Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Comunidad PUCP

Ruta de la Memoria: la comunidad PUCP conmemoró a sus seres queridos que partieron durante la pandemia

La Ruta de la memoria tuvo como objetivo sobrellevar el duelo en comunidad.
La comunidad PUCP pudo homenajear a sus seres queridos que partieron a causa de la pandemia.
Cartas, mensajes, poemas, entre otros textos fueron dedicados a familiares, colegas y amigos.
En EE.GG.LL., alumnos y autoridades sembraron un árbol de olivo para recordar a los fallecidos.
Recordando a los compañeros de trabajo que ya no están.
En las facultades se colocaron urnas para que las personas dejen sus recuerdos.
La vicerrectora académica, Dra. Cristina Del Mastro, acompañó la actividad.
En el jardín central de la PUCP, se congregaron las personas para hacer silencio en honor sus seres queridos.
La exposición Ilumina también se sumó con la proyección del video “Adiós a la distancia”.

Conoce las actividades que se llevaron a cabo en nuestra casa de estudios para sobrellevar el duelo en comunidad en la Ruta de la memoria.

  • Texto:
    Daggiana Gómez Roncal
  • Fotos:
    Carolina Ugarte y Héctor Jara

Sobre una banca de las piletas del pabellón Z, Scarlet Retamozo, egresada PUCP y ahora trabajadora de la Facultad de Ciencias y Artes de la Comunicación, escribía llena de nostalgia una carta a Nieves Flores, su abuela a quien perdió hace aproximadamente un año. En ella expresa cuánto la extraña, agradece los momentos compartidos y le dice que espera algún día volver a verla. Scarlet es una de los miembros de nuestra comunidad universitaria que participaron en la Ruta de la memoria, una serie de actividades colectivas promovida por la Dirección de Asuntos Estudiantiles y el Departamento de Psicología para recordar a quienes partieron en el contexto de la COVID-19.

“Hoy he notado que todos compartimos este dolor en el corazón y que no estamos solos. Yo he dejado el nombre de mi abuelita en varias urnas. Gracias a esto tuve el espacio para comunicarme con ella, porque no es fácil ir al cementerio. Necesitaba decirle que siempre pienso en ella porque fue duro no verla en la pandemia. Conversar a través de una carta es un gran ejercicio, algo que no hacemos a menudo”, contó entre lágrimas Scarlet.

Este jueves 22 de septiembre fue el día central de la semana de actividades para conmemorar a nuestros seres queridos y sobrellevar el duelo como comunidad. La Ruta de la memoria surge como parte del proyecto de investigación “Duelo y crecimiento”, impulsado por el Departamento de Psicología y Pulso PUCP. Desde su origen, fue una iniciativa colectiva, ya que recoge aportes de la representación estudiantil y autoridades que contribuyeron en el diseño del recorrido conmemorativo.

Urnas de la Ruta de la memoria

Esta actividad era indispensable ya que los resultados de la encuesta sobre pérdida, duelo y crecimiento en estudiantes universitarios de la PUCP pone en evidencia que el 56% de estudiantes encuestados –cinco de cada nueve– perdió uno o más seres queridos a causa de la COVID-19 o por complicaciones derivadas del contexto de pandemia. Además, muchos no tuvieron la oportunidad de ritualizar su pérdida.

“Yo le escribí a mi abuelito Octavio Saavedra. Falleció durante la pandemia, pero no de COVID-19, sino por efectos colaterales como el cáncer. Él me daba esos abrazos que te llenan el alma. Una amiga me preguntó con quién hablaría si tuviera la oportunidad de conversar con alguien que haya fallecido y yo solo pensé en él”, comenta, con un particular brillo en sus ojos, Gisella Saavedra, estudiante de Psicología.

Esta actividad se desarrolló bajo la dinámica de una procesión: cada facultad era una estación, una parada para reflexionar, dejar un mensaje en las diferentes urnas a nuestros seres amados que partieron y seguir caminando juntos. La Facultad de Letras y Ciencias Humanas participó con un volanteo de textos y poemas en torno al duelo que recogieron a través de una convocatoria a un concurso virtual. Se repartieron entre los presentes versos del poeta Jaime Sabines, de alumnos de maestría y otros autores.

“Ha sido una experiencia muy conmovedora. Estar en silencio, juntos, ha sido invaluable. Desde el equipo de Investigación de duelo y crecimiento teníamos la preocupación de no sentir la PUCP, un lugar tan nuestro, como lugar de recuerdo. Y hoy hemos visto, con gusto, que tenemos licencia para recordar. La DAES está preparada para dar acompañamiento a quien lo necesite. Esto va más allá de una actividad”.

Dra. María Angélica Pease
Investigadora y profesora del Departamento de Psicología que coordinó esta actividad

La trompeta sonó a las 2 p.m. Esta era la señal para que cada unidad partiera en procesión con sus ánforas con dirección al Jardín Central para una sentida despedida. En un círculo de apoyo, se tomó el minuto de silencio en memoria de los caídos de la pandemia. Integrantes de la Facultad de Artes Escénicas intervinieron en este momento para recitar un poema de Yanira Pinto delante de las ánforas llenas de mensajes, fotografías y recuerdos. Esta actividad fue respaldada por el Vicerrectorado Académico.

“Necesitábamos hacer un alto en las obligaciones para agradecer a todos los que nos dejaron por lo que nos entregaron, en especial a los miembros de nuestra comunidad que aportaron a la PUCP. Esto nos lleva también a valorar la vida y los lazos que construimos con los seres humanos, porque es lo que nos llevamos cuando partimos y lo que perdura en nosotros cuando alguien nos deja”.

Dra. Cristina Del Mastro
Vicerrectora académica

Vivir el duelo en comunidad

Todas las unidades quisieron hacerse presente de alguna manera. Imágenes, mensajes y recuerdos fueron proyectados en el estudio de televisión 2 de la Facultad de Ciencias y Artes de la Comunicación. Estos testimonios que lograron arrancar más de una lágrima fueron recogidos previamente en toda la comunidad. La exposición Ilumina también se sumó con la proyección del video “Adiós a la distancia”.

“Es un proceso complicado y acorde a cada persona” se lee en un post it pegado en un mural de la Facultad de Psicología en el que los miembros de la comunidad intentaban ensayar qué es el duelo, cómo es estigmatizado y cómo les gustaría ser acompañados en este proceso. Esto ocurría mientras que, en Estudios Generales Letras (EE.GG.LL.), alumnos y autoridades sembraron un árbol de olivo como acto simbólico de esperanza. El decano de EE.GG.LL., Dr. Julio del Valle, colocó la primera pala de tierra y rindió un homenaje a los profesores, administrativos y a los dos alumnos que les arrebató la COVID-19 para poner fin a esta conmovedora actividad.

“Este tiempo nos ha enseñado que la solidaridad nos puede salvar. Queremos sembrar un árbol que nos recuerde fuerza, vida y esperanza. El olivo es un árbol humilde, pero con una resistencia enorme, vinculado al mundo cristiano. Como árbol, es resiliente, longevo, uno que a pesar del tiempo sigue dando frutos, igual que cuando hablamos de educación. El fruto son los estudiantes y ellos nuestro futuro, nuestra esperanza”.

Dr. Julio del Valle
Decano de Estudios Generales Letras
Etiquetas:
COVID-19
DAES
memoria

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.