Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Opinión

Celebrar la Pascua: pasar de la muerte a la vida

  • Adelaida Sueiro
    Docente del Departamento de Teología

La fuerza de salvación no está específicamente en la cruz -sufrimiento- sino el amor con que Jesús la asumió.

En la liturgia de la Semana Santa, Fiesta de la Pascua, la tradición cristiana hace memoria de la pasión, muerte y resurrección de Jesús el Cristo. Hacer memoria de Jesús hoy es descubrir cómo su muerte interpela la realidad que construimos, donde tantos seres humanos son vulnerados en sus derechos fundamentales, sobre todo los más pobres. Junto a ello, experimentar como alimenta la esperanza y el anhelo de transformar la sociedad en que vivimos.

La Semana Santa no termina el Viernes Santo, pensar así es olvidar el centro de su mensaje. Dios ha resucitado a Jesús, el crucificado. Jesús vive por siempre en Dios y así está vivo en la historia cerca de todas las cosas y de cada ser humano.

Francisco lo recuerda vivamente en su exhortación: “Su resurrección no es algo del pasado, entraña una fuerza de vida que ha penetrado el mundo. Donde parece que todo ha muerto. Por todas partes vuelven a aparecer los brotes de la resurrección. Es una fuerza imparable.” (La alegría del Evangelio n°276)

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.