Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Publicaciones

Nuevos datos sobre la migración china al Perú en el libro Diásporas chinas a las Américas

Eugenio Chang-Rodríguez, docente de Columbia University, publicó mediante el Fondo Editorial de la PUCP su nuevo libro “Diásporas chinas a las Américas”, en el reúne diversas investigaciones sobre las grandes olas de migración china al continente americano.

  • Texto:
    Susana Navarro
  • Fotografía:
    Giovani Alarcón

Si bien se cree que la gran ola de migración china se dio en 1848, el profesor Chang-Rodríguez aclara que son varios siglos antes que los chinos vinieron por esta parte del mundo. “Por ser miembro de la Real Academia de la Lengua Española, me permitieron utilizar la biblioteca del Palacio Real, y ahí encontré mucho material sobre, por ejemplo, que la primera ola migratoria se da en el siglo XVI, no al Perú directamente, sino a México, pero de Acapulco pasan a Paita y llegan a Lima”, menciona el lingüista. Por esta razón, sostiene, es que pocos saben que fueron los chinos quienes construyeron el Puente Piedra del siglo XVI e incluso hay quienes afirman que los chinos llegaron a América antes que Colón.

El profesor Chang-Rodríguez explica que los chinos siguieron viniendo hasta la independencia en 1821, pero luego se da la ola migratoria más importante entre 1847 y 1848, pero no solo en el Perú, sino que también a Cuba; donde llegan 100 mil chinos, los cuales se mezclaron con la población. En el caso peruano, actualmente la población que es de origen chino llega a ser el 4%.

Condiciones sociales

Estas condiciones deben abarcar los diferentes movimientos migratorios desde el siglo XVI. Pero, ¿qué pasaba en China para que tantas personas decidieran venir a América? El profesor Chang-Rodríguez explica que en ese periodo, los chinos sufrían mucho, había hambruna, resultado de la guerra del opio en 1847. Luego un ejército de cristianos avanzó hacia el norte de China y hubo una contienda civil en la que murieron más de 40 millones de personas. “Es bajo estas pésimas condiciones que los campesinos dolosamente fueron contratados para venir a Cuba, Perú, Jamaica, etc., a construir, por eso se les conoce como los constructores de ferrocarriles en Estados Unidos. Henry Meiggs, trajo chinos a Perú para hacer el ferrocarril central, ya lo había hecho en Chile, así que estas olas migratorias vinieron a ayudar la economía de las Américas”, menciona el profesor.

Chang-Rodríguez explica que la migración se debió a que las condiciones de vida en China eran demasiado precarias, por lo que vinieron a pesar de ser contratados con una paga mínima, de 8 soles, y vivieron en un estado de semi esclavitud por ocho años hasta que se liberaron y establecieron diversos lugares de comercio. Si bien los migrantes chinos llegaron principalmente a la costa, hubo algunas incursiones a la sierra y selva, especialmente en Iquitos.

Mezcla de culturas

La calle Capón, nombre que toma ya que era el lugar donde se capaba a los animales, es donde estas familias de migrantes decidieron establecerse, convirtiéndose en uno de los barrios chinos más antiguos de las Américas. Pero algo que se puede resaltar de la comunidad china es que cuando llegaron decidieron mezclarse con la cultura peruana. “Los chinos son exógenos, es decir, que no buscan solo mezclarse entre sí, es por esta característica que han logrado conquistar a sus conquistadores. Cuando en China llegaron los mongoles y los manchúes, los chinos decidieron mezclarse con ellos y adaptarse, lo mismo sucedió en el Perú, en su modesta condición se casaron con la población local”, explica el profesor. Es así que, si bien la mayoría de personas que vinieron eran analfabetos, tenían una gran tradición cultural que también la trajeron al nuevo mundo, por eso, hay tantas palabras, comidas, costumbres, de origen chino, que forman parte de la tradición peruana, cuenta el autor.

Por otro lado, los chinos que llegaron trataban de conservar su apellido pero algunos de estos eran difíciles de pronunciar por lo que decidieron adoptar el nombre del patrón, por eso, explica el profesor, que no es de extrañarse que muchas personas, incluso políticos y premios Nobel, tienen antecedentes chinos aunque sus apellidos sean hispanos, algo que varios no saben de su pasado familiar.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.