Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Noticia

Se debe aprovechar migración de profesionales extranjeros para la formación de capital humano

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) solo en agosto más de cinco mil extranjeros llegaron al Perú para trabajar. El profesor principal del Departamento de Ciencias Sociales de la PUCP, Carlos Aramburú, explica cuáles son los principales motivos que han convertido a nuestro país en una tierra de oportunidades.

  • Texto:
    Tamy Higa

A diferencia de lo que veíamos en la década de los ochenta y noventa, en que cientos de peruanos salían del país en busca de trabajo, en los últimos años hemos visto el mismo fenómeno pero a la inversa, pues cada vez más extranjeros llegan al Perú para laborar en diferentes profesiones u oficios. Para el profesor Carlos Aramburú, la crisis financiera en otros países, sumado al crecimiento económico peruano son los principales factores que han convertido al Perú en un país atractivo.

“Es un fenómeno de los últimos cuatro o cinco años y se ha incrementado en el año 2013. Generalmente está llegando gente joven, en edad laboral, y son más hombres que mujeres. Además, son personas que ya tienen algún nivel profesional. Según algunos informes, Chile, Colombia y España representan el contingente más importante de inmigrantes. La explicación básica de este fenómeno es la fuerte crisis económica y financiera en Europa, pero también el crecimiento económico peruano que crea una serie de oportunidades, asociado a que hay un incremento de la inversión extranjera en el Perú”, resalta el docente.

Según el INEI, solo en agosto de este año el número de extranjeros que ingresaron al país para trabajar aumentó en 27,4% con respecto al mismo mes del año pasado. Carlos Aramburú señala que un gran número de ellos son profesionales que suelen ser contactados por compañías foráneas que han hecho empresa en nuestro país. “La mayor parte de los migrantes sí tienen permisos de trabajo y son formales. Son gente que llega a trabajar para empresas como Telefónica, Repsol, Ripley, etc. Ellos traen sus conocimientos y especialización”, expresa.

Para el profesor principal del Departamento de Ciencias Sociales, el lado positivo de esta migración es que llegan profesionales con especializaciones que en Perú no tenemos. “El Estado debería aprovechar la presencia de estos extranjeros y darles incentivos a condición de que nos apoyen en formar capital humano peruano. Por ejemplo, se podría ofrecer un beneficio tributario o facilitar el permiso de trabajo a alguien que es especialista en energía de gas natural, en ecoturismo o en producción biorgánica, porque son el tipo de especialistas que el Perú no tiene”, recalca.

Sin embargo, también advierte que su presencia podría generar algunos inconvenientes. “En algunos casos podría haber competencia con profesionales peruanos, porque muchos de estos migrantes están dispuestos a trabajar por ingresos menores. En segundo lugar, no todos son formales; y algunos de estos informales, incluso, podrían estar asociados a actividades delictivas. En esos casos solo hay que aplicar la ley. Una persona extranjera que vive en el Perú sin permiso formal y además relacionada a actividades delictivas deber ser deportada”, precisa.

Finalmente, considera que este fenómeno no durará muchos años más pues las condiciones económicas en el Perú y en el extranjero han empezado a cambiar. “Mi hipótesis es que la migración de extranjeros a Perú va a ir cayendo lentamente, básicamente por dos razones: porque en Europa se está recuperando la economía y porque la economía peruana está creciendo más lentamente, por lo tanto las oportunidades de trabajo van a crecer más despacio”, concluye.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.