Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Opinión

Machu Picchu y los tesoros del Perú

  • Ulla Holmquist Profesora del Departamento de Humanidades y directora del Museo Larco
  • Mag. Ulla Holmquist Pachas
    Profesora de la Maestría en Historia del Arte y Curaduría PUCP y directora del Museo Larco

Hace más de tres décadas estudié Arqueología en la PUCP y, tras graduarme, comencé una relación con los museos de arqueología del Perú. Tuve la oportunidad de hacer prácticas profesionales con el maestro Rodolfo Vera en diversos espacios museales (Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú, Museo de la Nación, exposiciones temporales diversas) y mi pasión por ellos no hizo sino crecer. Es así que decido realizar mis estudios de posgrado en Museología en la Universidad de Nueva York y estudié becada por el BID (1995-1997). A mi retorno al Perú, empecé a desarrollar proyectos museográficos con diversas instituciones y fue en 1998 que ingresé al Museo Larco como curadora de colecciones.

Desde entonces y hasta ahora, tras 25 años de trabajo museológico desarrollando proyectos de registro y catalogación, museografía, pedagogía museal, y gestión de museos en mi país y en el extranjero, he podido explorar las posibilidades del lenguaje museográfico para inspirar, comunicar, y generar experiencias significativas de aprendizaje y construcción de nuevos conocimientos en relación con nuestras culturas originarias. El último y actual proyecto de exposición itinerante que he cocurado con mi amiga y colega francesa Carole Fraresso, arqueometalurga, es “Machu Picchu y los tesoros del Perú (Palais de Chaillot, París, abril – septiembre 20221). Gestionada por World Heritage Exhibition-City Neon Holdings (WHE) en conjunto con el Museo Larco, esta ha sido una oportunidad extraordinaria para proponer una narrativa curatorial y una museografía innovadoras, alternativas al paradigma curatorial arqueológico sobre el antiguo Perú.

Vista panorámica de la Galería de los viajes del héroe mitológico mochica Ai Apaec.

En esta exposición participan 184 objetos de la colección del Museo Larco y 8 del Museo Manuel Chávez Ballón de Machu Picchu. El diseño y producción museográfica se desarrollaron en conjunto con el equipo de WHE a lo largo de 10 meses de trabajo ininterrumpido, y se formó un equipo de 8 mujeres (administradora, coordinadora de la producción, arquitecta, museógrafa, diseñadora gráfica, escritora creativa, y nosotras dos, las cocuradoras) con quienes trabajamos de manera virtual conectadas desde Perú, Francia y EE.UU. Compartimos nuestros conocimientos y especialidades de manera generosa y entusiasta, a fin de lograr una propuesta expositiva novedosa en la cual los recursos tecnológicos ayudarán a generar una experiencia inmersiva y sensorial.

Vista panorámica de la Galería de los viajes del héroe mitológico mochica Ai Apaec.

Durante mucho tiempo, en las exposiciones de colecciones y temas arqueológicos en el -o del- Perú, los recursos audiovisuales, sonores, lumínicos y virtuales no han estado presentes. De haberlo estado, no se integraban como recursos comunicativos y como parte de la narrativa curatorial, que hubiera permitido develar diversas capas de contenidos y ayudar a la lectura e interpretación de las colecciones. Esta ausencia no se debe solo a temas de presupuesto o falta de infraestructura (hardware no accesible, falta de conectividad en los espacios), sino también a un sesgo en la formación de equipos curatoriales y museográficos que, por lo general, no han incluido comunicadores o productores audiovisuales, y en muchas ocasiones han sido formados exclusivamente por arqueólogos y arqueólogas. Han sido escasas las propuestas museográficas en las que los recursos tecnológicos han estado presentes para generar experiencias multisensoriales que permitan acercarnos a los significados o sentidos de estas creaciones originarias, e intentar generar una apertura a su comprensión como seres animados que cuentan historias, que activan relaciones entre los diversos seres del mundo y se entrelazan con ellos. Todo como parte de una ontología indígena andino-amazónica ancestral y milenaria.

Recreación de altar sacrificial con escenas animadas, videos didácticos, iluminación interactiva, y objetos ceremoniales y funerarios vinculados a la Ceremonia del Sacrificio y Presentación de la Copa a las Wak´as.

Esta exposición está permitiendo mostrar el buen uso de diversos recursos tecnológicos y experiencias inmersivas para contar mejor las historias y, especialmente, enseñar a leer las creaciones del antiguo Perú: videos integrados a las vitrinas en los que la iconografía se destaca y toma vida; grandes proyecciones que, sobre paredes completas, ambientan el espacio con seres animados que habitan el mundo mitológico andino y que caminan junto a nosotros; sonidos ambientales que nos acompañan en el ingreso al “mundo interior”; luces y sombras en movimiento que nos anuncian que nos encontramos en el interior de la mamacocha, en lo profundo del mar; recreaciones artísticas que le ponen color a paisajes y héroes del pasado, y nos hacen partícipes de una historia mítica que se acerca a la cultura pop que consumimos en los tiempos actuales; zonas de caza, altares sacrificiales, audiencias de ancestros brillantes y sagrados recreados con una combinación de dioramas, proyecciones de gran tamaño, juegos de luces, vitrinas interactivas y videos didácticos. Todos estos recursos se combinan coherentemente abriendo puertas a una diversidad de modos de aprendizaje, apelando a diferentes perfiles de visitantes, conectando con motivaciones, intereses y expectativas variadas, que se ven así atendidas y seducidas sensorialmente. Y convocadas a participar en un viaje no solo en el tiempo, sino por nuestra propia emoción y capacidad de construir sentidos al estar inmersos en un “mundo diferente”. Ese es el poder del lenguaje museográfico que, haciendo uso de una diversidad de recursos -no porque están de moda, sino porque nos brindan la posibilidad de decir lo que no podríamos decir de otra manera-, logra entablar conversaciones con públicos diversos, muchos de los cuales por primera vez están tomando contacto con nuestras culturas milenarias y comienzan a sentirlas más cercanas. El reto será, como siempre, aprender de estas experiencias museográficas y ver, en nuestro contexto local, las posibilidades de implementar propuestas innovadoras como esta.

Galería de los ancestros.
  1. En su primera sede (Museo de Arte de Boca Ratón, Florida, EE.UU., octubre 2021 – marzo 2022), esta exposición se llamó Machu Picchu y los imperios dorados del Perú.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.