23 de septiembre del 2013

Integración Perú Brasil 10 años después

Carlos Alfredo Lazary

Embajador de Brasil en el Perú

Brasil y Perú mantienen relaciones diplomáticas desde 1826. Por lo tanto, establecieron relaciones poco después de las respectivas independencias, en 1822 y 1821, respectivamente. Los dos países siempre mantuvieron relaciones cordiales, pero relativamente distantes. El punto de inflexión fue la inauguración del concepto de América del Sur, en 2000, cuando se realizó, en Brasilia, la primera Reunión de Presidentes de los países del subcontinente. A partir de allí, se aceleró la aproximación entre los dos países.

Desde 2003, Brasil y Perú han trabajo conjuntamente para superar décadas de relativo distanciamiento. En ese año fue establecida la llamada “Alianza Estratégica” entre ambos países. Esta comprende tres áreas fundamentales: participación progresiva del Perú en el Sistema de Protección y Vigilancia de la Amazonía (SIPAM / SIVAM), comercio (especialmente la firma del acuerdo de libre comercio entre MERCOSUR y el Perú, que se concretó en 2005) e integración física (especialmente la concretización de tres Ejes de Integración y Desarrollo de la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA) que vinculan al Perú y a Brasil en el espacio sudamericano: el Eje del Amazonas, el Eje Transoceánico Central y el Eje Interoceánico del Sur).

En agosto de 2003, Brasil y Perú firmaron, también, el Memorándum de Entendimiento en Materia de Protección y Vigilancia del Amazonas. Se inició una inédita colaboración en las áreas de Defensa y Medio Ambiente entre los dos países con casi 3 mil kilómetros de frontera.

Entre 2003 y 2012, el flujo comercial entre Brasil y Perú creció más de cinco veces: pasó de US$ 727 millones para casi US$ 4 mil millones de dólares. El stock de inversión brasileña en el Perú creció de manera exponencial durante los últimos 10 años. Hoy, el stock de inversión brasileña está en cerca de US$ 6 mil millones. En Brasil, durante este tiempo, 36 millones de personas salieron de la pobreza extrema y 40 millones de brasileños pasaron a formar parte de la clase media.

Comercio Bilateral

Brasil tiene expectativa de ampliar fuertemente el flujo comercial con el Perú en los próximos años y, al mismo tiempo, hacer más equilibrada la corriente de comercio bilateral –que, tradicionalmente, registra superávit.

En el primer semestre de 2013, Brasil fue el tercer socio comercial del Perú (apenas después de Estados Unidos y China), el tercer mayor proveedor y el séptimo país de destino de las exportaciones peruanas.

En el ámbito del Acuerdo de Complementación Económica no. 58 (ACE-58 MERCOSUR-Perú), ya está concluida la desgravación para entrada de productos peruanos en el mercado brasileño (tarifa cero para todos los productos). En 2019, estará concluida la desgravación para la importación de productos brasileños por el Perú.

El año 2012 fue extremamente positivo en lo que se refiere al comercio bilateral Brasil-Perú. Por segundo año consecutivo, batió récord en la corriente de comercio.

El flujo comercial bilateral entre los dos países alcanzó US$ 4 mil millones, superando en 8% el valor de 2011 (US$ 3,6 mil millones); + 6%), en cuanto a las exportaciones peruanas, (US$ 1,4 mil millones; + 11%) también batieron récord históricos.

Tanto las exportaciones brasileñas (US$ 2,6 mil millones; +6%) como las exportaciones peruanas (US$ 1,4 mil millones; +11%) también batieron récord históricos.

El mercado peruano se ha mostrado cada vez más atrayente para el empresariado brasileño –tanto para importadores como para exportadores. El perfil de las exportaciones brasileñas se caracteriza por el predominio de productos manufacturados. En 2012, se observa, en la pauta exportadora, un fuerte peso de vehículos (camiones, ómnibus y carros de paseo) y máquinas para construcción y minería.

En 2012, la pauta exportadora peruana para Brasil fue la siguiente: 27,03% correspondió a las exportaciones de cátodos de cobre (US$ 380 millones), 19,9% de derivados de petróleo (US$ 280 millones), 10,8% de minerales de zinc (US$ 151 millones), 6,5% de fosfato de calcio (US$ 91 millones) y 4,6% de minerales de cobre (US$ 65 millones). Del total de US$ 1,407 mil millones, cerca de US$ 1 mil millones correspondieron a productos “tradicionales” (primarios) y el restante a productos “no tradicionales”.

Los productos de minería (US$ 685 millones) representaron 49% de las exportaciones a Brasil. Sumados, minerales y derivados de petróleo (productos “tradicionales”) correspondieron a 69% del total. Entre los productos considerados “no tradicionales”, se destacan, además de los ya mencionados fosfatos de calcio, confecciones (US$ 42 millones; especialmente camisas y polos) y aceitunas (US$ 20 millones). En términos más agregados, el sector textil, (incluyendo confecciones) también destacó en el campo “no tradicional”, sumando US$ 102 millones, aunque haya sufrido una ligera reducción (-1,1%) en relación a 2011.

Las exportaciones peruanas “no tradicionales” a Brasil avanzaron relativamente más rápido que las “tradicionales” en los últimos cuatro años. Las exportaciones “no tradicionales” representaron 30,7% del total en 2009; 37,2% en 2010; 38,8% en 2011 y 40,7% en 2012.

El mercado brasileño absorbe proporcionalmente más productos “no tradicionales” peruanos en comparación con el mercado global. En 2012, estas exportaciones para Brasil representaron 40,7 % de las ventas totales al País, mientras que el total de las exportaciones “no tradicionales” peruanas significó 24,6% de las ventas globales en el mismo año.

Inversiones recíprocas

Se estima que el stock de inversiones brasileñas en el Perú alcanza cerca de US$ 6 mil millones. Brasil es el sexto mayor inversionista en el Perú, conforme datos de PROINVERSION. Las principales empresas brasileñas en el Perú responden por la generación de cerca de 30 mil empleos directos. Cerca de 70 empresas brasileñas operan hoy en el Perú (45 son miembros del Grupo Brasil).

Apuestan por el Perú grandes empresas estatales como Petrobras, Eletrobras y el Banco de Brasil, las más grandes constructoras brasileñas (Odebrecht, OAS, Andrade Gutierrez, Camargo Corrêa, Queiroz Galvão), grandes mineras (Vale y Votorantim) y siderúrgicas (Gerdau), además de otras grandes compañías de los sectores de petroquímica (Braskem), cerveza (AMBEV), finanzas (Itaú, BTG Pactual), no tejidos (Fitesa), salud (Salog), cosméticos (Natura), joyería (H. Stern), motores eléctricos (Weg), materiales de construcción (Tigre), servicios de ingeniería (Engevix), tecnología (Dígitro, Stefanini, Neogrid, Totys), transporte público (Marcopolo, Tectrans), calzados (Azaléia, Via Uno), confecciones (Hope) y productos agropecuarios (Marfrig, Camil).

Se observa, también, movimiento creciente de empresas peruanas invirtiendo en Brasil, en las áreas de gaseosas, cemento, lácteos, minería, explosivos de uso civil, servicios financieros y microcrédito. Brasil ha recibido un flujo cada vez más grande de inversiones peruanas. Se estima que el stock de inversiones peruanas en Brasil podrá rápidamente ultrapasar US$ 1 mil millones. Destaca la reciente compra, por el Grupo Brescia, en asociación con la compañía chilena, de dos tercios de la empresa brasileña Britanite –la mayor fabricante nacional de explosivos para construcción civil y minería.

Transporte y logística

Con respecto a la logística, cerca de 96% de las exportaciones peruanas a Brasil son transportadas por vía marítima y solo 5% por otras rutas terrestres o aéreas. La Carretera Interoceánica aún representa una parte relativamente pequeña del comercio bilateral global, sirviendo, en la práctica, solo al comercio transfronterizo, entre la Macro-Región Sur del Perú y los Estados de Acre y Rondonia.

Hoy es esencial reducir los costos de los fletes, especialmente en el transporte terrestre por la nueva Interoceánica Sur para ello, es importante facilitar la operación de empresas transportadoras y eliminar barreras burocráticas que atrasan el cruce de la frontera.

El Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (MINCETUR) lanzó, el 9 de mayo de 2013, en Lima, el programa “Consolida Brasil”, con el objetivo de facilitar las exportaciones peruanas a Brasil por la Carretera Interoceánica Sur. El programa está siendo ejecutado con la colaboración de la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (PROMPERU) y la Asociación de Exportadores (ADEX).

Turismo

El turismo es un sector en el cual Brasil ofrece cada vez mayores oportunidades. Existe expectativa de aumento del flujo turístico, para Brasil, con los mega eventos deportivos de 2014 (Copa del Mundo) y 2016 (Olimpiadas de Rio de Janeiro). Tales eventos ya provocan aumento y mejora sustancial de la industria hotelera brasileña, con un consecuente aumento de la calidad del servicio y reducción de precios (esto en función de aumento de oferta de camas).

El Perú continúa enviando un número modesto, aunque creciente, de turistas a Brasil. En 2012, 105 mil turistas peruanos fueron a Brasil (crecimiento de cerca de 20% en relación a 2011). Existen buenas posibilidades de aumentar ese flujo, a causa de las facilidades ofrecidas al turista peruano (incluso la proximidad del idioma y la no exigencia de pasaporte).

Calificar (1 votes, average: 5,00 out of 5)

DEJA UN COMENTARIO