Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Noticia

La maldición en la casa de Atreo, obra teatral que cuestiona la idea de justicia

La maldición en la casa de Atreo, selección de fragmentos de La Orestíada de Esquilo, es la nueva obra que presenta el Teatro de la Universidad Católica y la Especialidad de Teatro de la Facultad de Artes Escénicas de la PUCP, cuyo elenco es integrado por alumnos de 7mo ciclo dirigidos por Jorge Guerra.

  • Texto:
    Susana Navarro
  • Fotografía:
    Alonso Chero

La Huaca Mateo Salado es el escenario escogido para presentar una obra que nos lleva de regreso a la mitología griega. La maldición en la casa de Atreo tiene sus inicios en la historia de los hermanos Atreo y Tiestes, quienes compitieron por el trono de Argos. Tiestes seduce a la mujer de su hermano y es expulsado de Argos por Atreo, quien termina siendo el rey. Atreo pretende reconciliarse con su hermano, pero en realidad planea su venganza por la seducción de su esposa. Es así que  hace preparar una gran cena con los cuerpos de los dos hijos de Tiestes. Cuando este descubre el crimen queda horrorizado, maldice a Atreo y a todos sus descendientes, y deja Argos junto a su hijo menor: el joven Egisto.

La maldición parece materializarse en los siguientes crímenes que sucedieron en la casa de Atreo. Agamenón sacrifica a Ifigenia, su hija con Clitemnestra, la que espera diez años para vengarse en complicidad con Egisto. Electra y Orestes, hijos de Clitemnestra y Agamenón, ejecutan el crimen más atroz de la historia: matan a su madre y a Egisto, su amante, lo que da pie al primer juicio democrático de la historia.

Idea de justicia

El director menciona que si bien hay una forma primitiva de justicia, el “ojo por ojo”, esto no es correcto en sociedades modernas. “Lo que ocurre con esta obra es que dentro de la misma estructura hay una evolución y terminan apareciendo personajes, como Apolo y Atenea, que debaten entre ellos para ver qué hacen con un joven que ha cometido el crimen de matar a su madre”, cuenta Guerra. Y es que lo importante de esta obra es mostrar la evolución del concepto de justicia en un sistema democrático.

Daniela Salas, cuyo personaje es Electra, quien tiene la misión de vengar la muerte de su padre mediante el asesinato de su madre, cree que interpretar una tragedia griega propone un reto especial para los actores. “Es difícil ponerse en el lugar de alguien que está dispuesto a llegar hasta el matricidio, por eso es necesario tener claras sus circunstancias y reconocer hasta dónde estamos dispuestos a llegar como seres humanos”, explica.

Por su parte, Lilian Schiappa-Pietra, que interpreta a tres personajes en la obra (Erinia, mensajero y sierva del coro), menciona que si bien se han enfrentado a otro lenguaje y forma de creación distinto al teatro actual, esta obra tiene adiciones contemporáneas que no la hacen totalmente tradicional. “Creo que la razón fundamental por la que las obras griegas se han seguido representando después de tantos años es la vigencia de sus temas para la sociedad. Una tragedia griega puede ser representada hoy y en mil años porque siempre será vista y escuchada. Todas tocan temas ligados al cuestionamiento de la existencia del hombre que abarca a la ética y a la visión de justicia del mismo”, agrega.

De regreso a la antigua Grecia

Las dos jóvenes actrices creen que, además, actuar en la Huaca Mateo Salado le da un aura especial a la obra. “La diferencia entre un espacio físico como el teatro y la huaca es que, al ser este un espacio abierto, tiene la capacidad de transportar fácilmente y de manera más real al espectador al contexto de la obra, lo que en un teatro cerrado no se hubiera logrado en toda la magnitud y esplendor que aquí (la huaca)”, menciona Lilian, mientras que Daniela cree que utilizar esta locación, en vez de un teatro convencional, hará que el espectador pueda revalorar los espacios arqueológicos de nuestra ciudad.

El director, Jorge Guerra, cree que últimamente no se realizan muchas obras con este tipo de textos porque algunos los ven muy difíciles y muy antiguos; sin embargo, para él, las obras griegas tienen una pureza especial. Todos los actores son alumnos del 7mo ciclo de la Especialidad de Teatro de la Facultad de Artes Escénicas y, según Guerra, actuar profesionalmente aunque todavía estén estudiando ayuda a que estén en contacto con el escenario. “He dirigido la obra como si fueran todos ya profesionales, se les ha pedido la misma disciplina, entrega, nunca faltar y trabajar al máximo. Me han demostrado mucho deseo y motivación, esta es una experiencia que los empuja más rápido en sus carreras”, explica el director, que es conocido por ser una de las pocas personas especialistas en teatro griego antiguo, y está seguro de que los espectadores se llevarán más de una sorpresa al ver esta puesta en escena.

Pueden ver La maldición en la casa de Atreo desde el jueves 2 al sábado 18 de julio, de martes a sábado, a las 8 p.m. en la Huaca Mateo Salado, altura de las cuadras 12 y 13 de la Av. Mariano Cornejo, Pueblo libre. Las entradas se encuentran a la venta en Teleticket de Wong y Metro.

La Dirección de Actividades Culturales de la PUCP ha puesto a disposición de los estudiantes, buses para que los trasladen para que puedan ver la obra el 9 de julio, sin costo alguno, en los horarios de 7:10 p.m.; 7:25 p.m. y 7:45 p.m. Puedes recoger las entradas el lunes 6 y martes 7 en la Dirección de Actividades Culturales (2do piso del edificio Dintilhac, de 2:30 p.m. a 5 p.m.)

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.