Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página

"El Apra mantiene una historia oficial que hoy es insostenible"

Especialista analiza la historia del Apra, el caudillismo en el partido, la figura de Haya de la Torre, así como el presente y el futuro de esta agrupación.

  • Nelson Manrique

¿Por qué la figura de Alan García es indesligable del Apra hoy en día?
El carácter caudillista del Apra ha sido siempre una de sus virtudes, fortalezas y debilidades. Haya de la Torre fue su único ideólogo porque no hubo la emergencia de otros. Tuvo dirigentes de primer nivel como Luis Alberto Sánchez o el «cachorro» Seoane, personajes de gran calidad intelectual, pero que a lo mucho podían glosar las ideas de un líder que ante las masas adoptó un matiz abiertamente religioso. Ello daba una gran cohesión y mística pero, por otro lado, creaba la vulnerabilidad de cualquier movimiento caudillista que son la ausencia de cuadros alternativos y un grado de autoritarismo inevitable allí donde el poder se concentra en una persona. Eso lo ha heredado y agravado Alan García porque no hay un contrapeso que funcione como tal. ¿Quién contiene a quién, el Apra a Alan García o Alan García al Apra? Yo diría que el Apra es un apéndice de Alan García. La mediocridad de su dirigencia ha propiciado que él controle todo el poder.

Siempre se compara a Mariátegui con Haya de la Torre.

Mariátegui muere en 1930. El Partido Socialista que creó se convirtió en Partido Comunista y un año después lo denigró afirmando que el mariateguismo es tan pernicioso como el anarquismo o el aprismo. Fue olvidado durante veinte años y recuperado en los cincuenta gracias al trabajo de su esposa que inicia la edición de sus primeros libros. Además de la obra más leída por los peruanos, 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana, está la Casa Mariátegui, el Museo, el Instituto de Estudios, cientos de publicaciones hechas por la editorial Amauta, etc. y en contraste nunca tuvo el poder. El Apra cogobernó entre el 45 y el 48, y entre el 56 y el 68. Tuvo el poder entre el 85 y el 90, actualmente lo tiene pero no existe el museo Haya de la Torre, el Instituto o el Museo. No se han recogido sus documentos. El único que ha publicado sus cartas es Luis Alberto Sánchez, quien se detuvo en 1956 pues en adelante solo publicó tres anodinas, lo cual es clave porque Haya estuvo fuera del país. Su correspondencia es crítica, pero no hay análisis sobre ella.

¿La historia del Apra oficial se mantiene oscura hasta la fecha?

El Apra se ha acostumbrado a vivir manteniendo una historia oficial que hoy en día es insostenible. Ello se inició incluso desde el propio Haya, pues sus libros más importantes, El antimperialismo y el Apra y Treinta años de aprismo no fueron publicados por décadas por propio pedido de su autor. Está la lógica de mantenerlo como un ícono encerrado en una urna. Es más citado que leído. Es un personaje crucial del siglo XX, pero ni sus propios seguidores conocen su historia.

¿Qué es lo más criticable del actual Gobierno?
Los problemas de fondo siguen siendo los mismos: corrupción y violación de los derechos humanos. Alan García estaba acusado frente al Poder Judicial por una serie de delitos económicos que incluían los negociados en torno al tren eléctrico, la compra de los Mirage, el manejo de los fondos de las reservas fiscales. Él no se sometió a la justicia, esperó a Europa y esperó que el plazo prescribiese, lo cual no supone declaración de inocencia. Los únicos que fueron a prisión por esto fueron dos funcionarios de segunda fila. Creo que no hay nada que alimente más la corrupción que la impunidad. Ahora están los casos de los petroaudios, el robo de los documentos del Ministerio de Salud…

Está lo ocurrido en el Frontón.

Claro, y ahora tenemos la cuestión de Bagua, donde el Gobierno intenta bloquear sistemáticamente lo que había sido una promesa: constituir una comisión de la verdad. En conclusión, no se han corregido los errores del primer gobierno.

¿Qué destacaría de la actual gestión?

No tenemos un país destrozado. Ha habido un buen manejo macroeconómico, aunque, claro, todo Gobierno va a ser mejor que un Gobierno que te deja una inflación de 2 millones 230 mil, que provoca una depreciación de la moneda de mil millones de veces, que te deja con reservas negativas, que duplica el desempleo y el subempleo existente. Frente a eso los resultados económicos son bastante más satisfactorios. Se ha crecido, pero la relación de lo ganado por los que más tienen y lo ganado por lo que menos tienen es abismal, lo que lógicamente hace más difícil la gobernabilidad o construir un país democrático e inclusivo.

¿Cuál es el futuro del Apra?
Si sigue como está va a terminar convertido en una agencia de empleos. Es decir, si no hay una reacción, un viraje, una promoción de nuevos dirigentes, lo que vamos a tener el mantenimiento de un Apra cortesano y mediocre, más de cuadros que se promueven en función de la lealtad hacia el líder, que aprovechará la ventaja comparativa que está mostrando de habilidad en el manejo del pequeño amarre a nivel del Gobierno. Como lo dijo García: «No puedo hacer presidente al que yo quisiera, pero sí puedo evitar que sea presidente quien no quiero».

Lee también
Carlos Roca: «Los adversarios del Apra tienen una óptica distinta sobre nuestra historia»

Descarga el informe completo de la edición impresa de PuntoEdu 154.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.