Arquitectura y artes
Entrevista

“La tierra tiene la capacidad de conservar las fibras naturales y la madera por siglos”

El Ing. Franz Volhard es uno de los especialistas más importantes en construcción con tierra alivianada y pionero de su estudio en la actualidad, cuyo objetivo principal es evitar la generación de energía gris, es decir, la consumida en la fabricación de un producto de construcción. Él llegó a la PUCP como consultor en un proyecto de investigación que busca desarrollar un sistema constructivo mixto, basado en una estructura portante de madera con cerramiento de tierra alivianada, y así cumplir con la norma bioclimática peruana. Se trata de una opción sostenible, antisísmica, térmicamente confortable y de bajo costo.

Autor: Suny Sime|Fotos: Tatiana Gamarra
Franz Volhard

Franz Volhard

Miembro fundador de la Asociación Alemana para Construir con Tierra

¿Cómo empezó a estudiar las construcciones con tierra alivianada?

En Alemania, gran parte de la arquitectura tradicional está construida con madera y tierra alivianada con paja. Lo descubrí en libros antiguos sobre construcción con tierra. Durante la crisis energética de 1979, no había materiales de construcción, carbón o combustible. Como estudié bioconstrucción, comencé a interesarme en esta materia en la que no había una tradición académica, y que es muy fácil de aprender y aplicar. Mi idea fue desarrollar y mejorar este sistema con herramientas y máquinas actuales para hacer casas modernas.

¿Cómo se trabaja la tierra alivianada?

La tierra alivianada es una mezcla de tierra con fibras naturales que conforma un material ligero y térmicamente aislante. Por ejemplo, la tierra que usamos para la quincha tiene una densidad de 1,400 Kg/m3; en cambio, la de la tierra alivianada puede variar entre 400 y 1,200 Kg/m3. Primero se mezcla agua y tierra adecuada para construcción hasta llegar a una consistencia más espesa que la de la leche. Las partículas de arcilla se activan y esta mezcla se vuelve una masa pegajosa. Luego se le añade paja, se vuelve a mezclar y se deja dormir por un día antes de aplicarla en la construcción. La estructura principal en este tipo de construcciones es la madera y la tierra alivianada se aplica como cerramiento. El tipo de mezcla, las capas de material y el espesor del muro se realizan de acuerdo con las exigencias de la norma bioclimática de cada país.

¿En qué espacios se recomienda este tipo de construcciones?

Se puede hacer en cualquier lugar del mundo. Es un material muy versátil. Se puede hacer paredes, pisos, techos y revestirlos. Creamos arquitectura atemporal, es decir, que no pretende seguir una moda o un estilo. Son casas que están hechas con tierra alivianada, madera y fibras naturales, pero estos materiales nunca se llegan a ver. No es arquitectura en tierra, sino simplemente una buena arquitectura contemporánea. Las casas de los pueblos más antiguos de Alemania están hechas con madera y tierra alivianada, y tienen un revestimiento de cal que las protege de la lluvia.

¿Funcionan bien en bajas temperaturas?

En Alemania, la norma bioclimática va avanzando y cada vez es más estricta. Este sistema también permite mejorar el desempeño térmico en muros de casas existentes. Se puede agregar una capa más de tierra alivianada, ya sea en bloques o como paneles, para cumplir con el aislamiento térmico requerido. Estamos hablando de ahorro energético, uso de materiales naturales y no contaminación.

Hay un componente de sostenibilidad, ¿qué implicancia sociales y ambientales tiene esta propuesta?

Este material es inocuo para el medio ambiente y los seres humanos, en la producción y también en la reutilización. Después de su vida útil, se puede agregar agua y volver a mezclar, y se hace una nueva pared con el mismo material. Es fantástico. Con el concreto o los ladrillos, hay que demoler; y luego, ¿a dónde va todo eso? Esta tierra la puedes tirar a un bosque sin generar desperdicio tóxico. El mejor ejemplo de construcciones con tierra en Lima son las huacas: permanecen, no son dañinas ni se gasta energía para mantenerlas, solo hay que protegerlas del agua. Lo mismo con la madera. Si se protege la superficie, algo de lluvia no representa un peligro. Estas casas alemanas tienen 700 años. La tierra tiene la capacidad de conservar las fibras naturales y la madera por siglos. Esta sostenibilidad es para mí un mensaje de que es posible hacerlo de la misma manera en 500 años.