Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Noticia

¿Son las antenas de celulares peligrosas?

Cada vez se ven más antenas en la ciudad, ya no se encuentran en zonas alejadas, ahora se pueden ver en edificios no tan altos y en áreas urbanas, lo cual ha acrecentado la preocupación en la población sobre sus efectos en la salud. El ingeniero Manuel Yarleque, profesor de la sección de Ingeniería de Telecomunicaciones, nos explica cómo actúan estas antenas y si representan un verdadero peligro.

  • Texto:
    Susana Navarro

En el Perú, según cifras de OSIPTEL, existen más de 30 millones de líneas activas de telefonía móvil, de las cuales, más de 9 millones se concentran en Lima y Callao, y el pronóstico es que estas cifras irán en aumento. Sumado a esto, se encuentra el ingreso de un nuevo operador de telefonía móvil, lo cual hace necesario que se incremente el nivel cobertura, trayendo como consecuencia el aumento de antenas de telecomunicación.

¿Cómo funcionan?

Existen antenas de servicio de telecomunicaciones que tienen poca área de cobertura que es de 100 metros a 1 kilómetro, mientras que las grandes antenas de gran cobertura llegan a cubrir una distancia de 1 km a 10 km. Las nuevas estaciones bases con una cobertura más pequeña son instaladas para optimizar la capacidad y la calidad de la señal.

Generalmente se colocan a cierta altura del suelo para que puedan cubrir una mayor región pero últimamente se está tendiendo a colocarlas en edificios más bajos para que el área que cubran sea de forma más eficiente. El ingeniero Yarleque explica que “al poner unas antenas de potencias menores, más pequeñas, se trata de cubrir zonas en las que hay sombras, no hay señal, por eso se no se necesita cubrir 100 km sino solo algunos metros”.

Esto se debe a que conviene tener varias estaciones bases que cubran menos, en potencia, a una que sea grande y cubra mucho espacio pero que tenga muchos ‘puntos ciegos’. Hablando de la radiación, esta se emite en forma diagonal, según su diseño, el profesor Yarleque explica que el ángulo de irradiación es de 10 grados, en forma vertical, y 120 grados, en horizontal, es decir, que los edificios que están debajo de la antena son los que reciben menos radiación.

Potencia

Según el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), los límites de radiación para antenas de telecomunicaciones son de 2,1 w/m2 en una frecuencia de 850 MHz y 4,8 w/m2 para una frecuencia de 1950 MHz. ¿Esto qué significa?

En primer lugar, significa básicamente la máxima exposición de una persona bajo una estación base. Esto no se va a determinar en función del tipo de antena, sino de la distancia ya que mientras uno se va alejando de la estación base, la intensidad de la radiación irá bajando.

El profesor Yarleque, explica esto con un ejemplo más cotidiano. Un foco de luz tiene 10 watts de potencia, si el foco se coloca a 1 metro de distancia, por lo menos irradiará 1 watts por metro cuadrado. Lo mismo sucede con la antena, que irradia 2,1 watts por metro cuadrado, que es un valor bajo, el foco y la antena irradian más o menos 10 watts. La diferencia está en que el foco emana una onda visible que va de 400 a 700 terahertz (ondas electromagnéticas), siendo un ancho de banda bastante grande. En cambio, los 10 watts de la estación base está en una frecuencia mucho más baja que la emisión de luz y es mucho más angosta en términos de oscilaciones y frecuencias, que tienen que ver con el tipo de radiación que emiten.

Radiación electromagnética y salud

Existen dos tipos de radiación, la ionizante y la no ionizante. La primera, tiene oscilaciones y frecuencias más altas porque tienen más energía, es decir, que tienen la suficiente energía como para remover un electrón dentro de un átomo o una molécula, lo cual daña las moléculas de ADN. En este tipo de radiación se encuentra la radiación ultravioleta, los rayos X o los rayos gama, y por ser peligrosas, el tiempo de exposición debe ser bastante corto.  En las radiaciones ionizantes se hablan de frecuencias por encima de los 700 terahertz (7×10 a la 12 Hertz).

El profesor Yarleque menciona que en el caso de las antenas pertenecen al tipo no ionizantes ya que su frecuencia es relativamente baja. Por ejemplo, en las emisiones de celulares va de 800 a 1900 MHz, mientras que la radio FM tiene una oscilación que va de 88 a 108MHz, por eso que la diferencia con la ionizante es muy grande.

Sin embargo, el problema vendría a ser otro, «lo difícil de la situación es la informalidad y que el MTC debería regular con mayor precisión el que las antenas emitan lo que realmente se tiene como límite», explica el profesor Yarleque.

Las antenas siempre han existido, están las de televisión, radio, radares para el aeropuerto, pero lo que ha cambiado son las frecuencias. La Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP), es el encargado de determinar los límites de emisión de radiación permisible, los cuales son los establecidos en el Perú, sin embargo, hay algunos países europeos como Bélgica, Italia e Irlanda, que han decidido utilizar valores más bajos, debido al temor que exista una relación entre las antenas y el cáncer. Por ahora, la OMS y las diferentes comisiones, han determinado que no hay evidencia suficiente que pueda corroborar esto.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.