Ir al contenido principal Ir al menú principal Ir al pie de página
Comunidad PUCP

Fe y Alegría: 55 años en el Perú y su vínculo con la PUCP

El padre Ernesto Cavassa, director de Fe y Alegría, comparte la historia de esta organización y cómo muchos de sus alumnos pasaron por la PUCP como becarios. Asimismo, nos invita a colaborar con la rifa anual para recaudar fondos y beneficiar a más escolares.

  • Texto:
    Bruno Guerra Napurí

Fe y Alegría nació en Venezuela en 1955 como una iniciativa del padre José María Vela (SJ) y un grupo de universitarios, quienes, a pedido de vecinos de una localidad en la que realizaban voluntariado, inauguraron un colegio para colaborar con el acceso a la educación. Al Perú llegan en 1965 y un año después abren los primeros cinco colegios en Lima con el mismo objetivo. 

Esta historia nos la cuenta el padre Ernesto Cavassa (SJ), actual director general de esta organización en el Perú y exalumno de la PUCP, quien comparte un poco más sobre la institución que ya cumple 55 años en nuestro país. Fe y Alegría tiene un objetivo fundamental que es cerrar brechas en la educación, dándoles la oportunidad a niñas, niños, adolescentes y jóvenes de localidades urbanas y rurales de acceder a educación de calidad.

La idea es que nuestros estudiantes se incorporen a la vida cívica del país para aplicar esa educación en valores -que es una de las cosas que más valoran- para transformar el país de modo honesto, respetando las instituciones democráticas, los procesos democráticos y la búsqueda de acuerdos entre todos”.

Padre Ernesto Cavassa (SJ)
Director general de Fe y Alegría en el Perú y exalumno de la PUCP

La organización se rige por tres pilares: el primero es el de la educación popular, trabajando con poblaciones vulnerables, priorizando lugares a los que muchas veces no llega el Estado. El segundo es el de la educación para el trabajo. A través de este, busca darles a sus estudiantes las herramientas necesarias para poder realizar sus proyectos de vida. Y el tercer pilar es la educación con valores, de los cuales el principal es el de la ciudadanía, pues se considera importante que los ciudadanos conozcan sus derechos y sus obligaciones hacia la ciudadanía plena. Es dentro de estos valores que se hayan los valores cristianos. El padre Cavassa nos explica que no se trata únicamente del mensaje de Jesús, sino también de su figura como ejemplo en su accionar. 

La idea es que nuestros estudiantes se incorporen a la vida cívica del país para aplicar esa educación en valores -que es una de las cosas que más valoran- para transformar el país de modo honesto, respetando las instituciones democráticas, los procesos democráticos y la búsqueda de acuerdos entre todos”, explica el padre Cavassa.

Trabajando con la PUCP

Reconociendo la importancia de dar acceso a la educación superior a todos los sectores, la PUCP y Fe y Alegría firmaron un convenio en el 2008, gracias al cual cientos de alumnos ya se han beneficiado. “Desde el 2008, aproximadamente 332 exalumnos de Fe y Alegría han completado sus estudios de pregrado en diferentes especialidades con las becas integrales que la PUCP ofrece a nuestros estudiantes que provienen de familias con muy bajos ingresos y que obtienen un buen resultado en el concurso de admisión», explica Lala Romero, quien se encarga de las relaciones institucionales de la organización.

Testimonios de becarios

Estudié la primaria y secundaria en el colegio Fe y Alegría N°1 y, para mí, obtener la Beca Fe y Alegría fue una oportunidad que me cambió la vida. En el aspecto académico, me permitió acceder a una educación de calidad en la mejor universidad del Perú, con excelentes docentes y compañeros que me enriquecieron con conocimientos y experiencias compartidas. En el aspecto personal, significó ampliar mis horizontes, continuar la formación humanista y en valores que recibí en el colegio, y desarrollar competencias que me han permitido ser una profesional capaz e íntegra».

Milagros Chirinos, licenciada de la carrera de Gestión y Alta Dirección

Obtener esta beca significó un logro personal y una gran alegría para mi familia porque podía seguir con mis estudios superiores en una de las mejores universidades del país, ya que no solo cubre mi formación académica, sino que también me ayuda en gastos diarios como pasajes, alimentación y materiales. En lo académico, me ha ayudado a conocer muy buenos amigos y grupos dentro de la Universidad en donde puedo desarrollar más mis capacidades, como el CAPU y el Grupo de Robótica PUCP. No solo crezco intelectualmente, sino que aprendo al compartir ideas con los demás».

Marcelo Ronceros, estudiante de Ingeniería Mecatrónica

Fe y Alegría, actualmente, está presente en 21 regiones del Perú, a través de las redes rurales, un conjunto de escuelas con pocos alumnos y docentes, que tiene entre sus principales méritos desarrollar educación bilingüe en quechua y shipibo-konibo. Además entre sus logros está la fundación de institutos técnicos, centros de educación alternativa, así como una institución de educación básica especial. En total, son 86,546 estudiantes, 4,657 docentes y 201 directivos, cifras que han venido creciendo desde sus inicios en nuestro país. 

Colabora con la rifa anual de Fe y Alegría

El sábado 30 de octubre, Fe y Alegría estará realizando su gran rifa anual para recaudar fondos para la institución. “La rifa es un medio para mostrar la solidaridad con la educación de personas más vulnerables y apoyar a una institución que intenta acortar las tremendas brechas educativas y ofrecer educación de calidad”, explica el director general de Fe y Alegría en el Perú, Ernesto Cavassa.

Para adquirir rifas y colaborar con Fe y Alegría, ingresa aquí.

Encuentra a Fe y Alegría en Facebook.

Deja un comentario

Cancelar
  • Ingresa tus datos
Sobre los comentarios
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.