Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Publicaciones

Informe PuntoEdu: Sobre el fútbol peruano

El fútbol peruano llega a la Copa América con nuevo entrenador, pero con grandes problemas: escasos resultados deportivos, bancarrota económica de clubes y malos manejos dirigenciales. Un grupo de investigación de nuestra Universidad estudia las bases de esta crisis más allá del campo de juego.

  • Texto:
    Israel Guzmán
  • Fotografía:
    Víctor Idrogo

Este jueves, a las 6:30 a.m., empieza la XLIV Copa América, aunque tendremos que esperar hasta el sábado para ver debutar a nuestra selección nacional, nada menos que ante la siempre poderosa escuadra brasileña. Le guste o no el fútbol, es difícil escapar de la fiebre pelotera que hará que millones de peruanos vean con esperanza y resignación – según se den los resultados– los partidos de la blanquirroja. Cuarenta años han pasado desde que logramos alzar por última vez esta copa. ¿Qué pasó desde entonces? ¿Por qué no hemos vuelto a tener una generación de futbolistas que nos dé títulos o que sea siquiera capaz de llegar al mundial? Un grupo de investigadores del Departamento de Ciencias Sociales trabaja un ambicioso proyecto que tiene por objetivo analizar las bases institucionales de la crisis del fútbol peruano a partir de sus lógicas de gobierno y las prácticas de diversos actores involucrados. Y no, la culpa no es (solo) de Burga.

Fútbol en la academia

“Fuera de juego: las bases institucionales de la crisis del fútbol peruano” es el nombre de la investigación que lidera el Dr. Aldo Panfichi, docente del Departamento de Ciencias Sociales, que se desarrolla con apoyo de la Dirección de Gestión de la Investigación. ¿Estudiar el fútbol desde la academia? se preguntarán los más escépticos. “Estamos en un momento importante de reconocimiento del fútbol como objeto legítimo de investigación”, explica Panfichi. “Es una ventana privilegiada para ver fenómenos sociales, políticos y económicos de diversa índole porque es una práctica que involucra emociones y subjetividades, donde todo está a flor de piel”, señala. Además de esta investigación, este semestre, la Facultad de Ciencias Sociales abrió el curso Fútbol y sociedad, dictado también por Panfichi. El interés de la academia ciertamente va en alza.

En este trabajo, tres son las premisas en que se apoyan para afirmar que existe una crisis sistémica: la falta de resultados deportivos, la bancarrota económica de los clubes intervenidos y las malas prácticas de algunas dirigencias, “que van desde lo informal a lo delictivo”, según Panfichi. La crisis es evidente y sostenida, y para explicarla analizan las lógicas y marcos institucionales que gobiernan el fútbol peruano en distintos niveles: FIFA, políticas nacionales, Federación Peruana de Fútbol (FPF) y clubes. Todos ellos con un marco normativo, actores y prácticas identificables.

Qué sucede en la cancha

Si durante las décadas de los setenta y ochenta tuvimos varios logros deportivos, el fútbol moderno se ha convertido en una industria millonaria que ha elevado los niveles de competitividad y profesionalización. “Antes nos alcanzaba con el fútbol informal y limeño que teníamos. Ahora, la formación es integral. Yo he visto un técnico que, durante los entrenamientos, se paraba junto a un jugador y le pedía que narre el partido para evaluar su capacidad de leer qué sucede en la cancha, y así cambiar de táctica o manejar la pelota. Eso sin contar que se exige también mayor respuesta física y fortaleza mental. Ya no es la mecanización de enseñarles a patear quinientas veces”, resume Panfichi. ¿Y por qué no rinden en la selección los jugadores que exportamos hacia Europa?

PuntoEdu Año 11, número 345 (2015)

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.