Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Egresados que inspiran

“El éxito es la capacidad de servir a otros y contribuir al desarrollo de sus capacidades”

La curiosidad es el motor que impulsó siempre a Juan Carlos Valer. Estudió Química en la PUCP, entrenó com piloto, ha pasado por la NASA y hoy tiene una destacada trayectoria en la multinacional Rolls Royce. Hombre de ciencia y diácono católico, aquí hablamos sobre la complementariedad entre ciencia y fe, y nos cuenta cómo «construye un poquito de cielo aquí en la Tierra».

  • Entrevista:
    Fiorella Palmieri

El cielo es el límite para Juan Carlos Valer, ingeniero aeroespacial con una notable trayectoria como líder en la multinacional Rolls Royce, donde se desempeña desde hace 14 años. Desde muy joven, nuestro egresado de Química empezó a labrar una carrera brillante que lo llevó a realizar prácticas en la NASA. Posteriormente, se entrenó como piloto en Lima, y realizó sus posgrados en dos importantes universidades de EE.UU. y el Reino Unido, donde reside actualmente. En paralelo a sus logros académicos y profesionales, fue ordenado como diácono católico y actualmente es capellán del Aeropuerto de East Midlands. En esta entrevista, comparte algunas experiencias sobre el rol de la ética, y cómo la ciencia y la fe se complementan en su profesión. 

Te graduaste de la PUCP como químico, después estudiaste para ser piloto de avión e incluso hiciste prácticas en una aerolínea. Después, estudiaste un máster y un doctorado en Ingeniería Aeroespacial. ¿Por qué decidiste estudiar química y qué te llevó luego a la aviación?

Mi carrera es como un rompecabezas con diversas piezas que encajan entre sí. Desde niño me gustaba la ciencia: solía jugar con sustancias químicas, mezclar cosas y ver qué pasaba, lo cual puede ser peligroso (risas), pero es hermoso. Por eso, decidí estudiar química en el pregrado. Además, crecí rodeado de aviones porque mi mamá trabajaba en una aerolínea. Uno de mis hobbies era observar los astros e incluso de adolescente he dado conferencias en el Planetario de Lima.  

Mi labor como ingeniero aeroespacial y como diácono me permiten construir un poquito de cielo aquí en la Tierra”.

¿Tenías planeado ejercer la química? 

Ser químico fue un primer paso en el desarrollo de mi carrera, construida con conocimientos de diversas disciplinas. Mientras estudiaba en la PUCP, tuve la oportunidad de realizar prácticas de verano en el Laboratorio de Meteoritos de la NASA, una experiencia muy interesante donde me entrenaron en el estudio de piedras lunares y meteoritos. A mi retorno, dicté algunos talleres sobre temas espaciales y también fui jefe de prácticas. 

Mientras estudiaba Química en la PUCP, Juan Carlos Valer realizó prácticas de verano en el Laboratorio de Meteoritos de la NASA.

¿Cómo fue tu experiencia como estudiante en la PUCP? 

Estudiar Química en la PUCP fue una experiencia de primer nivel, por la calidad de los laboratorios y de los docentes. Se necesitan buenos equipos e interactuar con profesores con experiencia internacional que sepan guiarte en el aprendizaje. No es posible pasar por Estudios Generales Ciencias o por la Sección de Química a media máquina: requiere muchísimo esfuerzo. Considero que fui un buen alumno y también disfruté mi etapa universitaria. La PUCP no es una máquina de grados académicos. La PUCP es el mejor lugar si buscas aprender a aprender, ser un profesional calificado, ser una persona con madurez y tener amistades para toda la vida.

La PUCP es el mejor lugar si buscas aprender a aprender, ser un profesional calificado, ser una persona con madurez y tener amistades para toda la vida”.

¿Algún tip que nos puedas dar de tu etapa como estudiante?

Siempre tuve en la mira realizar posgrados en el extranjero. Entonces, si tenía la opción de estudiar lo mismo en castellano o en inglés, escogía el libro en inglés. Con el tiempo, rendí exámenes internacionales y obtuve una beca para estudiar en el Instituto Espacial de la Universidad de Tennessee (EE.UU.). 

Hace casi 15 años trabajas en Rolls Royce y dedicas una tercera parte de tu tiempo a entrenar a ingenieros de diversos países. ¿Cuáles son las responsabilidades principales de esta labor?

En la aviación se requieren profesionales responsables con el uso de la tecnología y altos estándares éticos. Cuando enseño a nuestros ingenieros, además de que conozcan temas técnicos, de matemática y estadística, la dimensión ética es fundamental para la resolución de problemas. Lo más complejo es lograr que las personas no distorsionen la información cuando encuentran algo que no está bien, porque revelarla implica admitir los propios errores. Los miembros de la Royal Aeronautical Society tenemos que firmar un compromiso de ética profesional. Como parte del jurado que entrevista a los ingenieros que van a ser colegiados por esta organización, tengo que hacer preguntas que pongan a prueba su capacidad para tomar decisiones. Sé detectar cuándo un ingeniero no tiene una sólida base ética. Un buen profesional de la ingeniería camina con dos piernas: los conocimientos técnicos y la ética. No se llega a ningún sitio sin las dos.

¿Qué cualidades observas en un profesional durante una entrevista de empleo?

Además de la ética, observo aspectos como la madurez personal, una fuerte capacidad técnica y la capacidad de trabajar en equipo. Es complejo encontrar todas estas cualidades porque los profesionales poseen algunas en mayor medida que otras.  Cuando alguien egresa de la universidad, su cabeza está llena de datos y números, pero necesita adquirir la experiencia y la madurez necesaria para un cargo. Por eso, muchas empresas ofrecen programas para recién graduados que les brindan la oportunidad de conocer el trabajo en muchas áreas durante sus primeros años profesionales. 

Mi compromiso se expresa a través de la formación de cientos de personas capaces de resolver problemas muy complejos, de manera ética y responsable”.

¿Cómo fue tu propia inserción al mercado laboral internacional al concluir tu doctorado en la Universidad de Southampton? En ese momento, te desempeñabas como asistente de investigación para tu universidad. ¿Qué te motivó a buscar oportunidades en el sector empresarial, específicamente, en Rolls Royce PLC?

La competencia es muy fuerte. En mi caso, postulé a muchas convocatorias antes de encontrar empleo. Buscaba trabajar en una empresa que, además de investigar, desarrollara productos. Si bien las universidades desarrollan nuevas tecnologías, una empresa las construye y las vende. Ahora tengo la oportunidad de participar en todo el ciclo del proceso de producción: desde la investigación, el diseño, la manufactura y la venta. En Rolls Royce PLC, he trabajado principalmente en el control de la calidad de los procesos de ensamblaje: cómo llegaban las piezas y se armaban los motores de aviación. Es una satisfacción haber formado parte de esta cadena de producción en contacto con clientes como Boeing o Airbus. Mi rol actual es ser la autoridad técnica mundial para la empresa en procesos de mejora continua, como Lean y Six Sigma.

La vocación de servicio llevó a Juan Carlos a ser diácono (aquí, el día de su ordenación) y alcanza también su trayectoria profesional: "mi compromiso se expresa a través de la formación de cientos de personas a nivel mundial".

Tú eres científico y, en paralelo, eres diácono de la Iglesia católica.  ¿De qué manera tu fe se expresa o es importante en tu profesión?

Mi vocación religiosa me permite ver a las personas con las que trabajo de manera distinta, como hermanos y hermanas. A Dios no se le puede estudiar de la misma manera en que a un planeta o a una fuerza de la naturaleza. Pero la ciencia me permite conocer cómo Dios ha creado su obra. Entonces, estudiar el universo, las leyes de la física, la química de las cosas y la humanidad es una forma directa de conocer a Dios. 

Además de tu trabajo, ejerces tu vocación religiosa como capellán del Aeropuerto de East Midlands, en Reino Unido, donde compartes el espacio por turnos con pastores de otras confesiones. ¿Cómo es tu trabajo allí?

Vivo a 20 minutos del Aeropuerto de East Midlands y estoy en la capellanía los fines de semana. La gente en los aeropuertos no solo se va de vacaciones, a veces viaja porque tiene que ir a un funeral, porque se acaba de divorciar, o atender una emergencia de salud o de trabajo. En Reino Unido, la gente pertenece a muchas religiones. Entonces, no solo me toca apoyar a los católicos, sino a personas de cualquier confesión en la medida de mis posibilidades. Esta misión también es interesante porque comparto la capellanía con pastores bautistas, evangélicos o pentecostales. Aunque hay diferencias, veo esa llama divina en sus corazones y eso es siempre muy reconfortante.

Estudiar el universo, las leyes de la física, la química de las cosas y la humanidad es una forma directa de conocer a Dios”.

En la PUCP tenemos este compromiso social en la formación y el quehacer universitario y en la actualidad el lema es “Eres grande cuando haces algo grande por los demás”.  ¿De qué manera tú vives ese compromiso social en tu vida personal y en tu profesión? 

Mi labor como ingeniero aeroespacial y como diácono me permiten, al menos metafóricamente, construir un poquito de cielo aquí en la Tierra (risas). Pero, sin duda, mi compromiso se expresa a través de la formación de cientos de personas a nivel mundial capaces de resolver problemas muy complejos, de manera ética y responsable. He entrenado y acreditado a cinturones, verde, negro, y máster entre otros grados de la certificación Lean Six Sigma, de países como China, Singapur, España, Alemania, Estados Unidos y el Reino Unido. Ha sido muy satisfactorio haber participado en el crecimiento de tantos profesionales. 

¿Qué representa el éxito para ti?

El éxito es la capacidad de servir a otros, y contribuir al desarrollo de sus capacidades y habilidades. Ser cristiano y católico me da esta visión del éxito.

Ficha personal

Nombre: Juan Carlos Valer Cadenas

Estudios: doctor en Ingeniería Aeroespacial por la Universidad de Southampton (Reino Unido), máster en Ingeniería Aeroespacial y en Vuelos de Prueba Experimentales por el Instituto Espacial de la Universidad de Tennessee (EE.UU.). Bachiller en Química por la PUCP. Formación como piloto en el Aeroclub de Collique, antigua sede de la Escuela de Aviación Civil del Perú. Especialista certificado Lean Six Sigma en grado Master Black Belt

Trayectoria: se desempeña como Senior Master Black Belt en Rolls Royce (Reino Unido), compañía dedicada a la fabricación de motores para la aviación donde ha desarrollado una carrera desde el año 2007. Su trabajo ha estado vinculado con el control de la calidad de la fabricación de motores y ensamblaje de motores para los aviones Airbus y Boeing, y el entrenamiento a ingenieros en sedes internacionales de la empresa. Es miembro distinguido (Fellow) de la Royal Aeronautical Society. Durante sus estudios en la PUCP, realizó prácticas en el Laboratorio de Meteoritos de la NASA. Es diácono de la Iglesia católica y ejerce su vocación religiosa como capellán del Aeropuerto de East Midlands. Está casado hace más de una década.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.