Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Noticia

Ay sí, yo conozco a deGrasse

Dos manos para arriba y cara de desentendimiento. Ese es el gesto que ha dado pie a una incontable cantidad de ingeniosas bromas en las redes sociales teniendo a los famosos memes como soporte. Todos lo han visto, todos han bromeado con él, pero son pocos los que lo conocen, menos todavía los que saben a qué se dedica. Por esto conversamos con la física Myriam Pajuelo, quien viene trabajando con el Observatorio de París en un proyecto de ocultaciones, y que tiene el honor de presentarnos a ese señor de bigotes que sabe mucho, pero del que pocos saben.

  • Texto:
    Gonzalo Silva
  • Fotografía:
    Jorge Ruiz

Se llama Neil deGrasse Tyson (53), un importante astrofísico estadounidense, quien actualmente dirige el Planetario Hayden en el Centro Rose para la Tierra y el Espacio, y es investigador asociado en el Departamento de Astrofísica del Museo Americano de Historia Natural. Interesante currículum, pero, ¿cuál es su mayor logro? Pues su gran capacidad de transmitir su vasto conocimiento a un público no necesariamente cercano al mundo científico. “Es un buen físico, astrofísico, astrónomo, pero creo que cada uno encuentra su área y el suyo es la divulgación”, comenta Pajuelo.

No se trata de divulgar en términos duros, en palabras que solo utilizan los científicos, sino en aterrizar conceptos difíciles en palabras y situaciones del día a día. “En ciencia, física o astronomía llega un momento en el que ya no existe el vocabulario para describir las cosas. De hecho se inventan o se utilizan analogías. Es importante que alguien con visión del conjunto pueda hacer ese tipo de analogías para lograr que las personas comprendan, llamar la atención. Él es un campeón en eso”, agrega la física.

La importancia del conocimiento

Los fenómenos de la naturaleza constituyen el entorno en el que nos desarrollamos. Nos topamos en el día a día con ellos y nuestra ignorancia en el tema no nos permite comprender (y disfrutar) con otros ojos la magnitud de eventos que atestiguamos. “Se pensaba que los cometas eran mensajeros del mal. Pasa uno y hay batallas, se derroca un gobierno… El cometa es un cuerpo que actúa de acuerdo con la descripción que hizo Newton hace siglos y se puede conocer cómo se va a mover de acá a un tiempo”, explica Pajuelo.

En este contexto personas como deGrasse cumplen un rol fundamental: “Es un gran comunicador. Es una persona muy simpática, tiene muchas ideas y sabe cómo describir las cosas. El problema con los científicos es que algunos están muy metidos en sus temas y piensan que no los comprenden (en general no los comprenden), entonces por una cuestión de tiempo no se dedican a comunicarlo”. No es el caso de deGrasse, quien no ha escatimado en esfuerzos para difundir su conocimiento, por lo que ha pasado por diversos medios: radio, televisión y hasta libros publicados adornan su hoja de vida.

Con situaciones cotidianas se puede medir la capacidad de llegada del astrofísico. Así lo explica Myriam Pajuelo: “Un ejemplo que utiliza es la salida del Sol en Manhattan, lo que se conoce como Manhattan Edge. Manhattan es una tripa que está entre dos ríos y, de acuerdo con cómo están dispuestas las calles, se puede observar cómo va saliendo el Sol en diferentes fechas. Hay una especial en la que se puede ver que la salida del Sol ilumina a lo largo de todas las calles por la forma en que han sido construidas. La gente no tiene ese concepto básico . Felizmente tenemos a alguien como deGrass para conocerlo”. Para eso y más, felizmente contamos con un deGrasse en el mundo. Ay sí.

Si quieres saber más sobre su trabajo, ingresa a la página de Neil deGrasse Tyson.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.