Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Noticia

Rossana Díaz Costa dirige la película Un mundo para Julius

Cinco semanas de grabaciones y varios meses de tratamiento y preparación de guion fue el tiempo necesario para que nuestra egresada y cineasta Rossana Díaz Costa plasme, en un proyecto cinematográfico, la emblemática novela de Alfredo Bryce Echenique, Un mundo para Julius.

  • Texto:
    Julio Huamán
  • Fotografía:
    Héctor Jara

En muchas ocasiones, los libros han retratado lo bello y lo feo de la sociedad peruana a través de sus historias; pero muy pocas veces lo han hecho desde la visión y la inocencia de un niño. Ese es el caso de Un mundo para Julius, la primera y más emblemática obra del escritor Alfredo Bryce Echenique, uno de los escritores peruanos más importantes.

Al ser una novela de casi 550 páginas y con una historia compleja, además de rica en detalles, ha sido siempre complicado plasmarla en la pantalla grande. Diversas propuestas fueron presentadas a la agencia literaria Carmen Balcells, propietaria de los derechos, pero solo una logró el cometido. La cineasta y profesora de nuestra Universidad, Rossana Díaz Costa, logró conseguir lo que varios directores anhelaban.

“Cuando yo me acerqué a la agencia literaria a pedir los derechos, lo primero que me dijeron era si tenía guion o tratamiento, porque ya no iban a dar los derechos si es que no había uno. Yo lo he pedido con la primera versión ya terminada del guion”, comenta Díaz, tras varios meses de haber retomado el proyecto.

Si bien tuvo que reescribir el guion casi 14 veces tras ver las locaciones y con las sugerencias que le iban dando, el financiamiento fue parte importante de este proceso para determinar las escenas. El auspicio de la PUCP, junto con dos televisoras de España y Argentina, fue parte fundamental de ese apoyo económico para poder realizar este importante proyecto para el cine peruano.

Y es que, a pesar de los recortes, se han rescatados temas de la novela, como el racismo, discriminación, machismo y la injusticia. “La película se desarrolla en los años 50, pero toca temas que están ahora vigentes. El Perú no ha cambiado mucho. Ya no existe una clase oligárquica en el sentido de antes, pero existe una clase alta que sigue viviendo un poco de espaldas al resto del Perú”, determina la directora.

Cámara y acción

Desde el 1 de octubre hasta el 3 de noviembre, durante casi cinco semanas, se estuvo realizando el rodaje de este largometraje. Todo el equipo realizador y los actores visitaron las diferentes locaciones que representarían cada espacio emblemático de la historia de Julius. La locación principal, su hogar, se grabó en los interiores de la Casa Fernandini en el centro de Lima.

“Nos hemos ido al Museo Pedro de Osma como parte del exterior. También a Pachacamac para lo que viene a ser la parte del jardín y piscina. Fuimos a Chosica para presentar lo que viene a ser la piscina del Country Club y también la parte del lobby. Hemos pasado por el colegio de Julius, el Guadalupe; y, finalmente, el hospital Larco Herrera para recrear las calles antiguas de Lima”, detalla Díaz.

Asimismo, la directora se ha reunido frecuentemente con el escritor Alfredo Bryce Echenique para mostrarle los avances y escuchar su opinión. El autor ha mostrado plena confianza y se encuentra muy animado por el proyecto, nos cuenta la cineasta. “A él le gustó mucho mi primera película y piensa que la de ahora va a salir bien”, concluyó.

Un mundo para Julius es la segunda película de Rossana Díaz. Entre el elenco están Mayella Lloclla, Fiorella de Ferrari, Gonzalo Torres, Rodrigo Barba (Julius: 4 años) y Augusto Linares (Julius: 9 años).

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.