Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Noticia

Palestina e Israel, lejos de la paz

Van cuatro días de bombardeos que han cobrado la vida de más de 100 palestinos, de los cuales la mayoría son civiles. El profesor del Departamento de Sociales y analista internacional, Óscar Vidarte, explica lo inusual de esta ofensiva.

  • Texto:
    Susana Navarro

Todo empezó cuando se encontraron los cadáveres de tres jóvenes israelitas luego de que fueran secuestrados semanas atrás. Rápidamente, el gobierno del Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyahu, culpó al grupo extremista Hamás y la presión social por tomar represalias sería el detonante para el bombardeo constante a la Franja de Gaza.

Hasta el momento, Israel ha atacado al menos 100 objetivos en territorio palestino, lo cual ha destruido, en su mayoría, zonas con población civil. Por otro lado, Abás, presidente palestino, ha pedido inmediatamente que cesen los ataques ya que esto podría conllevar a una mayor destrucción.

Tinte político

El analista explica que el tema de preocupación para Israel es la reunificación de Hamás con Al Fatá, lo que se conoce como la Autoridad Autónoma de Palestina (ANP), contra la cual Israel siempre ha estado en desacuerdo porque, para ellos, es imposible dialogar con un grupo terrorista que busca abiertamente la desaparición de Israel. “El tema de fondo es que es más fácil negociar con una Palestina fracturada que con una unificada, ya que tendría menos poder”, explica Vidarte.

Hamás (que suele reconocer sus atentados) ha negado desde un principio tener la responsabilidad de los jóvenes fallecidos. Por otro lado, las tensiones se acrecentaron luego de que se encontrara el cadáver de otro joven palestino de 16 años que habría sido quemado vivo en las afueras de Jerusalén, hecho que fue seguido por la ira de los pobladores que pedían a gritos un nuevo levantamiento en contra de Israel.

“Estoy convencido de que esto se podía manejar de otra manera, directamente acusaron a Hamás y fueron de frente al choque, como siempre suele actuar la derecha israelí, en un accionar imprudente”, menciona Vidarte al explicar que si bien Israel puede tomar algún provecho de la situación, ciertamente es el causante de la escalada de violencia. Esta reacción tiene relación con el ala dura del gobierno de Netanyahu, como se puede ver en la reacción del mismo canciller israelí, Avigdor Lieberman, que ha expresado su intensión de romper su alianza con el partido de Netanyahu pues la ofensiva no ha sido lo suficientemente dura hasta ahora.

Escalada violenta

A pesar de que esta no es la primera vez que se tiene un enfrentamiento entre Israel y Palestina, lo preocupante actualmente es que la escalada de violencia ha sido muy rápida y que el siguiente paso sea un enfrentamiento terrestre, lo que cobraría más vidas humanas. En estos momentos, las fuerzas armadas israelíes han dicho que están preparadas para tomar acciones. “Esto se ha degenerado por las acciones irresponsables de ambos lados”, menciona Vidarte.

Sin embargo, el analista cree que estamos lejos de un escenario así, ya que habría pasos intermedios que todavía no se han dado. “Hasta el momento solo se han lanzado cohetes, pero los pasos siguientes serían que se reanuden los atentados suicidas -por ejemplo en Israel- y esto también implicaría los asesinatos selectivos, que Israel todavía no está llevando a cabo”, menciona el profesor.

Lo que es necesario resaltar es que los bombardeos son desiguales. Mientras que los palestinos envían cohetes artesanales y poco dirigidos, Israel ha bombardeado ciudades matando civiles. “Hay que tomar en cuenta que hasta ahora, en el caso israelí, no ha muerto nadie por los ataques. Es necesario contextualizar que este enfrentamiento es totalmente desigual”, explica Vidarte.

¿Quiénes son los llamados a intervenir? Por supuesto se puede pensar en Estados Unidos, sin embargo, para Vidarte, el problema radica en que este conflicto todavía no está entre sus prioridades pues, en primer lugar, está la situación en Ucrania y Siria, además, proponer el diálogo entre ambas partes todavía es una solución muy lejana. “Por un lado, tienes una autoridad palestina fracturada donde Hamás tiene parte muy importante y son renuentes a negociar; por el otro, tienes una derecha israelí con sectores mucho más difíciles para conversar. Por más que EE.UU. tenga buenas intenciones, el escenario está muy complicado”, menciona Vidarte.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.