Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Opinión

La literatura, el libro y las formas de lectura se van a transformar

Los hackers, los decodificadores de mensajes en servicios de espionaje y los mundos virtuales son elementos presentes en la obra de Edmundo Paz Soldán, escritor que busca reflejar el impacto de la tecnología de los medios de comunicación en una sociedad tradicional. El autor de El delirio de Turing visitó nuestra Universidad como parte de la campaña Vamos a Leer-Club de Lectores.

  • Edmundo Paz Soldán

¿Nota una verdadera falta de interés hacia la lectura por parte de los jóvenes?
Creo que para las nuevas generaciones el libro no tiene la misma importancia que hace 30 ó 40 años. Sin embargo, paradójicamente, la lectura sí ha pasado a ser más importante, sólo que se trata de otro tipo de lectura, mucho más fragmentaria, muy vinculada a nuestra relación con la red. Cada vez cuesta más enfrascarse en la lectura de un libro de 500 páginas porque los instrumentos de trabajo nos van enseñando y programando para cosas a las que no estábamos acostumbrados. Todo este proceso hace que la lectura, tal como la concebimos, y el libro, en su forma tradicional, estén siendo desplazados por una lectura tangencial, bifurcada gracias a la red.

Quizás estas nuevas formas de leer den lugar a un género literario propio del siglo XXI.
La literatura siempre responde a su entorno, pero se maneja con procesos muy lentos. Ahora se está enfrentando a cambios tecnológicos, sociales e incluso psicológicos y, si bien hay rastros de este cambio en algunas novelas contemporáneas, el verdadero impacto se va a sentir en diez, quince o veinte años. Recién entonces habrá un cambio radical en nuestra forma de concebir la literatura. No creo que se deba tener una visión apocalíptica: la literatura, el libro y las formas de lectura se van a transformar; estamos asistiendo a un cambio de paradigma.

Usted ha pasado mucho tiempo fuera de su país: estudió en Estados Unidos y ahora trabaja allá. ¿Esto le ha permitido tener una visión renovada de Bolivia?
Me ayudó a entender ciertas tendencias de la sociedad boli viana. Vi el impacto de la tecnología durante los años noventa en Norteamérica y pensé que se podía proyectar en un futuro cercano a nuestros países. Entonces, busqué contar los desajustes de una sociedad con pequeños núcleos urbanos que ambicionan la modernidad en medio de un entramado de tensiones sociales y raciales con una estructura precaria tradicional. Ese choque entre modernidad y tradición es central en mis novelas.

¿La imagen del latinoamericano ha dejado de ser la del individuo atrapado en su pasado?
En Bolivia, la gente ve la modernidad con mucha desconfianza. De alguna manera hemos querido tener dos cosas opuestas a la vez, y ese es uno de los conflictos de la sociedad latinoamericana: cómo ser modernos sin dejar de ser tradicionales. Hechos como la crisis de las últimas semanas en Estados Unidos ponen en tela de juicio este modelo de desarrollo y reafirma la desconfianza latinoamericana hacia el capitalismo neoliberal. Los gobiernos de izquierda que han llegado al poder en Latinoamérica son consecuencia del fracaso de intentar imponer de manera salvaje un modelo que no funciona del todo en Latinoamérica. Así, Hugo Chávez y Evo Morales tienen una explicación histórica.

Ese es un tema central dentro de El delirio de Turing.
En Bolivia, a partir del año 2000, hubo protestas antiglobalización, aparece en la política Evo Morales, la izquierda se reagrupa y hace una crítica muy fuerte al modelo neoliberal y globalizador que dominaba Bolivia desde los ochenta. En mi ciudad natal, Cochabamba, hubo protestas muy fuertes que se llamaron «la guerra del agua»; ese fue el momento en que comenzó a trastabillar el modelo neoliberal en Bolivia. Lo que hice fue tomar esas protestas locales y ver cómo podrían funcionar a escala nacional; ese es El delirio de Turing. La novela fue publicada en el 2003 y jamás pensé mientras la escribía que ocurrirían las protestas de la llamada «guerra del gas», que terminaron con la caída de Sánchez de Lozada y el ascenso de Morales.

Entonces, la situación actual en Bolivia puede dar pie a una futura novela.
Gracias a Evo Morales, Bolivia se ha puesto de moda y ocupa un espacio inmenso en la prensa internacional. En los últimos dos años he escrito muchísimo sobre política en varios periódicos y siento que mi curiosidad política está hipersaturada. Más bien, para despejarme, estoy explorando otros temas. Dentro de poco se publicará, bajo el sello de Alfaguara, mi última novela, donde exploro la violencia dentro de un colegio en Estados Unidos.

Entrevista: Por Rosario Yori

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.