Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Opinión

La RSU desde una mirada nacional colectiva

  • Paola Román
    Coord. de la Red de Encuentro Nacional por la RSU (Red Enarsu*)

La apuesta por articular a los principales actores del sistema de aseguramiento de la calidad de la educación superior universitaria con los responsables de las unidades de RSU posibilita y hace sostenible el compromiso por la RSU en el Perú".

La Ley Universitaria (N° 30220) –promulgada en el año 2014– marca un hito importante en el proceso de reforma del sistema de educación superior en el Perú. En tanto, sienta las bases para que las universidades públicas y privadas promuevan condiciones para que sus estudiantes accedan a una educación universitaria de calidad que los(as) forme como profesionales y académicos(as), pero también como ciudadanos(as).

Entre otros aspectos importantes, reconoció por primera vez a la Responsabilidad Social Universitaria (RSU) como fundamento de la vida universitaria, y la presentó “como la gestión ética y eficaz del impacto generado por la universidad en la sociedad a partir de las funciones de formación, investigación y servicios de extensión y compromete en esta tarea a toda la comunidad universitaria” (art. 124). Así se promovió, a partir de dicho momento, un amplio proceso de reflexión y discusión sobre el significado de asumir el enfoque de la RSU como marco de referencia que permee los sentidos y quehaceres de las universidades en nuestro país.

Este viene siendo un desafío importante debido a: i) la importancia de pensar, desde las particularidades de la universidad como institución social, un enfoque muchas veces asociado a la empresa; ii) la necesidad de discutir críticamente las diferencias entre el enfoque de RSU, y la perspectiva de la proyección y extensión universitarias; iii) que sigue siendo necesaria más elaboración académica al respecto, en tanto es un tema reciente en nuestro país y la región latinoamericana; y iv) por la necesidad de que cada universidad se apropie de esta apuesta y genere sus propias propuestas, políticas y estrategias para la implementación del enfoque.

Es por esta razón que, desde hace cinco años, en la PUCP –representada por la DARS–, en coordinación con universidades aliadas, venimos trabajando en el fortalecimiento de la Red Enarsu, la cual se concibió como una plataforma de encuentro y diálogo para fortalecer vínculos de cooperación y aprendizaje, y para fomentar procesos de incidencia pública sobre la implementación de la RSU a nivel nacional. En esa línea, se han generado ya cuatro eventos académicos descentralizados para la reflexión colectiva entre decenas de universidades públicas y privadas; así como cuatro espacios descentralizados de diálogo y trabajo con instancias públicas claves en la elaboración de políticas y lineamientos de licenciamiento y acreditación nacional, como la Digesu del Minedu, Sunedu y Sineace.

El último de estos espacios fue el IV Encuentro Nacional de Directores de Responsabilidad Social Universitaria, realizado el 30 y 31 de mayo en la Universidad Nacional de Ucayalli. Congregó a 61 directores(as) de RSU de universidades públicas y privadas del Perú, y a las instancias mencionadas del Estado para, a partir de un trabajo participativo y colaborativo, aportar en la elaboración  de mínimos que permitan guiar  la incorporación de la RSU en las universidades. La apuesta por articular a los principales actores del sistema de aseguramiento de la calidad de la educación superior universitaria con los responsables de las unidades de RSU posibilita y hace sostenible el compromiso por la RSU en el Perú.

*Su comité directivo está actualmente conformado por representantes de RSU de la Universidad Nacional de Piura, Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo, Universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco, la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga y la PUCP.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.