Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Cultura

Obras de Adolfo Winternitz se exponen en la Beneficencia de Lima

“Visiones de los tiempos venideros” es la exposición del trabajo del fundador de la Facultad de Arte y Diseño, Adolfo Winternitz. Jorge Villacorta estuvo a cargo de la curaduría de esta exhibición que va hasta el 3 de julio.

  • Texto:
    Daggiana Gómez Roncal
  • Fotos:
    Héctor Jara

A casi 30 años de su fallecimiento, el legado de Adolfo Winternitz continúa vivo en la PUCP. La obra del pintor y vitralista austro-peruano sigue marcando los sílabos y la manera de enseñar arte. Su rostro, por ejemplo, ha sido plasmado en los polos que llevan los alumnos de esa facultad – que él fundó- en los Juegos Interfacultades.  

Para seguir recordando la gran trayectoria de Winternitz, sus hijos decidieron realizar una exposición en el Centro Cultural de la Beneficencia de Lima con el apoyo de la Embajada de Austria. Así, “Visiones de los tiempos venideros” se ha convertido en un viaje por la obra del pintor, la cual permanecía atesorada en su taller ubicado en el Rímac.

El 17 de marzo se inauguró la muestra de la obra de Winternitz. Estuvieron presentes dos de los cuatro hijos del artista, María Elena y Andrés; el alcalde de Lima, Jorge Muñoz; el rector PUCP, el Dr. Carlos Garatea; el presidente de la Sociedad de Beneficencia de Lima, Jacobo Ruiz; y el embajador de Austria, Gerhard Zettl.

Su hija, María Elena Winternitz, comenta que este espacio estaba ubicada en lo que fue una capilla. “Fue un hombre sumamente religioso y profundamente espiritual”, narra. “Ha dedicado su vida al arte y la educación. Su vida era dictar clases en la Universidad por la mañana, al mediodía iba a su taller y luego regresaba a la Universidad”, recuerda con nostalgia.

La muestra está abierta desde el 18 de marzo hasta el 3 de julio en una de las hermosas salas de la Beneficencia de Lima. María Elena Winternitz comenta que le pidió a Jorge Villacorta que sea quien se encargue de la curaduría. Él ya había estado a cargo de otra exposición de las obras de Winternitz en 2020. 

Una retrospectiva a la obra del maestro

El jueves 17 de marzo fue la inauguración de la muestra. Para recordarlo, proyectaron videos de sus primeras obras, así como de la creación de la Academia de Arte Católica, la que luego se convirtió en la Facultad de Arte y Diseño. Estuvieron presentes dos de los cuatro hijos del artista, María Elena y Andrés Winternitz; el alcalde de Lima, Jorge Muñoz; el rector de nuestra Universidad, el Dr. Carlos Garatea; el presidente de la Sociedad de Beneficencia de Lima, Jacobo Ruiz; y el embajador de Austria, Gerhard Zettl, quien hizo énfasis en la necesidad de poner en valor estos trabajos.

“Su obra es un componente del patrimonio cultural del Perú del siglo XX. Sin embargo, 30 años después de su muerte su obra está en peligro”, señaló Zettl. Según refirió el embajador, entre los años 50 y los años 90 se construyeron diez iglesias y capillas con vitrales de Winternitz que merecen ser visitadas.

“Sus hijos han protegido su legado, pero necesitan una institución cultural que se haga cargo de su obra de una forma permanente. Hace falta un proyecto integral para asegurar la conservación, la visibilidad y accesibilidad a ella”, reafirmó Zettl.

“La Hora” de Winternitz  como punto de partida

El aclamado curador Jorge Villacorta planteó en esta exposición un camino distinto a la del 2020: mientras en esa hubo un recorrido espiritual a través del color de la obra de Winternitz desde el año 1937; en esta muestra, Villacorta nos cuenta que la pintura “La hora” es el punto de partida. “Siento que esta obra no ha sido vista lo suficiente. Está inspirada en un poema de Javier Sologuren, un poema de 1980 que nos lleva a reflexionar sobre tiempos difíciles”, acota el experto.

El tríptico "La hora", inspirado en un poema de Sologuren, es el punto de partida de la exposición.

Para Villacorta, es buen inicio porque fue pintada en 1993, el año en el que murió Winternitz. “Es una reflexión de los tiempos que están por venir de un artista que no sabe si estará vivo, pero que pinta un testamento pictórico”, describe.

El curador seleccionó alrededor de veinte cuadros que tienen en común la mirada abstracta del maestro Winternitz, donde el color toma mucha importancia. “Se apoya mucho en ciertos tonos de verdes, violetas, azules, colores sumamente sugerentes. Para mí, tiene que ver con el misterio, con una promesa tendida”, dice Villacorta.

Él agrega que, dentro de este conjunto de obras, hay pinturas que son de reflexiones melancólicas. “Las elegías y esas obras son interesantes porque parecen aludir a estados del alma entristecida”, explica. “También podemos apreciar las 23 témperas que Winternitz le dedicó al libro del Apocalipsis. Un tema que le interesó muchísimo hacia la última década de su vida”, comenta.

Montar esta exposición en estos tiempos es crucial para Villacorta, ya que para él es necesario desarrollar visiones que nos permitan desarrollarnos como comunidad para poder sobrevivir. “A través de las pinturas de Winternitz recibiremos un aliento de esperanza”, reflexiona.

Medio siglo dedicado al Arte en Perú 

Adolfo Winternitz, destacado vitralista y pintor austriaco, llegó a Lima en 1939, año en que empezó a dejar huella artística en nuestra Facultad de Arte y Diseño, y en todo el Perú. A mitad de 1939, dictó el primer taller de lo que sería la Academia de Arte Católica. En 1940, se dio inicio oficial al primer curso del programa de formación artística. 

“Él permitía que el estudiante desarrolle su propio lenguaje, que tenga una libertad de creación. Nunca condicionó a sus alumnos hacia un estilo. La idea era que el aprendizaje se diera a través de los elementos esenciales visuales: la línea, la forma, la perspectiva y el color”, afirma Moisés Quintana, coordinador de estudios de la Facultad de Arte y Diseño (FAD).

En los años 50, Winternitz incorporó el lenguaje abstracto en su trabajo y en la enseñanza que se impartía en la escuela de artes plásticas. Dedicó 54 años de su vida enseñando y dirigiendo la facultad. Aquellos que fueron sus alumnos lo recuerdan como un artista espiritual, de fe y reflexivo.

“Los profesores son muy respetuosos de las premisas que pasaron a ser principios de una metodología de la FAD. La presencia de Adolfo Winternitz institucionalizó la enseñanza. La metodología que se desarrolló está documentada en un catálogo de una exposición que se hizo en París en 1980, donde fue reconocida por la Unesco”, precisa Quintana.

Su obra y legado lo mantienen vivo. Mientras tanto, sus hijos continúan trabajando para que su obra sea puesta en valor y tenga el espacio que merece en un museo.

Los datos clave de la exposición

¿Dónde puedo ver la obra del maestro Winternitz?

Centro Cultural de la Beneficencia de Lima, ubicado en Jr. Carabaya 641, Cercado de Lima

¿Cuándo?

Del 18 de marzo al domingo 3 de julio

¿Qué días y en qué horario?

De martes a domingo, de 9 a.m. a 7 p.m.

El ingreso es libre.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.