Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Opinión

José Agustín de la Puente Candamo y su vínculo con Riva-Agüero

  • Emilio Candela Jiménez
    Secretario Ejecutivo del Instituto Riva-Agüero

El doctor José Agustín de la Puente Candamo (1922-2020) estuvo vinculado al Instituto Riva-Agüero (IRA) desde antes de su fundación, ya que siendo un estudiante de la Facultad de Letras de la PUCP fue un asiduo visitante a las tertulias que José de la Riva Agüero y Osma sostenía con jóvenes en el centro de Lima. En estas provechosas conversaciones, el doctor pudo tratar y conocer la talla intelectual y moral del célebre autor de Paisajes Peruanos.

Por ello, no es extraño que tras su muerte, en 1944, el doctor De la Puente tuviera muy presente la idea de continuar el legado académico de este connotado intelectual y fuera uno de los principales animadores en la fundación del Instituto Riva-Agüero el 18 de mayo de 1947. Aquel día quedó establecido el primer Consejo Directivo, con Víctor Andrés Belaunde como director y José Agustín de la Puente como secretario general. En esos primeros años, en 1947, el doctor creó el Seminario de Historia, cuna de futuros investigadores, y colaboró en diversas publicaciones.

Su legado continúa vigente de tres maneras: está presente en sus estudiantes de diversas generaciones, en sus valiosas publicaciones y en su notable labor en el Instituto Riva-Agüero

Cuando en 1966 fallece Víctor Andrés Belaunde, el doctor De la Puente asumió, por primera vez, la dirección del IRA, cargo que ocupó hasta 1981. Durante esos quince años, el IRA amplió sus actividades y su aporte a la difusión de la cultura en el país. Ello quedó demostrado en 1971, con la participación en la Comisión del Sesquicentenario de la Independencia Nacional, convocada y formada por el gobierno del General Juan Velasco Alvarado. Para aquella ocasión, el doctor fue elegido miembro de dicha comisión, en representación del IRA, y fue designado jefe del comité de documentos.

También fueron años de consolidación del Instituto, pues se crearon nuevas unidades académicas. A la Biblioteca del IRA, inaugurada en 1947, se sumaron el Museo de Arqueología, creado en 1971 y dirigido por Josefina Ramos de Cox; el Archivo Histórico, abierto al público en 1975 y conducido por César Gutiérrez Muñoz; y, finalmente, el Museo de Arte Popular, inaugurado en 1979 con la dirección de Luis Repetto Málaga. Por ello, fue durante la primera gestión del doctor De la Puente Candamo cuando el Instituto adquirió buena parte de su fisonomía actual, y brindó diversos servicios a investigadores y estudiantes.

Fue durante la primera gestión del doctor De la Puente Candamo cuando el Instituto adquirió buena parte de su fisonomía actual

Durante los años ochenta, el doctor siguió vinculado al IRA a través de las actividades del Seminario de Historia y volvió a la Dirección desde 1991 hasta 1998. En esta segunda gestión, el Instituto recuperó su presencia en el ámbito cultural, lo que se había visto perjudicado por el deterioro del centro de Lima y el traslado de las principales oficinas de la PUCP al Fundo Pando. Así, se dio el relanzamiento de la producción académica de los seminarios y miembros investigadores, a través del incremento de publicaciones, la firma de convenios con otras instituciones y el apoyo mediante becas de investigación.

Hoy, que lamentamos y expresamos nuestro pesar por la partida del doctor De la Puente, debemos también afirmar que su legado continúa vigente de tres maneras: está presente en sus estudiantes de diversas generaciones, los cuales recibieron sabias lecciones que les han servido en su vida personal y profesional; en sus valiosas publicaciones, que nos ayudan a comprender la esencia y formación de nuestra sociedad; y en su notable labor en el Instituto Riva-Agüero, lugar que él vio nacer y al que le dedicó varias décadas para convertirlo en un espacio fundamental en el cultivo de las humanidades al interior de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.