Opinión

Día Mundial de la Normalización

José Carlos Flores Molina

José Carlos Flores Molina

Director del Instituto para la Calidad PUCP

Cada año, el 14 de octubre, celebramos el Día Mundial de la Normalización, fecha que rinde tributo a los miles de expertos que comparten su conocimiento, experiencias y buenas prácticas alrededor del mundo, y que trabajan de forma colaborativa en el desarrollo de acuerdos técnicos voluntarios, que luego son publicados como normas técnicas.

Las normas técnicas ayudan a salvaguardar el bienestar social, estableciendo características relacionadas con temas de inocuidad, calidad, medioambiente, seguridad, etc.».

Este año, el tema de esta celebración es “Protegiendo el planeta con normas técnicas”. La vida en la Tierra está sufriendo el impacto negativo del crecimiento, tanto industrial como poblacional, que requiere el uso adecuado y responsable de los recursos. Para reducir el impacto humano en nuestro planeta, se requiere voluntad política, acciones concretas y las herramientas adecuadas. Las normas internacionales son una de esas herramientas. Las normas internacionales preparadas por la Comisión Electrotécnica Internacional (IEC), la Organización Internacional de Normalización (ISO) y la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU) tienen en cuenta soluciones probadas para enfrentar los desafíos técnicos. Los estándares cubren aspectos como el ahorro de energía, el agua y calidad del aire. También establecen protocolos y métodos de medición estandarizados. Su amplio uso ayuda a reducir el impacto ambiental de la producción y los procesos industriales, facilita la reutilización de recursos limitados, y mejora la eficiencia energética.

Gracias a las normas, se promueve el intercambio comercial nacional e internacional y, por tanto, el crecimiento de las economías de los países que las utilizan».

Es importante hacer notar que, si bien este año se enfatizan las normas técnicas sobre conservación de los recursos, las normas, tanto nacionales como internacionales, se aplican en el día a día, en cada producto que utilizamos o servicio que ofrecemos o recibimos. Las normas técnicas ayudan a salvaguardar el bienestar social, estableciendo características relacionadas con temas de inocuidad, calidad, medioambiente, seguridad, etc. Algunos países han incorporado las normas como parte sus políticas o sus reglamentos técnicos y con ello tratan de proteger a su población. Por ejemplo, tenemos las normas relacionadas con emisión de gases o niveles de ruido. Además, gracias a ellas, se promueve el intercambio comercial nacional e internacional y, por tanto, el crecimiento de las economías de los países que las utilizan.

El Instituto para la Calidad, creado en 1995, es una unidad de la PUCP que fomenta el desarrollo de la cultura de la calidad en el país, así promueve la excelencia empresarial en todos sus ámbitos, así como el desarrollo institucional y social. El Instituto se enfoca en temas de la calidad, gestión de procesos, gerencia de proyectos y actividades de mejora continua. Asimismo, participa en once comités técnicos de normalización y tiene a cargo cuatro secretarías técnicas de dichos comités, los cuales son gestionados por el Instituto Nacional de Calidad (Inacal), ente rector de la normalización en el país.

El Inacal nace ante la necesidad del Estado peruano, a través de un convenio con el Indecopi, de desarrollar el sistema nacional de acreditación, por lo que realiza auditorías de sistemas de gestión basadas en los modelos desarrollados por la Organización Internacional de Normalización (ISO), y, desde entonces, brinda servicios de formación continua y consultoría en la implementación de esos modelos.