Opinión

Contaminación ambiental: uso inadecuado de mascarillas y guantes

Alberto Huiman

Alberto Huiman

Docente de Educación Continua de INTE-PUCP especialista en manejo de residuos

La pandemia de la COVID-19 está teniendo un efecto negativo en el ambiente debido a que mascarillas y guantes terminan en el fondo marino. El grupo ecologista francés Operation Mer Propre (Operación Mar Limpio) grabó máscaras y guantes en el fondo de las aguas del Mediterráneo. Asimismo, en el litoral de Perú y en los 1,585 botaderos a cielo abierto sigue incrementándose el número de mascarillas y guantes descartados.

En el litoral de Perú y en los 1,585 botaderos a cielo abierto sigue incrementándose el número de mascarillas y guantes descartados».

No importa el material de fabricación de la mascarilla (tela, franela, poliéster-spandex, algodón, algún tipo de plástico, etc.) el manejo inadecuado que se haga de la misma terminará siendo un problema para el ambiente. Su disposición –por precaución– debería ser diferenciada de los residuos comunes, principalmente cuando el usuario tiene sospecha o ha confirmado ser positivo al virus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda tirarlas en un contenedor y no reutilizarlas. En los establecimientos de atención a la salud, las mascarillas quirúrgicas deberían ser tratadas como residuos Clase A, ya que estas se elaboran de tela no tejida de polipropileno, producido a partir de etileno, el cual es un compuesto químico derivado del petróleo o del gas natural.

Hagamos un compromiso ambiental y elijamos las mascarillas que no sean de un solo uso».

Algunas personas se preguntan si es adecuado poner las mascarillas en el contenedor verde (residuos reciclables del ámbito municipal) y la respuesta es no porque puede poner en riesgo la salud de los segregadores y los trabajadores de limpieza pública, expuestos terriblemente durante esta pandemia. Es importante remarcar que incluso las mascarillas que no están contaminadas no se deben reciclar, ya que están hechas de múltiples capas y tipos de plásticos que tendrían que ser separados.

En el Perú, predomina la informalidad en la actividad de reciclaje, el mismo que como concepto se ve atractivo, sencillo y conveniente, porque nos convierte en ciudadanos responsables. Al reciclar nos sentimos parte de la solución y no del problema. Sin embargo, aquello que se recicla, por ejemplo algunos plásticos, en muchas ocasiones es de una calidad inferior al original y requiere que se incluya materia prima virgen. Si realmente queremos contribuir seamos ciudadanos verdaderamente responsables, hagamos un compromiso ambiental y elijamos las mascarillas que no sean de un solo uso; trabajemos en cambios de fondo y preparémonos con dispositivos legales que generen no solo responsabilidades al ciudadano sino a todos los actores involucrados.

La población peruana necesita información y los medios de comunicación del Estado, de acuerdo a nuestra Constitución, deben colaborar en la educación y en la formación moral y cultural de los ciudadanos en el cuidado del ambiente, lamentablemente se está desaprovechando esa oportunidad.

El sector privado nos atiborra de mensajes de texto por celular (SMS), redes sociales u otros medios para vendernos productos, puede tomarse esa estrategia para educar sobre la segregación adecuada de residuos, la importancia que tiene para el propio ciudadano el pago de arbitrios por limpieza pública, y hacer un consumo responsable. Tengamos en cuenta que el uso de mascarillas y guantes no cesará en el corto plazo, entonces miremos el presente para prepararnos para el futuro.

* El autor es doctor en Ciencias Ambientales, magíster en Ciencias Ambientales con Mención en Gestión y Ordenamiento Ambiental del Territorio e ingeniero geógrafo. Asimismo, está calificado como Experto Internacional de Residuos, por la International Solid Waste Association (ISWA).