Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Noticia

"A la prensa tradicional no hay que pedirle nada"

Casciari es un escritor y periodista argentino que nada contracorriente. El año pasado fundó la revista Orsai, publicación bimestral que reúne buenas historias y que se financia exclusivamente de las suscripciones de sus lectores. En la charla que sostuvo con PuntoEdu, señaló que esta iniciativa surgió como respuesta a la prensa tradicional, que no toma en cuenta las crónicas narrativas largas e interesantes. «¿Por qué le vamos a pedirle a esta prensa cosas divertidas si hay un Internet gigantesco y todo es fácil de hacer desde otro lado?». Además, sostuvo que la publicidad es el gran problema con la cultura hoy en día.

  • Texto:
    Luis Yáñez

Si definir qué es y lo que no es cultura puede resultar un debate complicado y hasta agotador, ¿cabe preguntarse qué es el periodismo cultural?

No sé. Yo soy lector de historias, a mí me gusta mucho cuando el periodista toma elementos de la literatura y todo lo convierte en una crónica narrativa más o menos larga (echo mucho de menos eso en los últimos años, cada vez se está haciendo menos). Si me cuentan una buena historia, la acepto: si está bien escrita, si no es un lugar común… Generalmente eso no está en las agendas de la prensa tradicional, entonces hay que empezar a buscarlas en otra parte.

Cuando las personas comenzamos a comunicarnos desde la base, las redes que se conectan son absolutamente culturales siempre. Hay una multitud de cuestiones divertidas e interesantes que está haciendo mucha gente en todas partes. Etiquetar eso dentro de un círculo y volver a convertirlo en algo elitista me parece que está demás. Por eso yo prefería no encontrarle un nombre a lo que es periodismo cultural. Si navegás bien, lo encontrás.

En estos tiempos, normalmente en la sección Cultura se suele ver una mixtura de movidas artísticas, estrenos cinematográficos y notas del espectáculo. ¿Por qué –a diferencia de la sección política- resulta poco frecuente encontrar investigaciones periodísticas en el campo de la cultura?

Supongo porque le estamos pidiendo peras al olmo. ¿Por qué le vamos a pedir a la gran prensa tradicional -que está clarísimo lo que está haciendo y por qué lo hace- cosas divertidas, si hay un Internet gigantesco y todo es fácil de hacer desde otro lado? A mí me parece que no hay que pedirles nada, mirarlos cada tanto, ver cómo se van muriendo, prepararse con el trajecito negro para cuando mueran y más nada.

Preguntarse qué tiene que hacer la prensa tradicional para seguir viva no es una buena pregunta. Lo que hay que preguntarse es cómo unificamos nuestra energía y en vez de atacar o pedirle al otro, hacer cosas. Hay muchísimos proyectos y emprendimientos que le están dando la espalda absolutamente. No me importa en absoluto lo que hagan tipos que me aburren, miro para otro lado.

Nos podría relatar cómo nació esta experiencia de Orsai, porque nació como un blog y se convirtió en un medio impreso con un sistema de distribución y contacto muy particular.

Empezó porque me estaba aburriendo mucho de lo otro. Primero hice mi recorrido en el blog, comenzó a funcionar más o menos bien y me llamaron para que lo haga dentro de la industria y lo hice durante un par de años. Me aburrí, me pareció tendencioso y triste cómo hacían el trabajo y me abrí. Un día lo que decidí fue usar toda esa energía que yo tenía para quejarme en hacerlo de otra manera: en distribuirme yo, en difundirme y hacer las cosas de una forma en la que me pudiera divertir.

Orsai nació por eso, es una revista muy gorda que no tiene publicidad porque me parece que la publicidad es el enorme problema que hay en este momento con la cultura. Nadie lo dice, todo el mundo habla de la crisis, pero es lo peor que pueda haber. Si vos querés hacer una revista de música, literatura o de lo quieras, y lo primero que hacés es golpear la puerta de Coca-Cola para que té la contratapa, entonces no sos el dueño de tu revista, es la Coca-Cola. Si yo en mi revista tengo que poner 30 páginas de autos, de relojes, de motos y de yogures antes de empezar a hablar con el lector hay un problema. ¿Y si le pido el dinero al lector, qué pasa? Lo que pasa es que si hay un buen número de lectores que te dicen “Sí, yo pagaría por un producto en donde más que recibir algo, formo parte de una experiencia”, probablemente funcione.

¿Cuántas personas forman parte de Orsai?

Inicialmente somos cuatro: Chiri (Christian Basilis), que es amigo mío desde la primaria y es el jefe de redacción; su esposa, que es la diseñadora integral; mi mujer, que es la administradora; y yo que soy el director. Después llamamos a muchísima gente para que nos ayuden: hay dos correctoras que son compañeras nuestras desde la secundaria, el programador web es mi primo, el director de arte es el primo de mi mujer. Y por fuera, comienzas a ver a la gente que admiramos, que los llamamos por teléfono y les decimos si quieren participar.

¿Se tiene alguna medición de dónde hay mayor aceptación de la revista?

Sí, por lógica la revista se consume más en Argentina y España porque soy argentino y vivo en España. Distribuimos en 23 países, en mayor y menor manera. Pero no es el rating que miramos en la mañana: mientras el lector se divierta haciendo de distribuidor (porque no vamos a librerías ni a kioscos) mientras nuestros autores estén cómodos y mientras nosotros nos divirtamos haciéndola está todo bien.

En Orsai existe la posibilidad de ver toda la publicación en PDF una vez que esta ya se encuentre publicada, una medida que se contrapone a la tendencia de los medios digitales de cobrar por ingresar a ver una nota…

Si un medio gráfico tiene el objetivo de vender mucho y esa es su meta final, sacar un PDF al mismo tiempo que sale a la venta es contraproducente. Lo que pasa es que nosotros hacemos una cosa completamente distinta: nosotros sabemos antes cuánto sacar. Solamente imprimimos 6000 ejemplares y no hacemos una segunda edición, no importa cuánta gente lo quiera, porque con esa cantidad nos alcanza para pagar a todos los que trabajaron en ese número y a la imprenta. No queremos ganar más dinero por eso. Si con 6000 lo tenemos cubierto, ¿cuál es el problema de sacar el PDF? Así se muere la piratería, cuando no sos codicioso, es tan simple. Lo que pasa es que hay que dejar de querer ganar dinero y empezar a querer divertirse y nada más.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.