Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Cultura

Se estrenó “Un mundo para Julius”, película dirigida por la cineasta PUCP Rossana Díaz Costa

Se acabó la cuenta regresiva. Un mundo para Julius llegó a la pantalla grande. La película, basada en la novela de Alfredo Bryce Echenique, se estrenó este 11 de noviembre bajo la dirección de Rossana Díaz Costa, egresada y docente PUCP. En medio de una reactivación económica por la pandemia, este largometraje peruano nos espera en las salas de cine en todo el Perú.

  • Texto:
    Daggiana Gómez Roncal
  • Fotografías:
    Archivo DCI / Difusión

Tras 5 semanas de intenso rodaje y años de arduo trabajo, los peruanos tenemos la oportunidad de ver en las salas de cine Un mundo para Julius. A través de los ojos de un curioso e inocente niño, han sido plasmados en la pantalla grande aspectos positivos y negativos de la sociedad peruana, entre ellos, la diferencia de clases. 

Que, al ver la película, las personas regresen a la novela de Bryce Echenique, para leerla por primera o segunda vez, es la mayor expectativa que tiene la egresada y docente PUCP Rossana Díaz Costa, directora de este largometraje. Además, desea que los espectadores se queden con un mensaje de reflexión.

“Que dialoguen sobre los temas que visibiliza la película: las profundas desigualdades que caracterizan a nuestra sociedad, el racismo, el machismo. Claro, en pantalla, verán a una familia ubicada en los años cincuenta, pero notarán que el corazón de los problemas que tenemos como sociedad continúa presente”, afirmó la cineasta.

Asimismo, desea que la cinta tenga una buena acogida para mantenerse en cartelera. “Hay mucha gente que dice que regresará a las salas de cine con la película. Estamos animados y al mismo tiempo nerviosos porque poca gente está yendo a los cines por la pandemia”, comenta.

¿Cómo proyectar el mundo de ‘Julius’ ?

Julius es un niño muy sensible, perder a su padre a temprana edad y crecer en la opulencia lo hace sentir solo. Él busca de manera constante entender la realidad y pertenecer a algo. En esas circunstancias, el pequeño descubre un nuevo mundo en las instalaciones donde descansa la servidumbre, por lo que termina por rechazar ciertas prácticas de los miembros de su clase social.

“Si bien nos ha acompañado y apoyado a lo largo del proceso, Alfredo Bryce siempre tuvo clara que una cosa es la literatura y otra, el cine. Y que yo tenía absoluta libertad para redactarla a mi manera. En ningún momento ha querido interferir ni me ha pedido ver lo que yo estaba escribiendo. Nos ha ayudado incluso a conectar con la casa literaria (Carmen Balcells) que tiene los derechos del libro”, reveló Rossana.

La obra de uno de los más importantes exponentes del “posboom de la literatura latinoamericana” -como señala Carlos Garay en el prólogo de este libro- gira en torno al realismo urbano, que pone en evidencia diferentes cambios, entre ellos la creciente migración interna que se registró en ese entonces. 

La adaptación, el rodaje y los retos 

Plasmar en la pantalla grande una novela larga que aborda temas complejos, y que muchos consideran un retrato duro de las clases altas del país, ha sido todo un reto para la cineasta, algo que muchos directores deseaban hacer. Ella nos cuenta que este proceso se inició en el año 2015 y terminó en el 2019. 

“Desde los años 70, se ha comprado hasta en cinco ocasiones los derechos de la novela y nunca se hizo la película. Esta era la última oportunidad que se tenía. Se creía que era imposible llevarse a cabo, se pensaba que los costos de producción eran carísimos”, detalló Díaz.  

Pero nada fue impedimento para alcanzar la meta que se había trazado. Como anécdota, ahora cuenta que en total fueron 12 las versiones que se hicieron del guion, las últimas modificaciones se llevaron a cabo durante el ajuste del libreto a las locaciones escogidas. 

“La casa Fernandini es la casa de Julius,  la dirección de arte intervino el lugar. Tuvimos que tomar muchas decisiones para ajustar el guion a estas locaciones. Si te dicen que el personaje tiene que mirar por la ventana, hay que especificar cuál”, precisó.

Rodaje de la película Un mundo para Julius

Otro reto que enfrentaron fue la búsqueda del financiamiento. Nuestra Universidad y otras instituciones apostaron por su trabajo. “Esta novela ha tenido más ‘no’ que ‘sí’ en el camino. Postulé tres veces al premio del Ministerio de Cultura, pero fue a la cuarta que sacamos el premio de posproducción. Yo ya contaba con el apoyo de Argentina y España, pero no el nuestro. Muchas empresas peruanas nos cerraron la puerta, pero seguimos insistiendo hasta lograrlo”, contó.

Materializó su novela favorita

Lo deseó desde pequeña. Rossana tenía entre 12 y 13 años cuando leyó por primera vez Un mundo para Julius, una novela que no se cansó de revisar y logró adaptar a la pantalla grande. 

Era una estudiante de una diplomatura en Madrid cuando, como parte de un ejercicio, realizó un borrador de esta adaptación en el año 2003. “Era parte de la tarea para una escuela de cine. La posibilidad de llevarla a la pantalla en ese entonces estaba lejísimos. Sin embargo, en ese tratamiento, ya estaba gran parte de los elementos que llegaron hasta el final”, recuerda con nostalgia Rossana.

Rossana Díaz, directora de la película, acompañada de Alfredo Bryce Echenique, autor de la novela.

Sin imaginar que 18 años después la llevaría a la pantalla grande y estaría presente en el avant premier junto al escritor Alfredo Bryce Echenique en el Teatro Municipal de Lima. “Por eso, yo siempre les digo a mis alumnos que guarden los guiones que trabajan como estudiantes. Pueden pasar 10 o 15 años y de repente pueden llevar a cabo un proyecto que les parecía imposible”, agrega. 

Rossana Díaz Costa es egresada de nuestra Facultad de Letras y Ciencias Humanas con mención en Lingüística y Literatura, cuenta con un diploma como guionista en España, y educación técnica superior en Realización de Audiovisuales y Espectáculos. Esta es su segunda película. Mayella Llocla, Gonzalo Torres, Fiorella de Ferrari, Rodrigo Barba y Augusto Linares son parte del elenco.

“Me encantaría que los espectadores dialoguen sobre los temas que visibiliza la película: las profundas desigualdades que caracterizan a nuestra sociedad, el racismo, el machismo. Claro, en pantalla, verán a una familia ubicada en los años cincuenta, pero notarán que el corazón de los problemas que tenemos como sociedad continúa presente”.

Rossana Díaz Costa, cineasta y docente PUCP

Un mundo para Julius continuará dando que hablar. Después del estreno de esta película en Perú, el equipo lo hará en Argentina y España. Además, ya cuenta con presencia en festivales, uno de ellos en Estados Unidos. “Tenemos en mente vender la película para continuar con su distribución”, finaliza la cineasta.

Rossana Díaz acompañada de parte del elenco de Un mundo para Julius en el avant premier

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.
Gabriel

¡Qué alegría ver que los sueños se cumplen!
Gracias por el regalo a todos los peruanos, Rossana.

María Vidalón Meza

A mí también me gustó mucho leer esta novela de Bryce hace muchos años. ¡Felicitaciones por este logro de Rossana y por el trabajo en conjunto de su equipo y del elenco en pleno!

MarcioGuakamayo

En mi temprana adolescencia leí «Un mundo para Julius» y quedé tan cautivado con la historia que en mi cabeza y en silencio añoré tanto que pueda visualizar en una película esas imágenes mentales y escuchar aquellos diálogos que quedaron grabados en mí. Hoy, décadas después, como si mi inconsciente lo hubiera sabido todo este tiempo y hubiera ayudado a esta labor, es realidad. No puedo esperar más para verla.