Entrevista

“El peligro es todo lo relacionado con la privacidad”

El especialista en complejidad social y enfoques computacionales para decisiones políticas nos comenta cómo Facebook y otras plataformas 2.0 recogen los datos de los usuarios y de qué forma podemos proteger nuestra privacidad.

Autor: Oscar García|Fotos: Fernando Criollo
José Magallanes

José Magallanes

Coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Escuela de Gobierno PUCP

¿De qué manera las redes sociales recogen la información de sus usuarios?

Tanto Facebook como Twitter tienen mecanismos oficiales para recoger los datos, que son los algoritmos. Esto se relaciona con los avances en la lingüística computacional, que permite que las computadoras tengan un corpus de palabras y así puedan diferenciar sobre el tema que se discute. Si los usuarios hablan, por ejemplo, de viajes, pues se les envía publicidad de destinos turísticos o aerolíneas. El sueño del marketero se ha hecho realidad: segmentar el mercado de manera automática. Claro, siempre y cuando la gente publique. A esto se llama data mining, que, al comienzo, se usaba con datos ordenados, como los de una hoja de Excel. Ahora es más complejo, pues la información que está en Facebook es mucho más dispersa.

¿Cómo debemos cuidar nuestros datos?

No todo el mundo es experto en derecho informático, pero sí se debe tomar precauciones.Cuando el usuario ve un servicio o una aplicación, por lo general, no repara en leer los términos y condiciones del contrato. Por eso no es consciente de si comparten su información o le piden geolocalizarse. Cuando instalas y aceptas los permisos que te pide una aplicación de Facebook, normalmente también facilitas el acceso a tus contactos. Por ejemplo, me mandan una publicidad que dice “tu amigo Oscar juega Candy Crush”, lo que podría motivarme a también jugarlo, por la relación de confianza preexistente. Sucede que el ser humano recién está aprendiendo a gestionar sus datos y utilizar la información masiva. Si después de más de 2000 años ha tomado consciencia sobre derechos sexuales e igualdad de género, es lógico que el tema de la información ni siquiera esté en la agenda.

¿Cuál es el peligro que implica que Facebook o Google cuente con tanto acceso a los datos de los usuarios?

El peligro que está presente es todo lo relacionado con la privacidad. Los economistas conductuales plantean que el cerebro se divide en dos: el rápido, que es automático; y el lento, que se caracteriza por ser más racional. Uno debe pensar dos veces antes de hacer una publicación. Es entendible que se usen las redes sociales para expresarse y volcar las emociones, pues antes no había forma de hacerlo, pero hay que tener cuidado de brindar información sensible. Muchos ven a Facebook como un espacio que se utiliza como diversión y para perder el tiempo. Pero se debe tener conciencia de que, a través de lo que publicamos, hay maneras de encontrar patrones que van a delatar cómo somos. Y esos datos van a aprovecharse de alguna manera. Es un tema que me gustaría que especialistas de Psicología y Antropología le dieran más atención.

Muchas veces uno busca un tema determinado en Google y luego aparece una publicidad relacionada en Facebook. ¿Significa que todas estas plataformas están conectadas?

En el congreso le preguntaron a Zuckerberg si hablaban entre ellos –las distintas plataformas– y él dijo que no, que eran servicios separados. Lo cierto es que el mundo se rige por el IP y las cuentas activas. Al final, todo está almacenado en la computadora.

Precisamente, en su reciente intervención en el Senado, el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, aseguró que no vende los datos de los usuarios a los anunciantes, sino que los utiliza para dirigir la publicidad idónea.

Ellos hacen analítica todo el tiempo. Aquella información que encuentran, ¿para qué sería? ¿Se la guardan para ellos mismos o la venden y usan con fines comerciales? De otro lado, en Twitter tienen una gerencia especial para temas políticos. Su equipo asegura que no es para brindar data, sino para ofrecer asesoría en las campañas políticas, como qué lenguaje usar y cuáles fotos subir. Por supuesto, el lado oscuro no te lo dicen.

Pero también hay un lado positivo…

Sí, al encontrar patrones, los algoritmos pueden ayudarte. Digamos que necesito encontrar un libro o un tipo de ropa determinado. Como ya saben mis gustos, me colocan la publicidad adecuada, así ahorro tiempo.