Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Orgullo PUCP

Daniel Menacho avanza con paso firme en el mundo de la ingeniería mecatrónica

El estudiante PUCP realizó un intercambio en Alemania para seguir investigando la robótica con fines educativos. Gracias a Beca 18, este joven de Tingo María está cerca de titularse como ingeniero y estudiar un posgrado.

  • Texto:
    Daggiana Gómez Roncal
  • Fotos:
    Archivo personal

Tiene solo 23 años y ha hecho realidad muchos sueños: está por titularse como ingeniero mecatrónico en la PUCP, viene trabajando de la mano de grandes profesionales en investigación, es jefe de práctica de los cursos Fundamentos de Física y Cálculo 3, y acaba de regresar de Alemania, donde realizó un intercambio para cursar materias de posgrado en su especialidad. Todo esto fue posible, afirma, gracias al apoyo que obtuvo de Beca18 y sus maestros.

“Pronabec me apoyó desde que ingresé, con apoyo económico externo y con el pago de pensiones. Para mí, ha sido un gran alivio porque yo deseaba estudiar en la PUCP”, cuenta. Pero su familia no contaba con los medios para pagarlo. “Gracias al apoyo del Estado logré lo que quería. Me siento muy feliz de estar cerca de culminar mi carrera”, dice con gratitud.

Daniel Menacho Ordoñez, estudiante de la Especialidad de Ingeniería Mecatrónica, terminó en el Colegio Mayor Secundario Presidente del Perú. Culminó la secundaria e ingresó a la PUCP y a la UNI. Fue en ese momento cuando se enteró de las oportunidades que le brindaba el Programa Nacional de Becas y Crédito Educativo (Pronabec). Regresó a su natal Tingo María, en Huánuco, para rendir el examen y postular a través de Beca18 Huallaga.

“Logré ingresar a Ingeniería Industrial. Estudiando me di cuenta de que quería ver cosas que estén en constante cambio y eso me llevó a elegir Mecatrónica. Aprendí que no basta con ingresar a la universidad, sino hay que mantenerse y hacerlo bien. Es cuestión de mucho esfuerzo”, concluye.

Daniel viajó a Múnich y cumplió su sueño de tomarse la misma fotografía que años atrás su padre se sacó.

Además de tener talento y ser un joven perseverante, a Daniel lo caracteriza la sencillez y la empatía. Él nos confesó que tiene claro que todos sus objetivos apuntan a un sueño aún más grande: regresar a Tingo María para devolver las oportunidades que tuvo. “El sueño final es dictar clases. Hacer mi vida allá y ser docente, llevar a mi gente esa oportunidad que yo recibí. Demostrarles que el sueño no está tan lejano”, manifiesta.

Una familia inspiradora

Daniel reconoce que su mayor fuente de inspiración han sido siempre sus padres: una pareja de docentes de la Universidad Nacional Agraria de la Selva en Tingo María. “He crecido en el laboratorio de mamá, viéndola dictar clases de los últimos ciclos de Ingeniería en Industrias Alimentarias. Con ella aprendí que la educación cambia vidas”, cuenta el futuro ingeniero. Él recuerda que había chicos que llegaban a vivir a su casa, que no tenían recursos para costearse un lugar para dormir. “Ahora ellos están muy agradecidos con mi mamá porque son ingenieros”, cuenta con orgullo.

El sueño final es regresar a Tingo María a dictar clases. Hacer mi vida allá, ser docente y llevar a mi gente esa oportunidad que yo recibí”.

Daniel Menacho Ordoñez
Estudiante de Ingeniería Mecatrónica PUCP

Su padre, ingeniero en zootecnia, también enseña en dicha institución. Ilusionado nos contó que cuando decidió hacer un intercambio escogió Alemania para demostrar una vez más que todo se puede en esta vida y sacarse la misma fotografía que se tomó su papá, en Múnich, cuando viajó a Alemania tras ganarse una beca para presentar un trabajo en el extranjero.

“Cada vez que veía sus fotos, le decía a mi papá que algún día se podría y no pensé que iba a ser tan pronto. Pude llevar cursos de maestría en Computer Science y Automatización. Hice el intercambio de septiembre del 2021 a marzo del 2022 en la la Universität Duisburg Essen. Mi plan era conocer cómo se trabaja en otros países”, precisa.

Los próximos pasos

A lo largo su vida universitaria, este joven tingalés ha estado activo. Formó un grupo de amigos en la facultad, con quienes trabajó diversos proyectos. “Comenzamos con un vehículo autónomo que hicimos para un concurso internacional. Era más para competencia y desarrollo”, reconoció. En Alemania, Daniel también pudo trabajar con el Dr. Francisco Geu, un egresado de la PUCP. Trabajó mano a mano con él en el Laboratorio de Mecánica y Robótica de la Universität Duisburg Essen como asistente en el desarrollo de un modelo biomecánico de un caballo, describiendo uniones de los movimientos del cuerpo animal.

Desde sus estudios universitarios, el joven tingalés se dedicó a la investigación.
Daniel es el mayor de dos hermanos. Sus padres son su modelo a seguir.
En facultad, Menacho hizo grandes amigos y realizó con ellos proyectos de robótica con fines educativos.
Durante su intercambio en Alemania, trabajó cuatro meses en el Laboratorio de Mecánica y Robótica de la Universität Duisburg Essen.
Su sueño es ser docente. Fue mentor en el proyecto Cansat del Grupo de Robótica PUCP.

Ya en Perú, Daniel trabajó junto a uno de los que considera sus mentores, el docente Diego Arce. Actualmente, es su asistente de investigación en un proyecto de fotogrametría submarina que realiza tras ganar un concurso del Fondo Nacional de Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación Tecnológica (Fondecyt). Gracias a este proyecto, logró publicar uno de los tres papers que ha preparado hasta el momento y que le servirán para postular a un posgrado.

Es ese el siguiente paso y durante su intercambio en Alemania pudo descubrir computer science, especialidad a la que piensa dedicar su carrera. Daniel confiesa que está buscando una maestría con una beca completa y no descarta regresar a Alemania.

“Me inclino por computer science o visión por computadora. Me interesa el campo de la navegación autónoma, que permite a un vehículo diferenciar si va por la tierra o el pasto, determinando su desplazamiento”, expresa con anhelo.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.