Opinión

Un aniversario entre la fe y la pandemia

Edmundo Alarcón

Edmundo Alarcón

Director del Centro de Asesoría Pastoral Universitaria (CAPU)

La identidad católica de nuestra Universidad y, al mismo tiempo, el carácter de búsqueda de la verdad esencial a ella requieren precisamente del discernimiento reflexivo y alturado, del ejercicio de la inteligencia que dialoga con la fe«.

Más de cuatro décadas han pasado desde que el P. Felipe Mac Gregor S.J. impulsó la creación del Centro de Asesoría Pastoral Universitaria (CAPU) en la PUCP. Desde entonces, el camino recorrido ha sido fructífero y valioso, caracterizado por el acompañamiento espiritual, las celebraciones litúrgicas diarias, las comunidades de oración y solidaridad, la acción pastoral misionera, las confirmaciones, el arte y la espiritualidad, conversatorios y diálogos de profundización en la fe.

En efecto, el CAPU es ese “espacio de encuentro y acompañamiento, inspirado en el Evangelio, y está al servicio de toda la comunidad universitaria. Promueve y profundiza una fe viva, reflexiva y madura”. Como espacio de encuentro, lo es también de escucha, acogida, diálogo y discernimiento, en el que se han dado y seguirán dándose las más aleccionadoras experiencias de encuentro y reflexión entre fe y ciencia, fe y cultura, fe y razón, fe y vida; motivadas por las inquietudes, interrogantes y búsquedas de estudiantes, muchas veces interpelados por su fe o la academia. Y es que la identidad católica de nuestra Universidad y, al mismo tiempo, el carácter de búsqueda de la verdad esencial a ella requieren precisamente del discernimiento reflexivo y alturado, del ejercicio de la inteligencia que dialoga con la fe. En otros términos, el necesario ejercicio creyente y cristiano de la inteligencia para precisamente dar razón de su fe.

Activar la creatividad y capacidad innovadora para continuar con el servicio que desde el CAPU ofrecíamos a la comunidad universitaria se convirtió en nuestra prioridad siempre a través de la virtualidad».

Este cuadragésimo tercer aniversario del CAPU nos encuentra en medio de la crisis global originada por la pandemia del coronavirus, que ha ‘desinstalado’ a todos de sus seguridades, que ha obligado a ‘instalarnos’ en casa y que nos desafía a mirar el mundo de ‘otro modo’; en consecuencia, a resituar y repensar nuestro quehacer. Y, dado que la inercia no es una opción, nos cuestionamos sobre cuál debería ser nuestra forma de acción en un contexto tan aciago.

Obviamente, activar la creatividad y capacidad innovadora para continuar con el servicio que desde el CAPU ofrecíamos a la comunidad universitaria se convirtió en nuestra prioridad siempre a través de la virtualidad. En este tiempo pandémico, nos reinventamos y sacamos un programa radial por nuestra cuenta de Facebook denominado “Todas las voces”, para propiciar el análisis y la profundización de la problemática actual desde una mirada juvenil y creyente. Nos reinventamos con el proyecto “Uyariy”, que realiza el acompañamiento virtual a niños del colegio Hanni Rolfes en San Juan de Lurigancho. La pobreza y hambre extrema develada por la pandemia nos impulsó a asumir el reto de apoyar efectivamente a dos ollas comunes también en San Juan de Lurigancho (Suhani y San Antonio de Padua).

La preparación al sacramento de la confirmación se ha desarrollado virtualmente con la participación de 75 confirmandos. La celebración de la Eucaristía es realizada todos los lunes vía Zoom, las oraciones con las diferentes unidades académicas por el mes morado se realizan virtualmente».

Por otra parte, el acompañamiento espiritual y emocional a nuestros estudiantes frente a la crisis generada por el aislamiento obligatorio ha sido una valiosa ayuda. La preparación al sacramento de la confirmación se ha desarrollado virtualmente con la participación de 75 confirmandos entre estudiantes y, sobre todo, trabajadores de nuestra Universidad. La celebración de la Eucaristía es realizada todos los lunes vía Zoom, las oraciones con las diferentes unidades académicas por el mes morado se realizan virtualmente. Es evidente que la capacidad humana de creación, adaptación y reinvención es asombrosa y en el CAPU hemos sido testigos de ello.

En sintonía con el papa Francisco, manifestamos con alegría y convicción el deseo de ser y mostrarnos como CAPU ‘en salida’, que busque contribuir en la formación de profesionales íntegros».

Finalmente, este nuevo aniversario del CAPU es un buen momento para dar gracias al Señor de la Vida por el camino recorrido, por los sembradores de los primeros tiempos, los que continuaron y los que hoy siguen en esta magnífica tarea de ser sal y luz en el mundo universitario. Por eso, en sintonía con el papa Francisco, manifestamos con alegría y convicción el deseo de ser y mostrarnos como CAPU “en salida”, que busque contribuir en la formación de profesionales íntegros, que amen a su país y quieran “privilegiar acciones que generen un dinamismo nuevo en la sociedad” (EG 223) y que hagan, con su servicio, más visible el proyecto del Reino proclamado por Jesús. Ese es nuestro compromiso con la Universidad, la Iglesia y el Perú.

Viernes 23: misa de aniversaio

Este viernes 23, el CAPU realizará una misa para la celebración de aniversario. Síguela a través de su cuenta de Facebook.