Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Opinión

La naturaleza del significado

  • Eduardo Villanueva Chigne
    Docente del Departamento de Humanidades

Dos preguntas fundamentales de la filosofía son ¿qué es el pensamiento? y ¿qué es la verdad? El significado es un tema central de la filosofía porque, mientras no tengamos una idea clara acerca de su naturaleza, no podremos formular respuestas adecuadas a estas dos interrogantes. En primer lugar, usamos el lenguaje para expresar y comunicar nuestros pensamientos. Los pensamientos que expresamos y comunicamos por medio del lenguaje dependen de los significados de las expresiones lingüísticas que usamos. Esto quiere decir que, si queremos alcanzar una comprensión satisfactoria de la naturaleza del pensamiento, tenemos que alcanzar una comprensión satisfactoria de la naturaleza del significado. En segundo lugar, existe una conexión muy íntima entre el significado y la verdad. Por ejemplo, la verdad de la oración inglesa ‘Grass is green’ depende de su significado y de cómo es el mundo. Si significa lo mismo que la oración ‘El césped es verde’ y, además, es un hecho que el césped es verde, entonces la oración será verdadera; en caso contrario, será falsa. De esta relación íntima entre el significado y la verdad se sigue que, si la verdad es un tema central de la filosofía, el significado también lo es.

La filosofía, como tantas otras disciplinas en la actualidad, se ha diversificado y especializado enormemente. No es sorprendente, pues, que un especialista en ética no esté al tanto de las discusiones actuales de la filosofía de la física, o que un filósofo del arte no haya leído a los autores fundamentales de la filosofía de las matemáticas. Sin embargo, a pesar de esta diversidad, hay temas como la verdad, el pensamiento y el significado que, de un modo u otro, atraviesan el espectro filosófico. Tanto el especialista en ética como el filósofo de la física buscan comprender a cabalidad sus objetos de estudio y, por ende, están comprometidos con la verdad—uno comprende mejor un objeto en la medida en que adquiere más creencias verdaderas que falsas. Si, como dije anteriormente, el significado, el pensamiento y la verdad están muy cercanamente emparentados y, además, toda reflexión filosófica seria está comprometida con la verdad, entonces nuestra comprensión del significado tendrá implicaciones importantes sobre nuestra comprensión de las tareas y objetivos de la filosofía.

A un nivel menos general, nuestras respuestas a la pregunta por el significado pueden tener repercusiones palpables en la manera de entender los objetivos de ramas particulares de la filosofía. Un ejemplo muy claro es la filosofía del lenguaje. En la década de los años sesenta, un grupo muy influyente de filósofos del lenguaje defendió vigorosamente la tesis de que el significado de una oración no es más que sus condiciones de verdad. Esta comprensión del significado marcó por muchos años la manera de entender el objetivo último de toda teoría del significado. De acuerdo con este punto de vista, el objetivo último era capturar y predecir las condiciones de verdad de las oraciones del lenguaje.

Otro ejemplo de una rama de la filosofía que se vería directamente afectada por nuestras respuestas a la pregunta por la naturaleza del significado es la filosofía de la mente. Lo que he llamado hasta el momento ‘pensamiento’ es lo que los filósofos contemporáneos llaman ‘proposición’. Nadie sabe muy bien qué es una proposición. Sin embargo, entre los roles que se le asignan en los debates filosóficos contemporáneos están el de ser el significado de las oraciones declarativas y el contenido de estados mentales intencionales tales como la creencia, el conocimiento, la percepción, etc. Así, al comprender mejor la naturaleza del significado no solo estaremos comprendiendo mejor una de las propiedades fundamentales de los lenguajes naturales, sino que además estaremos comprendiendo mejor la naturaleza misma de nuestros contenidos mentales intencionales.

La pregunta por la naturaleza del significado es también muy importante para la metafísica. Como dije hace un instante, aún no sabemos muy bien qué son las proposiciones. Mientras que para filósofos como Gottlob Frege, las proposiciones (y, por ende, los significados) son entidades ideales que habitan el cielo platónico junto con las entidades matemáticas, para filósofos como W.V. Quine estas no existen. Dada la importancia de los roles asignados a las proposiciones en distintas áreas de la filosofía, es una tarea fundamental de la metafísica investigar qué son exactamente.

Del 22 de marzo al 10 de mayo, el profesor Eduardo Villanueva dictará el taller ¿Qué es el significado?, organizado por Estudios Generales Letras, el Grupo de investigación Mente y Lenguaje y el Centro de Estudios Filosóficos.

Etiquetas:
filosofía
significado

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.