28 de septiembre del 2017

“Los peruanos no podríamos existir como somos sin el mar”

José Canziani

Director del Centro de Investigación de la Arquitectura y la Ciudad (CIAC)

El especialista de nuestra Universidad nos comenta que su relación con el mar siempre ha sido fuerte, no solo por sus recuerdos en el balneario de Ancón, sino también porque en sus estudios ha tenido un lugar y énfasis especial. Conversamos con el también profesor del Departamento de Arquitectura sobre esta relación, a partir de su participación en el documental Pacificum, que se estrenó esta semana en los cines peruanos.

¿Qué significa el mar para el Perú?

En nuestra historia, podemos ver que desde nuestros primeros pobladores el mar marca nuestro ser y habitar, así como nuestra construcción y cosmovisión. Los peruanos no podríamos existir como somos sin el mar. Y, efectivamente, hay una cosmovisión inquietante, desde el punto de vista amerindio, que hace que las culturas, inclusive las altoandinas, terminan siempre fascinadas por el mar.

¿Cuál era la importancia del mar para los antiguos peruanos?

En esas culturas antiguas la relación es cosmogónica. Los elementos marítimos representan la renovación simbólica. Ahora, por el contrario, nuestra aproximación al mar es recreativa o extractiva. Por ejemplo, vamos a Pimentel o Huanchaco y vemos los “Caballitos” pero no vemos lo que hay detrás: un ritual,  una cultura de compenetración y a la vez de enfrentamiento con el mar.

Hemos dejado de respetarlo, como tal. En el documental se denuncia que en algunas partes de su profundidad habita sobre todo basura.

Tenemos la idea de que el mar es inmenso y que podemos arrojar cualquier cantidad de desechos. Justamente, Pacificum plantea un reclamo para ser cuidadosos con ese sistema que nos da vida. Esa relación de respeto es la base de la sostenibilidad. Tenemos que manejar un sistema que permita su reproducción y también la nuestra. Arrojar basura, desechos o desagües al mar es imperdonable porque es un gesto absurdo de mal agradecimiento al mar, que nos nutre en un país donde tenemos la pesca y la gastronomía más maravillosas.

Y del lado del urbanismo, ¿cuáles son los retos que propone el mar?

Tenemos un mar rico y por otro lado tenemos derecho al ejercicio de la ciudadanía. Lo que sucede ahora es que hay una territorialización del espacio público, una privatización que mira al mar como estacionamientos o restaurantes. Y la autoridad impone criterios absurdos por encima de la calidad de vida de la ciudadanía. No existen reservas marítimas como tal, en las que se asegure un manejo sostenible que permita una pesca responsable. Parte de la preocupación de Pacificum es dar el salto que nos permita entender que el mar nos pide ciertas aéreas reservadas.

Hay dos acciones que se plantean como retos en el desarrollo territorial. Se tienen que asegurar lugares donde puedas mirarte los pies, la arena y el mar y que no solo se vean edificios. Por otro lado, debería haber un sistema ecológico que esté en naturaleza. En la actualidad, se ha creado una relación perversa que sostiene que para estar en playa necesitas una casa. Hay espacios que merecen ser dejados así, tenemos que protegerlos en su riqueza y también en su acceso.

Calificar (No Ratings Yet)

DEJA UN COMENTARIO