03 de octubre del 2012

Vallejo y la poesía peruana de hoy

Sobre Vallejo y la realidad de la poesía peruana contemporánea, conversamos con la poeta y guionista Giovanna Pollarolo.

La vigencia de Vallejo

“Mi primer acercamiento a la obra de Vallejo ocurrió en el colegio. El curso de Literatura en la época que yo estudiaba terminaba con él, pero el libro que usábamos tenía un anexo con letras pequeñas que relataba el panorama del movimiento literario de los años cincuenta. El curso de Literatura trataba de gente muerta pero ahí descubrí que había poetas que estaban vivos”, rememora Giovanna Pollarolo, docente del Departamento de Humanidades de la PUCP.

La relación de Vallejo y sus lectores fue variando con el paso del tiempo. Entre los años treinta y cuarenta, las personas más cercanas a su generación se vieron fuertemente influenciadas por su obra y escribieron bajo su sombra. En los años cincuenta, el panorama se abre y enriquece de una manera muy poderosa y su influjo fue importante para el desarrollo posterior de la poesía peruana. En los sesenta, nuevos modelos fueron tomados como referentes, sobre todo de la poesía sajona. Fue durante los años setenta que el movimiento literario Hora Zero cometió el parricidio de rigor.

A diferencia que lo que ocurre con otros poetas, la trascendencia e importancia de Vallejo va en aumento a medida que pasa el tiempo. ¿Cómo se explica la vigencia de la poesía vallejiana? “¡Es que es un genio! Hace con el lenguaje lo que muy pocos habían logrado antes. Fuerza la gramática y la sintaxis, no solamente por el gusto de jugar, que no tiene nada de malo, sino porque el lenguaje le queda corto para expresar el dolor humano, que no lo ve distante. Hoy en día es el gran hito de la poesía peruana, totalmente vigente”.

Los jóvenes y la poesía

“La vocación por la poesía está particularmente afincada en la gente joven, que escribe con mucha pasión y entereza”, afirma Pollarolo. Ante una creciente demanda de talleres en esta materia, cabe preguntar: ¿la poesía es un pasatiempo íntimo o puede tomarse como una carrera? “Nadie vive de escribir poesía. Hay quienes ven la escritura como una actividad privada, que publican cuando buenamente pueden y manejan sus ingresos económicos realizando otros ejercicios profesionales. Pero hay otros que deciden apostar por profesionalizar su escritura, lo cual también es válido. Pienso que cada quien va ubicándose en el camino donde más cómodo se siente, lo importante es ser consecuente”, asegura la poeta.

Además, hoy en día publicar un poemario no resulta difícil: “Tú mismo puedes hacer una edición, los costos se han abaratado, hay muchas editoriales o puedes publicarlo por Internet”. Esto ha permitido aumentar la oferta de títulos en el mercado local, aunque con tirajes reducidos que no circulan de manera suficiente. “Con las publicaciones, los recitales y el paso del tiempo, la gente interesada va estableciendo su canon”.

Calificar (1 votes, average: 5,00 out of 5)
SUCEDE EN:
Departamento de Humanidades

BLOGS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO