Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Noticia

Se construirá biblioteca y aulario para Ciencias, Ingeniería y Arquitectura

El 26 de junio se inicia la construcción del complejo de aulas y biblioteca para Ciencias, Ingeniería y Arquitectura. Este moderno proyecto, que combina ambientes de estudio y encuentro, redefinirá el concepto de infraestructura educativa del campus. Presten atención a los cierres de vías de circulación.

Un nuevo concepto en infraestructura educativa comienza este mes en nuestro campus con la construcción del complejo de biblioteca (en la imagen principal) y aulario, que se ubicará en los alrededores del pabellón de la Facultad de Ciencias e Ingeniería. Estos edificios, además de proporcionar espacios académicos más modernos para la comunidad universitaria y ampliar el número de estacionamientos, incluirán ambientes para compartir e interactuar con los estudiantes o docentes fuera de clases, adoptando una idea similar a la del Tinkuy.

“Dentro de los proyectos de construcción de infraestructura que se van a realizar en la Universidad en los próximos dos años, el aulario y la biblioteca para Ciencias, Ingeniería y Arquitectura es, probablemente, uno de los más grandes y de los que va a generar un cambio muy fuerte en el entorno, porque se pretende rediseñar esa zona del campus para brindar servicios mucho más modernos, con el uso intensivo de tecnología que permita innovaciones en las estrategias de aprendizaje”, detalla el Dr. Carlos Fosca, vicerrector administrativo.

Edificios híbridos. Los arquitectos y docentes del Departamento de Arquitectura, Rodolfo Cortegana y Patricia Llosa, conforman la dupla que ganó, en el 2011, el concurso para el diseño de ambos edificios (aulario y biblioteca). Cortegana cuenta que esta infraestructura cambia la manera de concebir este tipo de construcciones académicas, pues no solo tiene la característica tradicional de contar con ambientes para clases o para lectura, sino que también tendrá espacios para que los alumnos tengan una interacción más relajada.

“En el aulario, cada piso va a tener espacios de encuentro con mesas, sillas y sillones. Antes de entrar o al salir de clases, puedes sentarte, conversar, tomar un café, reunirte y trabajar en equipo. Los ambientes van a tener monitores LCD que serán muy útiles, dada la tendencia a implementar un canal interno de TV. Pero, además, el aulario va a tener, en el último piso, una gran terraza orientada hacia el espacio público, desde la cual se podrá ver no solo el camino prehispánico, que se va a restaurar, sino también tener una vista panorámica de la ciudad”, detalla el arquitecto.

Vida al espacio público. La innovación no solo se dará a nivel de la obra de infraestructura. Otro de los atributos que resalta Cortegana sobre este proyecto es que cambiará la cara de la parte sur del campus, que quizá se percibe como un área alejada de la Universidad y donde el camino prehispánico es un apéndice que no está integrado a la vida universitaria. “Hay mucha gente que estudia en Arte y nunca ha ido al camino prehispánico. Una de las cosas que logra el proyecto en su conjunto es poner en valor este camino, a través de la creación de un espacio público integrado con pavimento, mobiliario e iluminación generados por los dos nuevos edificios. La vía principal (tontódromo), que actualmente termina en el edificio B, posteriormente conducirá al camino prehispánico”, acota.

Inicio de obras. El 26 de junio se inician los trabajos de construcción que harán realidad estos nuevos espacios. Primero, se cercará el área donde se construirá el aulario (la zona de la nueva biblioteca se cercará desde setiembre) y, debido a esto, una parte de la vía de circulación de autos que colinda con el edificio del Ceprepuc y los pabellones A y B de Ciencias e Ingeniería permanecerá cerrada. Deben tener en cuenta que el cierre de esta vía impedirá que los vehículos rodeen el campus; por ello, las personas que ingresen con auto por las entradas de la Av. Universitaria o la Av. Riva Agüero deben utilizar como salida la misma puerta (dar clic en el mapa para ampliar). Asimismo, los que circulen por las inmediaciones de la obra de forma peatonal deben seguir las rutas trazadas en el mapa.

El Dr. Fosca asegura que se están tomando todas las medidas necesarias para reducir los impactos de la obra, sobre todo para la comunidad universitaria que se concentra en los pabellones A y B. “El complejo, al tener una proximidad a otros centros que van a seguir operando, obviamente generará algunas molestias temporales; por ello, estamos minimizando todos los impactos acústicos, de polvo, entre otros, a los centros aledaños. Queremos preparar a la comunidad para que sean conscientes del sacrificio que hay que hacer para poder tener estas obras terminadas lo antes posible. Se trabajará las veinticuatro horas para que el avance sea rápido y el impacto, menor”, señala Fosca.

El vicerrector administrativo hace un llamado a la comunidad universitaria para que con su comprensión y colaboración se ponga en marcha esta obra de infraestructura que permitirá tener ambientes modernos y un nuevo espacio público dentro del campus, de forma que los trabajos estén finalizados a mitad del año que viene y puedan ser utilizados en el ciclo el 2014-II.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.