Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Opinión

Tecnologías apropiadas contra el frío en los Andes

El Grupo de Apoyo al Sector Rural (GRUPO-PUCP) trabaja en Cusco implementando tecnologías apropiadas junto con la población. De esta manera, los pobladores son partícipes de la mejora de su nivel de vida.

  • Bernardo Alayza Solis

Los pobladores rurales de la zona altoandina representan el sector más golpeado del país por las bajas temperaturas causadas por el cambio climático. Esto incide en las Infecciones Respiratorias Agudas (IRAS), que son la principal causa de muerte en estas zonas.

Las desfavorables condiciones de las viviendas y las prácticas asociadas a la infraestructura acrecientan este problema.

Una práctica común en las zonas altas de la cordillera de los Andes es la cocción «a fuego abierto» al interior de las viviendas, que también sirve como calefacción. En ellas se emplea leña o bosta y solo se aprovecha entre el 10% y el 15% de su potencial energético. El resto se convierte en un humo altamente nocivo, que contiene monóxido de carbono, hidrocarburos y partículas suspendidas, que ingresa al sistema respiratorio de los habitantes. La exposición a este humo supera en veinte veces a las recomendadas por la OMS. Las más afectadas son las mujeres, que son las que más utilizan las cocinas, que respiran el equivalente a 20 cajetillas de cigarrillos diarias.

Uno de estos lugares es Cusco que, según el Índice de Desarrollo Humano 2007-2008 elaborado por el PNUD, se ubica en el puesto 20 de los 24 departamentos que conforman el Perú.

Trabajo conjunto
Allí llegó el Grupo de Apoyo al Sector Rural de la Católica (GRUPO PUCP) para trabajar junto con la población en la implementación de un conjunto de tecnologías apropiadas para mejorar su calidad de vida.

Esta labor contó con el apoyo económico de Chistadelphian Meal Day of the Américas (CDMsDFA) y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Así, se pudo mejorar las condiciones de 45 viviendas, un colegio y una posta médica en los distritos de Langui, Kcuti- Yanaoca y Descalso en el Cusco a más de 4000 msnm.

Las tecnologías elegidas fueron: muros trombe, cocinas mejoradas y sistemas de aislamiento para techos, que permitirían contrarrestar las bajas temperaturas al interior de las viviendas y disminuir el impacto negativo en la salud que generaba el humo. Para la implementación fue necesario adaptarlas a la realidad de la zona andina para que la gente se apropie de estas y sirvan como un medio de prevención ante las enfermedades respiratorias en las comunidades.

¿Cómo funciona?
El funcionamiento de estas tecnologías es complementario y funciona de la siguiente manera: la cocina mejorada utiliza como combustible leña o bosta y maximiza la circulación del aire, reduciendo las emisiones de humo, pues lo expulsa a través de una chimenea. Por ende, reduce la temperatura al interior de la vivienda. Esto se contrarresta con la instalación de un muro trombe, que es una estructura colocada al exterior de la vivienda conectada con los interiores por unos agujeros ubicados en la parte superior e inferior de la pared. Este sistema cuenta con una pared pintada de negro dentro de la estructura exterior, la cual absorbe el calor del sol y calienta el aire, el cual ingresará a la vivienda y aumentará la temperatura.

El uso del muro trombe no mantendría el calor de manera eficiente si la vivienda no estuviera herméticamente cerrada. Para ello usamos un sistema de aislamiento de techos. El sistema cuenta con una malla (arpillera) cubierta con una capa de yeso a fin de mantener la habitación aislada. Esto a su vez, se complementa con la refacción de puertas y ventanas para evitar el escape del calor de la vivienda.

Con la implementación de este Kit Tecnológico se puede aumentar la temperatura hasta en 10° Celsius respecto a los exteriores y se reducen las emisiones de humo, lo que significa un cambio sustancial en la vida de las personas que habitan en estas zonas.

Esto ha significado un paso muy importante en la mejora de la su salud de la población. Para lograrlo fue necesario trabajar una estrategia de cambio de comportamiento. El proceso consistió en un trabajo de sensibilización y capacitación a la población para cambiar los hábitos nocivos, principalmente cocinar «a fuego abierto». A su vez, incluyó la formación de capacitadores locales que permiten difundir sostenidamente estas tecnologías a más comunidades de la zona.

Este es el primer paso dentro de una agenda de actividades para contrarrestar las consecuencias de las bajas temperaturas en zonas altoandinas. No obstante este trabajo se debe extender al ámbito gubernamental para lograr un mayor impacto, promoviendo programas sociales que permitan compartir estos conocimientos a más pobladores, y no trabajar de manera asistencialista como se ha venido haciendo, regalando frazadas, colchas o pieles de animales. El cambio está en la educación para generar buenas prácticas preventivas, orientadas al conocimiento y difusión de tecnologías apropiadas para el sector rural.

Nosotros, como GRUPO PUCP, hemos apostado por la difusión de estas tecnologías pues consideramos son viables y accesibles a los pobladores: son baratas, utilizan fuentes de energías renovables, la misma gente lo puede instalar e inclusive diseminar, y muchos de los materiales se encuentran al alcance de la población. Además, hemos concretado alianzas con instituciones locales para fomentar el cambio de políticas locales. Pero recién es el inicio, es un trabajo a largo plazo donde debemos intervenir diversos actores relacionados para establecer una política nacional y contrarrestar esta problemática que tantas muertes está trayendo al Perú. Los llamados a obrar somos todos nosotros, desde la posición en la que nos encontremos.

Contribuyamos conjuntamente a combatir el friaje en zonas alto andinas.

Conoce más en la página del GRUPO.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.