que equipara sus sueldos a los que recibían al momento de su jubilación (gráfico 3).

La cédula viva y las gratificaciones, es decir, las liberalidades modificadas, son beneficios que ninguna otra institución privada ofrece a sus jubilados en el Perú.

Gráfico 3

El CPJ no solo genera un problema financiero a la Universidad, sino que afecta la posibilidad de mejorar condiciones para el 84% de los trabajadores que no tienen este beneficio (gráfico 4). No obstante, la Universidad ha decidido mantenerlo, sin dejar de velar por la viabilidad financiera de nuestra institución y tratando de generar una mayor equidad entre todos los trabajadores PUCP.

Gráfico 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombres:

Correo:

Mensaje:

NOTA: Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.

8 comentarios

Rosemary Rizo-Patrón de Lerner

“Si se consideran los costos futuros, que se prevé llegarán hasta el año 2069, la reserva necesaria para el pago de los CPJ asciende a S/ 151,5 millones.” Esta fue una opinión que escuché plantear al Prof. Waldo Mendoza…
Son 610 cpjotistas… ¿Cuántos creen que estaremos vivos dentro de 50 años????? (2069???) Creo que hay algun “error de cálculo” en dicha argumentación. Evitemos, por favor, los sofismas y estudiemos el asunto con algo más de seriedad

Responder

Musa Casas Roque

Más claro, ni el agua.

Responder

Marco Curatola Petrocchi

Lo que me parece un asunto altamente injusto y absolutamente injustificado es que no se permita a los demás jubilados de la PUCP seguir teniendo el seguro médico privado a las tarifas institucionales (por supuesto integralmente su cargo). El costo para la PUCP, como institución, sería “0”, y el beneficio para los jubilados enorme. Quitar la posibilidad de tener el seguro médico privado al jubilado, en el momento en que más le sirve, me parece no solo una falta de responsabilidad de parte de la universidad, sino también contrario a todo principio ético.

Responder

Luis Federico Camino Macedo.

El compromiso de la CPJ no es solo un compromiso jurídico,sino fundamentalmente ético y como tal compromete totalmente a la Universidad Católica en su cumplimiento, además del cumplimiento en su totalidad,tal como inicialmente se estableció.Nos jubilamos con una expectativa económica determinada y sobre la base de un acuerdo por parte de nosotros, los docentes y trabajadores de la Universidad y de las autoridades de la universidad,es decir de la Universidad Católica misma.Los acuerdos se cumplen.Por otra parte en una carta del 15 de diciembre de 2016, que ni yo ni muchas recibimos en su momento,se dice que el CPj será reajustado, cuando el Consejo Universitario lo establezca de acuerdo a las posibilidades de la universidad.Se suponía que ese Complemento era intangible y vitalicio.Ahora se dice que no se tocará excepto,en lo relativo a las gratificaciones y a su carácter de cédula viva, aunque esa denominación no es adecuada.
No es decente,correcto, justo ni ético enfrentar el interés de los jubilados con el del resto de trabajadores de la universidad que no tienen el CPJ.Por otro lado no veo cómo lo que la universidad piensa ahorrar con la eliminación de las gratificaciones será una contribución a las, sin duda loables, intenciones de que todos los trabajadores y docentes tengan un monto de jubilación digno.El monto que se piensa ahorrar, de ninguna manera es significativo para lograr la deseada equidad entre los beneficiarios de la CPJ y el resto de la comunidad universitaria. Dado el movimiento económico de la Universidad Católica, para lograr esa equidad, no es necesario vulnerar el derecho de nadie y menos de quienes hemos dedicado décadas de nuestras vidas a la Universidad Católica.Gracias.

Responder

George Vargas

La Universidad dice que la CPJ “afecta la posibilidad de mejorar condiciones para el 84% de los trabajadores que no tienen este beneficio”. La pregunta es, cuáles son los planes para mejorar las condiciones del 84% de los trabajadores que no tienen CPJ, teniendo en cuenta que ya está en marcha “la eliminación de la cédula viva y la supresión progresiva de las gratificaciones” de la CPJ. Creo que, para un mayor entendimiento, sería muy oportuno (hasta gratificante para los trabajadores) decir en qué consiste los planes de la Universidad para la amplia mayoría con los descuentos mencionados de la CPJ.

Responder

Griselda Quiroz

RESPUESTA: Consideramos prudente aclarar algunos puntos del presente comunicado de Rectorado, el cual existe desde hace días en nuestra página de Facebook ‘Jubilados PUCP’ (es extenso pero necesario):

1. Dicen: “…encontrar soluciones sostenibles a las demandas de los pensionistas menos favorecidos…”, pero más adelante se contradicen tratando de juntar los CPS con los que no lo tienen “…un informe que vea de manera integral la problemática de la jubilación de los miembros de su comunidad.” Suprimir el complemento de manera unilateral es tan ilegal como rebajar de categoría o de sueldo. El complemento es un acuerdo que fue incorporado a nuestro patrimonio, y seguimos trabajando incentivados por la percepción de este acuerdo.

2. Luego dicen frases, en que dan la CPJ pero condicionada (‘viable’) a su disposición, por ejemplo: “…no existe la intención de quitarle el beneficio del CPJ a quienes ya lo tienen, sino de hacerlo viable en el tiempo.” Habiendo laborado de manera continua y permanente en la Universidad entre 35 y 50 años y que venimos percibiendo el CPJ entre 1,200 a 2,500 soles mensuales.

3. Luego es falso decir: “Solo el 16% de nuestra actual planilla es potencial beneficiario de este régimen, mientras que el 84% restante no contará con este beneficio.” se debería decir que este 16% (637, éramos en esa época de casi más de 1,500 trabajadores) fuimos los que optamos en arriesgarnos al optar por la AFP, pues era uno de los requisitos (1993, en Chile no tuvo éxito), el resto no lo aceptó por temor o lo perdió por no cumplir con los requisitos.

4. Falso decir: “…: la eliminación de la cédula viva…” como explicarles que no es ‘célula viva’ nunca hemos estado en el régimen 20530, la PUCP es una institución privada no estatal, además es un ‘complemento’ y otorgado por unilateralidad, por ello pasó a formar parte de la esfera patrimonial de los trabajadores beneficiarios desde ese momento. No pueden tapar su errada decisión de quitárnosla con una justificación tergiversada o de engaño.

5. Luego dicen: “…y la supresión progresiva de las gratificaciones,…” en el reglamento del Complemento de la PUCP dice que para efectos del cálculo de la CPJ será considerada las gratificaciones por Fiestas Patrias y Navidad, tal como las remuneraciones 14 sueldos no 12.

6. Luego mencionan: “…, puede contratar un seguro médico familiar privado a las tarifas institucionales.” Es necesario explicar que por continuar con el vínculo con la PUCP por la CPJ, legalmente podemos optar por contratar dicho seguro, el cual pagamos cerca de 1,000 soles mensuales que se resta de nuestra CPJ, la PUCP no paga nada por nosotros.

7. Luego en el gráfico 2 dicen: “…, al no existir un fondo previsional.”, falso según el comunicado de rectorado a la Comunidad Universitaria con fecha octubre del 2007. en el punto 1 confirman que tienen reserva para 30 a 40 años:

“…la Universidad…, hace constar que se guarda dinero cuando se debe pagos de deudas a futuro (se denomina “reserva o provisión”)” “…, se hizo una reserva para pagar en los próximos treinta a cuarenta años,… (CPJ) establecida en 1988, a la que tienen derecho casi seiscientos trabajadores y profesores de la Universidad.”

8. Además, increíblemente mencionan: “Si se consideran los costos futuros, que se prevé llegarán hasta el año 2069,…”, nuestras edades oscilan entre 70 y 80 años y la esperanza de vida en el Perú es de tan solo de 72 años los hombres y 77 años las mujeres datos oficiales (https://gestion.pe/economia/inei-esperanza-vida-nacer-peru-72-anos-hombres-77-3-mujeres-104657), para la fecha que mencionan tendríamos casi 130 años y los que faltan jubilarse de la CPJ que están casi entre 60 a 65 años, para esa fecha tendrían casi 110 años, definitivamente el monto reservado quedará para los fondos financieros de la PUCP.

Dado que se busca iniciar una nueva etapa con diálogo y transparencia en busca de una solución adecuada para ambas partes en conflicto y que se ha decidido que fuera una Comisión quien la dirija, sería recomendable por equidad, que la Universidad se abstenga de utilizar los medios de comunicación que tiene a su alcance, para continuar proporcionando información que no se ajusta a la verdad, con el único fin de justificar la decisión tomada arbitrariamente por las autoridades de turno, disminuyendo nuestros beneficios pensionarios establecidos en la CPJ.

Sería más prudente dejar que la Comisión se concrete e instale, que hago su trabajo y luego concluya, en primer lugar si fue ético y legal el actuar de la Universidad con los pensionistas de la CPJ, en segundo lugar si existen otras alternativas menos costosas para hacer sostenible el CPJ en el tiempo, sin afectar al sector que menos gana.

Jubilados y por jubilarse de la CPJ de la PUCP

Responder

Andres Leon Geyer

1.- Veo que en otra época la PUCP, sea por las razones que fuera, aseguró pagar X. Considero que no se puede cambiar retroactivamente de opinión, la palabra se cumple.
2.- Personalmente no me parece injusto no formar parte de un grupo (aquel 16%) al que se prometió algo que ya no se puede prometer. Injusto me parecería solamente si alguien en el futuro decidiese no cumplir lo que se me haya prometido a mi.
3.- Se insiste mucho en que ninguna institución privada hace lo mismo. Realmente no me parece un argumento muy convincente el modelo ajeno.
4.- Coincido con un comentario anterior: las matemáticas juegan con un optimismo de salud impresionante. Si se habla de jubilados, considerar después de la edad de retiro una expectativa de 50 años por el 100% del grupo sería una estadística impresentable, para decir lo menos. ¿Se está calculando eso? Pues eso me parece que se da a entender al formular número de jubilados + año = costos. Sería una estrategia de argumentación algo bizarra.

Responder

José

Es lo justo, que se les mantenga sus pensiones.
Sugiero destinar los excedentes de Plaza San Miguel para
este loable fin.

Responder