Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Entrevista

“Es falso el prejuicio que dice que las personas mayores no pueden usar aplicativos móviles”

Xavier Ferré, profesor de Informática de la Universidad Politécnica de Madrid, se encuentra participando en un proyecto que busca dar soporte a las personas adultas mayores a través de la tecnología para lograr un envejecimiento saludable. El experto conversó con nosotros sobre la importancia de la usabilidad para la población.

  • Xavier Ferré
    Profesor de Informática de la Universidad Politécnica de Madrid, España
  • Texto:
    Andrea Burga Villanueva
  • Fotografía:
    Héctor Jara

¿Cuál es el aporte de la usabilidad en la vida de las personas mayores?

La usabilidad es el grado en que un sistema permite a usuarios concretos realizar una serie de tareas o alcanzar ciertas metas con eficiencia, efectividad y satisfacción. Es una definición funcional pensada en los sistemas utilizados hace treinta años, que usaban la informática en entornos laborales. Actualmente, la usabilidad cumple un papel fundamental ahora que la informática es parte de la vida personal y social de las personas a través de las redes sociales. Permite que un gran número de usuarios utilice todos esos servicios con un alto nivel de satisfacción y efectividad. En el caso de las personas mayores, es todavía más importante porque tienen mayor dificultad para aprender cosas nuevas. La idea es que si se tiene que aprender algo en tu aplicativo, que sea una sola vez y ya sirve para toda la interacción.

¿Cuáles son las dificultades que afrontan los ingenieros en el desarrollo de sistemas con un alto nivel de usabilidad?

El reto es conocer a los usuarios, las personas son fuentes de incertidumbre por naturaleza y a los ingenieros, normalmente, no nos gusta lidiar con ella, pero en este caso es sustancial para diseñar sistemas que van a usar las personas y el desafío es utilizarla en el proceso de desarrollo de sistemas de mejor calidad. También tenemos que considerar a la persona en su interacción social, pues hoy los sistemas permiten el uso grupal y colaborativo. Yo siempre les digo a mis alumnos que lo normal es que los usuarios no sepan lo que quieren si les preguntas directamente, entonces, se trata de estudiar cuál es su contexto, qué herramientas utilizan, cómo lo hacen y cómo piensan, para diseñar un sistema que encaje bien con ellos.

¿Cómo fue su experiencia en la elaboración de aplicativos para personas adultas mayores?

Realizamos una investigación en el laboratorio de envejecimiento del Centro de Tecnología Biomédica, de la Universidad Politécnica de Madrid, donde desarrollamos herramientas para la práctica médica que faciliten la monitorización de los pacientes en su casa. Utilizamos censores para medir la fragilidad, un concepto de geriatría que mide la pérdida de la capacidad funcional y que es posible revertir con un programa adecuado. Las variables pueden ser controladas a través de un celular por el médico y, a su vez, las recomendaciones del geriatra llegan a los dispositivos de los pacientes, de 70 u 80 años.

¿Cuáles son los mitos que encontraron sobre el uso de la tecnología en este grupo de personas?

La experiencia nos permitió comprobar que es falso el prejuicio que dice que las personas mayores no pueden usar aplicativos móviles. Lo que hay que hacer es diseñarlos de tal modo que puedan utilizarlos. De hecho, estamos haciendo un estudio cualitativo de cómo usan la tecnología las personas mayores, y vemos que hay un número creciente que tiene teléfonos inteligentes para comunicarse con su familia y, si tienen motivación, hacen un esfuerzo por aprender. También que ese prejuicio lo tienen ellos mismos o sus hijos que les dicen que no toquen el teléfono. Hay mucho por conocer de ese grupo de usuarios y es un mercado que va a ser muy relevante en los próximos 20 años porque la esperanza de vida ha crecido.

¿Qué aspectos se deben tomar en cuenta al diseñar aplicativos para personas mayores?

Una recomendación básica sería dejar de pensar que hay personas que no son capaces de usar un sistema. Asimismo, que sean diseñados lo más simple posible, porque esta población tiene unas características muy extendidas: problemas auditivos y de visión, temblores en las manos, sequedad en la piel y problemas de memoria. Hay que tomar en cuenta estas variables para elaborar las interfaces de usuario. Que no haya muchas opciones para que no se pierdan, tener textos cortos, instrucciones concisas, fuentes de letras grandes, interacción guiada, hacer pruebas con todo tipo de usuarios y seguir estándares de accesibilidad. Hacer los botones grandes para que una persona con temblor en las manos pueda usarlo, tener la posibilidad de conectar un teclado externo para que las personas con sequedad en la piel puedan escribir. Considero que el uso más grande de la tecnología que van a tener las personas mayores hará que cada vez la accesibilidad tenga más relevancia.

El Perfil

Nombre: Xavier Ferré
Nacionalidad: española
Grado académico: doctor por la Universidad Politécnica de Madrid (2005)
Trayectoria: ejerce su actividad docente como profesor contratado en el Departamento de Lenguajes y Sistemas Informáticos e Ingeniería del Software, Escuela Técnica Superior de Ingenieros Informáticos (UPM), de la que ha sido vicedecano de Alumnos (2004-2012) y, desde 2016, es subdirector de Internacionalización.

¿Para qué nos visitó?

Conferencia internacional[:en]Evento: Diseño de aplicativos móviles para personas mayores
Organizadores: Maestría en Informática de nuestra Escuela de Posgrado

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.