Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Comunidad PUCP

La historia de la primera robot quechuahablante contada por comunicadores PUCP

Los egresados de la Facultad de Ciencias y Artes de la Comunicación Luciano Gorriti y Adrián Portugal son el director y director de fotografía, respectivamente, de Una robot para Colcabamba, el primero de tres cortos documentales de la serie «Historias que innovan, historias que inspiran», que busca difundir experiencias exitosas de innovación que a su vez cuiden el medio ambiente en nuestro país.

  • Texto :
    Daniel Contreras
  • Fotografía:
    Difusión Centella

Sabe cantar, recitar, contar cuentos, y plantear retos y desafíos. Además, es bilingüe, interactiva, intercultural y ecológica (su parte mecánica está hecha cien por ciento de material reutilizable). Kipi es el nombre de la primera robot quechuahablante, creada por el profesor Walter Velásquez, quien enseña ciencia y tecnología a adolescentes en el distrito de Colcabamba, provincia de Tayacaja (Huancavelica). La función de Kipi -cuyo nombre proviene de /qipi/, ‘atado’ (aquello que se lleva en la espalda)- es apoyar el aprendizaje de los estudiantes colcabambinos en el contexto de la pandemia de la COVID-19, pues la educación a distancia en el pueblo se hace difícil debido a la baja penetración de Internet. 

Walter Velásquez enseña ciencia y tecnología a adolescentes del distrito de Colcabamba, provincia de Tayacaja (Huancavelica).
Las escolares de Colcabamba adquieren conocimientos sobre robótica. Aquí, la alumna Gloria Espinal haciendo pruebas con Kipi.
Kipi está programada en dos idiomas: español y quechua.
Alumnos del profesor Walter Velásquez trabajando en el laboratorio de ciencias.

Esta historia llamó la atención de la productora audiovisual Centella Comunicaciones, que acababa de conseguir financiamiento a través de ‘REConociendo la Innovación’, concurso del Ministerio de la Producción. La consigna del equipo fue contar tres historias de personas que estuvieran innovando y cuidando el medio ambiente, y con ello lograr que otras personas se animen a investigar y crear sus propios proyectos. Es así que decidieron iniciar su serie de cortos documentales “Historias que innovan, historias que inspiran” con la robot Kipi y el profesor Velásquez. 

“La historia de Walter Velásquez como un profesor rural que a pesar de las dificultades busca incentivar a sus alumnos era algo que teníamos presente”, dice Luciano Gorriti, director del corto y egresado de la Especialidad de Periodismo PUCP. Él conoce a Velásquez desde el 2017, cuando quiso grabar otro corto con él que no llegó a concretarse.  “El año pasado, durante la pandemia, presentó a Kipi, y fue el motivo perfecto para hablar con él”, comenta. 

Innovando frente a la adversidad

Aunque parte del objetivo del proyecto de Centella Comunicaciones es celebrar la innovación y creatividad de los peruanos para hacer frente a situaciones adversas, también se busca visibilizar las brechas de desigualdad que revelan historias como la de Kipi. 

“No queríamos que el mensaje fuera ‘no importa que no tengas todas las facilidades que tienen en otras partes del Perú, igual puedes hacer todo lo que te propongas’”, explica Luciano. “Creemos que a través de este tipo de casos también se pueden evidenciar las inequidades y posibilidades que hay”, refiere. 

“Lo que más transmite Walter es su amor por la educación y su dedicación por sus alumnos, por mejorar sus vidas a través de la educación”, añade Adrián Portugal, director de fotografía del corto y egresado de la Especialidad de Comunicación Audiovisual PUCP. “Se trabajó visualmente para transmitir esa calidez”, explica. 

Comunicadores PUCP

Luciano descubrió su pasión por el documental cuando llevó el curso electivo Documental Periodístico en sus últimos ciclos de la carrera. Como realizador audiovisual, la formación que recibió en la PUCP le sirvió para entender mejor las historias que cuenta. “Los dos años de Estudios Generales te ayudan un montón para tener una idea de la historia y la realidad social peruana”, afirma. 

Adrián, por su parte, rescata que sus estudios en la PUCP le otorgaron conocimientos muy valiosos en temas como la dramaturgia y elaboración de guiones, que considera muy importantes para contar una historia y conocer todas sus posibilidades. “En el ámbito narrativo y audiovisual, te ayuda a tener claro qué quieres decir con tu historia y a partir de eso pensar en un estilo visual que transmita lo que queremos transmitir”, señala. 

Próximamente, se estrenarán los dos siguientes cortos documentales del proyecto “Historias que Innovan, historias que Inspiran” en el Facebook y YouTube de Centella Comunicaciones. 

Mira el documental Una robot para Colcabamba

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.
Rodolfo Cerrón-Palomino

¡Felicitaciones por el trabajo! Me intriga saber qué quisieron decir con . Sospecho que han querido decir , es decir /qipi/ ‘atado’ (aquello que se lleva en la espalda), y que en el castellano de la zona es , como dije. Sería más recomendable escribir así, evitándonos de exotismos ortográficos mal escritos como kipi! Es una sugerencia.

Equipo PuntoEdu

Muchas gracias por la aclaración, profesor Cerrón-Palomino. Estamos incorporando su atingencia en el texto para que los lectores puedan conocer la forma correcta, a pesar del nombre propio con el que han bautizado al robot.