Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Entrevista

"Si bien llegué tarde al tema del medioambiente, mi libro ha llegado muy temprano"

La semana pasada, el Dr. Altamirano presentó un libro en el que analiza el impacto del cambio climático en las poblaciones más vulnerables, que las obliga a abandonar sus lugares de origen.

  • Teófilo Altamirano
    Docente del Departamento de Ciencias Sociales.
  • Texto:
    Vania Ramos
  • Fotografía:
    Roberto Rojas

Cuando nos referimos al cambio climático, usualmente, se analizan los efectos en las condiciones atmosféricas. Por otro lado, cuando pensamos en las causas de las migraciones, pensamos en la falta de oportunidades laborales o en la violencia política. Durante los últimos cinco años, el Dr. Teófilo Altamirano investigó la relación que existe entre el cambio climático y la migración de poblaciones que se ven afectadas por el mismo. El libro Refugiados ambientales: cambio climático y migración forzada muestra sus resultados.

¿Cómo se relaciona el cambio climático con la migración?

Cuando se habla de cambio climático, no se visibiliza el proceso de migración que experimentan muchas poblaciones que sufren este fenómeno. ¿Qué hacer con esa gente que sale de su lugar de origen? ¿Dónde están? ¿Cuáles son las políticas que tienen los Estados para protegerlas? Ni siquiera las Naciones Unidas, dentro de su legislación, las consideran. No existe una política para los refugiados ambientales o climáticos.

¿Quiénes son estos migrantes medioambientales?

La definición de qué es migración climática aún no está bien establecida. Yo los llamo migrantes forzosos, involuntarios o compulsivos. Son personas que tienen que salir de su lugar de origen por temas como la subida del mar, la calidad y cantidad del agua, la inseguridad alimentaria, la aparición de enfermedades debido al aumento de temperatura o por los conflictos socioambientales que experimentan por la falta de acceso a recursos. Cuando les preguntábamos “¿por qué migran?”, algunos respondían: “porque no tengo agua”, “porque mis bofedales se han secado”, etc.

¿Cómo debe abordar este tema el Estado?

El Perú no tiene una legislación sobre el tema, no sabemos cuántos migrantes climáticos hay. La Autoridad Nacional del Agua, el  Ministerio del Ambiente y otras organizaciones de riego son instituciones que, de alguna manera, hacen un monitoreo, pero están un poco desarticuladas. No hay un registro sobre los lugares en donde hay señales de que podría darse la migración ambiental. No tenemos una estadística, registros de cuáles son las partes más vulnerables al impacto (geográfico y social) del cambio climático, ni un plan de contingencia. En mi libro, señalo que en unos 15 o 20 años vamos a tener migrantes ambientales clarísimos en Lima, que se van a sumar a los que vienen por otras causas.

¿Qué lo llevó a vincular la migración con el cambio climático?

Dediqué mi vida a estudiar las migraciones internacionales y las internas, es la primera vez que investigo este fenómeno a raíz del cambio climático. Estuve en la Universidad de Texas (EE.UU.) dando seminarios sobre cambio climático y migraciones forzadas, y también en la Universidad de Winnipeg (Canadá). El huracán Sandy ocurrió justo cuando dictaba mis clases en Texas, en el 2012; también el huracán Katrina, que fue un campanazo a los americanos, en el 2005.

Todas esas experiencias me han permitido hacer este libro. Si bien llegué tarde al tema del medioambiente, mi libro ha llegado muy temprano porque es el primero que nos tira la pelota. Para eso son los libros y los estudios que hacemos, para que el Estado los tome, los analice, los investigue y haga algo para las generaciones que vienen.

El Perfil

Nombre: Teófilo Altamirano

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.