Ciencias e Ingeniería
Entrevista

“Hay ciertos problemas en zonas donde existen climas extremos”

El Dr. José María Goicolea, ingeniero experto en proyectos de investigación y desarrollo de mecánica estructural, visitó la PUCP para ofrecer una conferencia sobre los avances de la ingeniería y normativas aplicadas a proyectos ferroviarios.

Autor: Gabriela Pérez|Fotos: Víctor Idrogo
José María Goicolea

José María Goicolea

Docente en la Escuela de Ingeniería de Caminos de la Universidad Politécnica de Madrid (España).

¿Qué estudios deben realizarse previamente a la construcción de un puente ferroviario?

Los puentes son estructuras que tienen que soportar una serie de cargas, principalmente la del tráfico del ferrocarril. La problemática fundamental a la que nos enfrentamos es al grado de velocidad que tienen los ferrocarriles modernos, puesto que los tradicionales que aún se sigue utilizando, se desplazan a velocidades relativamente lentas (120 – 140 km/h) y estos nuevos modelos de trenes comerciales, van a velocidades de 310 km/h. Entonces, se debe tener en cuenta este factor ya que la velocidad produce ecos dinámicos de vibraciones bastante significativas que, de no haberlas tenido en cuenta al realizar la estructura, podrían dañar la estabilidad de la vía y la seguridad de la circulación de los trenes.

Entonces se debe considerar el tipo de tren que utilizará la vía

Desde luego. Debe existir una coordinación constante entre los fabricantes de trenes con los encargados de diseño y construcción de la estructura, pues se deben adaptar a la normativa de construcción de cada país y tener en cuenta los hallazgos de la investigación preliminar desarrollada para el proyecto, de ese modo podrán desarrollar el plan de construcción de manera sencilla y fiable. Es importante, sobre todo porque una línea de ferrocarril tiene un alto potencial de peligrosidad, porque si ocurre un accidente puede significar muchas pérdidas humanas y materiales.

¿Se toman en cuenta los factores ambientales para el estudio previo a la construcción de la vía?

Bueno, por la constitución de materiales que se utilizan para la construcción de las vías en realidad estos se adaptan muy bien a un variado rango de climas, sin importar la humedad ya que el acero utilizado genera por sí mismo una capa anticorrosiva de manera natural, y en el caso del concreto, este tienen una durabilidad estimada de 150 años en promedio. Sin embargo, si hay ciertos problemas en zonas donde existen climas extremos, es decir, temperaturas muy bajas o clima desértico. Por ejemplo, en Arabia Saudí se ha construido un tren de alta velocidad que cruza el desierto (La Meca-Mediana-Riad), el tema está en que los vientos desérticos transportan arena, la cual puede dañar tanto a la vía como a los trenes que pasan; por esta razón, ellos tienen que implementar distintas medidas de limpieza y mantenimiento para asegurar el correcto estado del ferrocarril, pero como mencioné, este es un caso excepcional.

¿Cuáles son los materiales que garantizan más seguridad en la construcción?

En general, los materiales clásicos y más utilizados en la ingeniería son el hormigón (concreto) y el acero. En el caso de los puentes regionales y los puentes urbanos medianamente importantes, están compuestos por hormigón pre-tensado, trabajando conjuntamente con el acero. Los nuevos materiales que existen en el mercado, los cuales son compuestos, no son todavía lo suficientemente asequibles ni tienen las prestaciones suficientes para poder emplearse en obras de esta envergadura, pues los puentes soportan cargas inmensas de manera constante. Las obras se deben ejecutar con una calidad y rigor elevado para asegurarse que la geometría de la estructura sea perfecta.

¿Qué parámetros deben cumplir estas estructuras para ser consideradas sismorresistentes?

Para que la estructura resista un siniestro de este tipo, necesita contar con una aislación sísmica, donde se colocan unos amortiguadores especiales que reaccionan ante la velocidad de actuación. En condiciones normales, estas se encuentran bloqueadas, pero al presentarse una acción sísmica de considerable velocidad, estas se desbloquean y permiten que la energía del sismo se disipe limitando su efecto sobre la vía. En el caso de España, esto solo se utiliza en las zonas del sur que se consideran sísmicas.