Ciencias e Ingeniería, Investigación
Entrevista

“En ciencia, uno necesita tener mentores para avanzar”

Carlos Argüelles, físico formado en la PUCP, es contratado como docente en la Universidad de Harvard para abrir nuevo campo de investigación. Conversamos con él sobre su experiencia profesional.

Autor: Rosario Yori
Dr. Carlos Argüelles

Dr. Carlos Argüelles

Físico PUCP

Carlos descubrió la física de partículas al llevar un curso de pregrado en nuestra Universidad. El interés que este campo despertó en él lo llevó a empalmar con la maestría en Física en la PUCP y unirse al Grupo de Altas Energías. Ese fue el inicio de una carrera que, este año, continúa como profesor en la Universidad de Harvard, donde abrirá un nuevo campo de investigación.

¿Cuál ha sido el camino que has tenido que tomar para llegar a ser contratado como docente en la Universidad de Harvard?

En los últimos años de la carrera de Física en la PUCP, llevé algunos cursos avanzados y uno de ellos fue el de Física de Partículas, que dictaba el Dr. Alberto Gago. Me interesó mucho ese campo y decidí hacer también la Maestría en Física en la PUCP, gracias a unas becas que la Universidad ofrecía. En ese entonces, comencé a trabajar en el Grupo de Altas Energías (AEG), del profesor Gago, donde hacíamos teoría orientada a la experimentación. Tuve la posibilidad de hacer una pasantía en Fermilab, un laboratorio en EE.UU. que busca mejorar nuestro entendimiento de la interacción de los neutrinos con la materia, donde estuve aproximadamente seis meses.

La física es muy divertida, porque me gusta resolver acertijos».

 

Posteriormente, trabajaste en el experimento IceCube.

Después de terminar la Maestría en Física en la PUCP, hice un doctorado en la Universidad de Wisconsin-Madison, donde participé en el Observador de Neutrinos IceCube, un experimento que está en el polo sur. Mi doctorado duró solamente tres años, pues me convalidaron muchos de los cursos que había llevado en la maestría en la PUCP. Cuando me gradué, me contrató la profesora Janet Conrad, del Massachusetts Institute of Technology (MIT), quien se ha especializado en buscar propiedades extrañas en los neutrinos. Junto con ella, hice una investigación posdoctoral por casi cinco años. Este año me han dado una posición como docente en Harvard, que empiezo en julio.

 

¿Esta posición combina la enseñanza y la investigación?

Es una posición que, en EE.UU., se llama Tenure Track. Los profesores tienen dos funciones: enseñar e investigar. Por un lado, tienes que enseñar cursos de pregrado y, por otro, crear un grupo de investigación con estudiantes de posgrado y posdoctorados.

La física de partículas trata de entender cuáles son los componentes más fundamentales de la naturaleza y cómo estos interactúan».

 

¿Con qué indicadores se mide el desempeño docente en el Tenure Track?

Durante los primeros años, como profesor asistente, te van evaluando: debes tener publicaciones y reportes en revistas indexadas, e ir a conferencias. Pero no solamente tienes que hacerlo tú, sino tus alumnos y grupo de investigación. La idea es que tu grupo publique, descubra cosas y empiece su propia carrera científica. Luego, pasas a ser profesor asociado. En algunos lugares, eso ya implica tener un contrato vitalicio, pero en otras universidades, como Harvard o MIT, hay una evaluación adicional a los seis años, antes de confirmarte como profesor de por vida.

El año pasado, visitaste la PUCP junto con el grupo de investigación del MIT de la profesora Janet Conrad para llevar a cabo un proyecto conjunto. ¿Has mantenido, a lo largo de tu carrera, este vínculo con la Universidad?

Sí, yo diría que hay una conexión permanente por algo que considero bastante importante: en ciencia, uno necesita tener mentores para avanzar en su carrera. Necesitas personas con más experiencia que te digan: este es un buen camino, este es un mal camino. Yo he acumulado mentores y uno de ellos es Alberto Gago. Ahora tenemos, junto con la Dra. Conrad, un proyecto conjunto en física de neutrinos.

 

En líneas generales, ¿qué es lo que buscan conocer a partir del estudio de los neutrinos?

La física de partículas trata de entender cuáles son los componentes más fundamentales de la naturaleza y cómo estos interactúan. Hemos logrado construir un modelo estándar, donde hay determinados tipos de partículas. De ellas, una de las menos conocidas son los neutrinos. Se trata de partículas neutras (no tienen carga eléctrica) y muy ligeras. Los neutrinos son un poco exóticos, porque, al no tener carga eléctrica no son fáciles de manipular. Sabemos que los neutrinos se producen en reacciones nucleares y son la segunda partícula más abundante en el universo. Entonces, tienen un rol importante en cómo es que el universo fue evolucionando.

¿Harvard tiene, actualmente, una línea de investigación en este campo? ¿Cuál fue el motivo que te llevó a postular a esta universidad en particular?

Cuando uno se presenta a este tipo de trabajo, siempre aplica a varios lugares. Hay dos tipos de búsqueda en las universidades, una enfocada y una abierta. En la primera, quieren contratar a una persona que trabaje un campo específico. En la segunda, buscan una persona cuyo perfil les parezca interesante o que consideren que necesitan. El año pasado, Harvard hizo una búsqueda abierta. El campo en el que me he especializado (la astrofísica de neutrinos) es algo que ellos no hacen. Estaban buscando a una persona que pueda complementar bien lo que ellos hacen.

Has tenido una carrera larga en tu formación como físico. ¿Hay alguna lección que hayas aprendido en la PUCP que te haya servido para el resto de tu carrera?

Son muchas lecciones, pero quiero destacar tres cosas. Primero, que tuve la oportunidad, cuando fui alumno de maestría, de ser jefe de práctica en Estudios Generales Letras y Ciencias. Eso me ha ayudado, porque ellos estaban buscando gente que sepa enseñar a diferentes tipos de personas, con diversos tipos de enfoque. Esa visión humanística es inusual y creo que es muy útil. Segundo, la excelencia de los cursos. Cuando estaba en facultad, las clases eran pequeñas y los profesores estaban muy dedicados a sus estudiantes. Finalmente, la investigación. La gente que estudia los neutrinos en la PUCP es muy capaz y desde el pregrado te incentivan a hacer tus propios proyectos e investigaciones.

Debido a la actual coyuntura, has debido empezar las clases de manera remota. ¿Cómo estás viviendo este primer semestre en Harvard? ¿Cómo se están realizando las clases y las investigaciones en estas circunstancias?

La actual situación mundial y en particular en Estados Unidos es muy incierta. Aún se están tomando decisiones de cómo será el semestre entrante. Es una situación compleja pues hay que considerar la salud de los alumnos y docentes, y a la vez tratar de mantener una comunidad universitaria donde hay dialogo constante que facilita la enseñanza y la investigación. Creo que en los últimos tiempos todos estamos aprendiendo muy rápidamente como enseñar y trabajar a distancia. Muchos de mis colaboradores, incluyéndome, seguimos investigando y trabajando, pero a otra velocidad. Muchos colegas tienen familias y ahora deben cuidar a sus hijos o a sus padres en estas situación tan difícil, eso tiene prioridad sobre cualquier otra tarea. Tener en cuenta esto al desarrollar y/o asignar tareas a estudiantes o colaborases es para mí muy importante, pues no hacerlo puede aumentar el problema de diversidad que ya tiene la comunidad científica.

¿Tienes algún consejo para los jóvenes que aún no se animan a estudiar una carrera de ciencias puras?

Para mí, la física es muy divertida, porque me gusta resolver acertijos. Pero si quieres una respuesta pragmática, yo creo que la física te permite desarrollar habilidades analíticas únicas. La creatividad que uno desarrolla al resolver problemas de las distintas áreas de la física te permite luego solucionar problemas en distintos ámbitos y contextos.