Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Opinión

"Nuestra norma sísmica es muy buena, el problema es que la gente no la sigue"

Docente del Departamento de Ingeniería analiza el último terremoto de Chile y evalúa la capacidad de nuestro país de soportar una situación similar.

  • Marcial Blondet
    Doctor en Ingeniería civil, docente del Departamento de Ingeniería.

¿Cuál es su análisis luego del último terremoto en Chile?

En Chile han comenzado a estudiar ingeniería sismorresistente mucho antes que nosotros y, además, el gobierno da muchos fondos para la investigación. Por otro lado, en Chile hay una cultura instaurada mucho más fuerte sobre la necesidad de respetar los códigos y la educación cívica está más desarrollada que en el Perú. También hay mucho menos corrupción y la gente cumple más con las normas. No es tan bueno hacer generalizaciones, pero creo que hay una mejor cultura de prevención que la nuestra. Cuando cualquier persona recurre a un profesional para que le haga su casa, este tiene que hacerla usando sistemas constructivos convencionales, para los cuales hay normas.

Y en cuanto a los materiales de construcción, ¿en qué se diferencia con nuestro país?

En Chile, el adobe se ha prohibido, entonces, ya no tienen esas construcciones vulnerables. En nuestro país, alrededor del 40% de peruanos vive en casas de adobe. Además, tengo la impresión de que el nivel de autoconstrucción en Chile es mucho menor que acá. En Perú, mirando las cosas, grosso modo, por lo menos tres cuartas partes de la población viven en construcciones informales, que han sido hechas por ellos mismos o por maestros de obra, sin conocimiento de las normas técnicas y sin la intervención de un profesional. Nuestra norma sísmica es muy buena, el problema es que la gente no la sigue. Tenemos una gran desigualdad que hace que las personas no tengan recursos para hacer bien sus casas.

¿No hay soluciones para reforzar las casas de adobe?

Esa parte ya está resuelta. En la PUCP conocemos varias técnicas de bajo costo con las que se puede mejorar y reducir la vulnerabilidad, para evitar así que esas casas de adobe colapsen, pero eso implica un costo y una capacitación a las personas para que aprendan a reforzar sus viviendas. Eso ya no le corresponde a la Universidad. A la Universidad le corresponde estudiar, identificar el problema y hallar soluciones, y eso ya lo hemos hecho; ahora, el gobierno tiene que difundir esas técnicas, capacitar a esa gente y darles los materiales necesarios para que los mismos habitantes puedan reforzar sus casas.

Ahora tenemos una construcción masiva de edifi cios en todos los distritos. ¿Hay un control sobre ello?

Ahora hay mucha oferta de departamentos pequeños que han sido levantados con sistemas constructivos, cuyo desempeño sísmico es desconocido y tienen muros de concreto muy delgados. Esto se ha puesto de moda porque es más barato y se construye más rápido. Como los departamento son pequeños, se está confiando en que hay una alta densidad de muros, que son los elementos estructurales resistentes a los terremotos. Pero ese es un criterio empírico porque aquí no se han hecho experimentos.

Mientras se sigue construyendo, ¿qué medidas se pueden tomar?

El gobierno peruano va a invertir una cantidad muy grande de dinero para construir un laboratorio del más alto nivel técnico, académico y científico para hacer estudios de ingeniería sismorresistente. Se va a hacer una mesa vibradora como simulador de terremotos, en la que vamos a poder ensayar un edificio de escala natural de cuatro pisos y vamos a estudiar cómo se comporta con los sismos más grandes que han ocurrido en la región. Esto se va a poder aplicar en todos los sistemas constructivos particulares del Perú que no se conocen bien. Hay una decisión bastante sólida, solo se están viendo detalles sobre dónde se puede ubicar el laboratorio y el tema de la licitación.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.