Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Sedes PUCP

105 PUCP: Cecilia Gaita transformó la enseñanza de las matemáticas

La doctora en Didáctica de las Matemáticas se preguntó desde joven cómo podía hacer que más alumnos dejen de temer ese curso y empiecen a entenderlo. Más de veinte años después, ha repotenciado la Maestría en Enseñanza de las Matemáticas y es una de las maestras más reconocidas en la PUCP.

  • Texto :
    Vanessa Romo

Cecilia Gaita siempre tuvo claro a lo que quería dedicar su vida. Cuando tenía cinco años, llenaba las paredes con tiza con clases que impartía a sus pequeñas alumnas de turno, sus hermanas menores. Cuando entró al colegio, empezó a asistir a su maestra para apoyar a los niños que aún les costaba leer. A la típica pregunta de qué quería ser cuando sea grande, Gaita nunca cambió su respuesta: ser profesora.

Ni siquiera la cambió cuando entró a la Universidad. Sin embargo, sus padres le dijeron que busque estudiar algo que luego pueda enseñar. Impulsada por la experiencia familiar de las ciencias e ingeniería, Gaita escogió las matemáticas. Sin embargo, en su mente no desaparecía la idea de educar.

Desde que Cecilia Gaita era una estudiante universitaria tenía el interés por la enseñanza.
Cecilia siempre ha estado vinculada a la investigación en la PUCP.
La pandemia trajo como reto mantener la calidad de la enseñanza de forma remota. Cecilia Gaita entregó lo mejor de su esfuerzo para sus estudiantes.

“No fue fácil optar por este camino”, confiesa la docente. La mayoría de sus profesores le recomendaban que haga una especialidad en el extranjero para que siga el camino de la matemática pura. “Pero lo que yo quería era enseñar. Quería entender cómo alguien en su mente hace esas conexiones para poder entender mejor los conceptos matemáticos. Así que nos les hice mucho caso”, dice sonriendo.

En medio de esa determinación, encontró al profesor César Carranza. “Él tenía dos propósitos: formar buenos matemáticos y buenos profesores de matemáticas. Siempre daba cursos y talleres y a los que estudiábamos con él nos invitaba a enseñar”, recuerda Gaita. La preocupación de aconsejar a profesores de colegios estatales le hizo ver que no solo se trataba de enseñar matemáticas, sino el impacto expansivo que esto podría tener en más personas. Y fue así que comenzó una trayectoria que ha marcado la historia de la didáctica de las ciencias en el país.

“Nuestro aporte principal ha sido demostrar que no solo hay un camino para hacer matemática pura o aplicada, sino que también podemos una mirada de formación, que es muy importante para la sociedad”.

Mejores profesores, mejores alumnos

La doctora Cecilia Gaita parte de una premisa lógica: nadie es malo en matemáticas, sino que le faltaron oportunidades de entenderla. “Eso se logra con profesores que no conviertan a este curso en una pesadilla”, comenta. El cambio de paradigma es evidente. La primera vez que tuvo que enseñar matemáticas a alumnos que no eran de ciencias, muchos le confesaron al final del curso que al inicio pensaron que fallarían. “Pero llegaban a preguntarme si había otro curso similar que podían tomar. Eso para mí fue la satisfacción más grande, porque le habían encontrado un sentido a esta materia, vieron su utilidad”, agrega Gaita.

Para ella, de eso se trata la didáctica de las matemáticas: entender mejor las cosas y luego proponer formas de comunicar eso difícil en algo más digerible. Esta mirada la ha llevado a estar entre los diez mejores profesores según encuestas a los alumnos. “Hay que preguntarnos constantemente lo que podemos hacer para que los estudiantes aprendan mejor y cómo lograr que haya más interés en la ciencia”, dice Gaita. Esa pregunta es la columna vertebral de la Maestría en Enseñanza de las Matemáticas que dirige en la PUCP.

Su acercamiento a ese tipo de educación es pionero en el Perú. “Ya tenemos más de 200 egresados que están en distintos colegios y universidades del Perú, e incluso en entidades que toman decisiones sobre la educación básica”, detalla la maestra. Gaita es consciente que cambiar la metodología en los colegios es un largo trayecto por recorrer. “Queremos demostrar que dedicarse a las matemáticas no solo se restringe a una persona en su oficina haciendo cálculos o descubriendo un teorema. También puede estar en las aulas, impactando a más alumnos”, señala.

La diferencia que hace la PUCP

Sí, la PUCP le dio a Cecilia Gaita grandes oportunidades académicas, le permitió una visibilidad mayor para desarrollar proyectos internacionales por el gran prestigio investigador que lleva consigo. Pero lo que más resalta de la PUCP es su intrínseca trascendencia social. “Ser parte de la PUCP significa excelencia, pero también aportar a la sociedad. No solo sirve para ser mejor tú, como ser humano, sino para impactar. Estamos comprometidos con la sociedad”, dice Gaita.

Su siguiente sueño es lograr abrir el Doctorado en Didáctica de las Ciencias Experimentales y las Matemáticas, para que más especialidades científicas sigan el mismo camino. “Sería un programa interdisciplinario y el primero en el país”, agrega. Mientras tanto, sigue escribiendo en las paredes, ahora con pizarras, el destino que siempre se trazó.

Ficha personal

Nombre: Rosa Cecilia Gaita Iparraguirre

Estudios: bachiller en Ciencias con mención en Matemática (PUCP). Magíster en Matemática (PUCP). Doctora en Didáctica de las Ciencias Sociales, Experimentales y Matemáticas (Universidad de Valladolid, España) 

Trayectoria: especialista en didáctica de las matemáticas. Interesada en el desarrollo de la didáctica e historia de la matemática, así como en el análisis curricular y en la formación de profesores de matemáticas. Directora de la Maestría en Enseñanza de las Matemáticas y responsables del plan de estudios de los cursos relacionados con la investigación en el campo de la didáctica de las matemáticas en distintas facultades de la PUCP.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.