Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página

"En Lima hay un exceso de buses, probablemente más del doble de lo necesario"

Antes del 2012, los limeños tendremos medios de transporte para escoger: el Tren Eléctrico, el Metropolitano, y los tradicionales microbuses y combis. Con este panorama vial, cabe la pregunta de cómo se irán reacomodando las piezas que integran nuestro parque automotor, más viejo y menos poblado que el de Santiago de Chile. Óscar Figueroa, especialista en las tranformaciones urbanas de ambas metrópolis, nos da la respuesta.     

  • Óscar Figueroa
    Economista e investigador del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

¿Cuáles son sus primeras impresiones sobre el transporte urbano en Lima?

El transporte público en Lima está poniendo en evidencia cambios de gran importancia. La incorporación del Metropolitano representa una situación cualitativamente superior a lo que uno ha conocido tradicionalmente en la ciudad. A eso debe agregarse la evidencia física de un desarrollo del Tren Eléctrico que parece pronto a inaugurarse. Esto muestra cambios profundos y positivos en el transporte de la ciudad. Sin embargo, desde el punto de vista de la circulación y del uso del automóvil, no se aprecian cambios en la actualidad.

Muy pronto Lima tendrá el Metropolitano, el Tren Eléctrico, los micros y las combis. ¿Llegarán los dos últimos a desaparecer progresivamente?

Los buses nunca desaparecerán porque son la garantía de una cobertura fina y a las escalas más adecuadas para los viajeros. Se trata de mejorar su calidad y sus prestaciones, pero ningún modo alternativo de transporte los hará desaparecer, sino solamente reemplazarlos donde se requiere mayor capacidad o complementarlos para mejorar su rendimiento.
¿Qué diferencias encuentra entre nuestro parque automotor y el chileno?

Lima tiene menos automóviles que Santiago, y en general, un parque más viejo. Con los buses sucede algo similar: los santiaguinos son más modernos y más grandes, excepto para el Metropolitano. Sin embargo, la congestión es similar en ambas ciudades y probablemente más grave en Lima. En Santiago se han realizado diversas reformas organizativas y tecnológicas del transporte público, algunas con más éxito que otras, pero entre las que han contribuido a mejorar los flujos se encuentra la gran extensión del metro (más de 100 kilómetros de líneas), la regulación del transporte por buses que permitió reducir drásticamente la flota, y un sistema de gestión de tránsito de alta sofisticación y calidad.

Se debería esperar que los buses antiguos no solo salgan de las rutas en competencia con el Metropolitano, sino que salgan del todo de circulación. En Lima hay un exceso de buses, probablemente más del doble de lo necesario. Con el Metropolitano en marcha, urge reducir la flota de buses y combis en Lima. Ello exige medidas complementarias, vinculadas probablemente al empleo y a otros sectores, lo que hace difícil encontrar una adecuada solución para el retiro.

¿Se ha tomado alguna medida en Santiago para reducir el caos vehicular en horas punta

Hay medidas de gestión de tránsito, particularmente medidas de prioridad para buses en vías estructurales, pero también medidas para la circulación de automóviles, en especial, vías reversibles que cambian de sentido según el destino de los flujos en horas punta: hacia el centro en la mañana y hacia las zonas residenciales en la tarde.
¿Cuál es el factor que cumple la educación en seguridad vial para el futuro de nuestra ciudad? 

La seguridad vial es una herramienta muy necesaria por desarrollar a medida que los flujos crecen y la circulación y los roces se vuelven más amenazantes. Sin embargo, la seguridad vial es una herramienta difícil de manejar, con importantes componentes culturales, que no se asegura simplemente con la replicación de la experiencia de educación de otros lugares.

Es probable que cuando el Metropolitano y el Tren Eléctrico lleguen a una fase de desarrollo maduro, se sienta alguna mejora. Sin embargo, se debería tener en cuenta que las tendencias al aumento de la movilidad y al crecimiento de la motorización van a promover, más bien, la consolidación o permanencia de situaciones inestables y costosas, que, sin representar la antesala a situaciones de desborde o de inmovilidad, probablemente no contribuirán a mejoras sustantivas en el futuro.

Más sobre el especialista

El profesor Óscar Figueroa visitará nuestro campus y participará del Tercer Seminario Binacional Lima-Santiago: las transformaciones urbanas en las metrópolis de Lima y Santiago de Chile, los días 26 y 27 de mayo. Figueroa tendrá a su cargo una exposición sobre proyectos de transporte masivo de buses en Santiago y en Lima, el viernes 27. Para asistir al seminario, solo debes inscribirte sin costo alguno escribiendo a ciac@pucp.edu.pe.

Óscar Figueroa ha publicado distintos títulos sobre transporte y transformacion de metrópolis, entre los que se destacan: La experiencia chilena en la licitación de rutas del transporte urbano colectivo, Las cooperativas de transporte en el Ecuador, Transportes y servicios urbanos en América Latina. Es economista de la Universidad de Chile y doctor en Urbanismo de la Universidad de París. Desde 1989, es profesor investigador del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.