Opinión

Una mirada al adulto mayor en tiempos de pandemia

María Eugenia Cerrón Llallico

María Eugenia Cerrón Llallico

Estudiante de UNEX

A propósito de la conmemoración del Día Internacional de las Personas de Edad, celebrado el pasado 1 de octubre, es importante referirnos a esta población numerosa que ha contribuido en el desarrollo de nuestro país y que actualmente es una de las más olvidadas por la sociedad.

En el contexto actual de la pandemia de la COVID-19, esta población es considerada como un grupo de riesgo que requiere una especial atención. Si bien las autoridades del Gobierno están informando de manera general sobre las recomendaciones para el cuidado de su salud, es importante incidir en el aspecto psicológico y emocional del adulto mayor. Entonces, ¿cómo nos estamos comportando con los adultos mayores en esta etapa? Considero que el mejor homenaje para ellos debería ser priorizar ciertos aspectos, que detallo a continuación, para garantizarles una mejor calidad de vida.

Los parientes más cercanos son los llamados a brindar atención y conversar con los adultos mayores para brindarles sosiego y tranquilidad».

Considerando que el sistema inmunológico disminuye con la edad, y que además los adultos mayores pueden tener enfermedades preexistentes, ellos son más susceptibles a presentar cuadros de gravedad frente a un contagio de coronavirus, esto puede ocasionarles estrés y depresión. Por ello, ocuparse de su salud mental debe ser una tarea primordial.

En estas circunstancias, los parientes más cercanos son los llamados a brindar atención y conversar con los adultos mayores para brindarles sosiego y tranquilidad, más aún en el caso de aquellos que viven solos o lejos de su familia. Una de las formas de estar en contacto con ellos es a través de la tecnología, por ejemplo, llamadas telefónicas, videollamadas, chats, redes sociales, etc. En el caso que el adulto mayor no maneje estos medios, se puede complementar con notas escritas, tarjetas o cartas.

Según las aptitudes de cada adulto mayor, se le puede incentivar a realizar múltiples actividades, ya sean intelectuales como leer, escribir, participar en webinars, cursos en línea, etc.»

Asimismo, para que sus funciones fisiológicas no se degeneren, es necesario que los adultos mayores se mantengan activos, especialmente en este periodo de aislamiento social. Para ello, es importante identificar el tipo de actividades que este grupo puede realizar, lo cual va a variar en función de su estado de salud física, mental y emocional, ya que si solo se considera el factor edad para limitar las actividades del adulto mayor, implicaría caer en generalidades indebidas. Como señala el autor Alfredo Schwarcz en su artículo ‘Reflexiones sobre la vejez a la luz de la pandemia’ (2020), “los adultos mayores son un grupo de personas amplio y heterogéneo, y buen número de ellos son personas activas, saludables, autoválidas y capaces de su autocuidado”.

Entonces, según las aptitudes de cada adulto mayor, se le puede incentivar a realizar múltiples actividades, ya sean intelectuales como leer, escribir, participar en webinars, cursos en línea, como aquellos impartidos por la Universidad de la Experiencia (UNEX PUCP), así como actividades de recreación, etc. Otro aspecto esencial es que realicen actividades físicas, para lo cual se les puede facilitar tutoriales de ejercicios en Internet acordes con su salud.

Tomando en cuenta estas recomendaciones, podremos garantizar una vida digna y armoniosa de los adultos mayores, personas que merecen ser atendidas con alto respeto y estima, reconociendo su experiencia y trabajo al haber construido la nación que hoy vivimos.