Ciencias sociales y comunicaciones, Universidad
Noticia

¿Estamos en camino a un narcoestado?

El caso Oropeza ha dejado al descubierto diversas conexiones entre el narcotráfico y la política. Sin embargo, a pesar de que esto no es totalmente nuevo, será que nos estamos acercando al caso mexicano o colombiano, o es que estamos en un escenario distinto. Sofía Vizcarra, investigadora del Laboratorio de Criminología social y Estudios sobre la violencia, nos explica qué sucede en el caso peruano.

Autor: Susana Navarro | Fotos: Roberto Rojas

Todo empezó la madrugada del 2 de abril cuando lanzaron una granada al Porsche de Gerald Oropeza. Sin ese incidente, tal vez no hubiera salido a la luz toda la red de narcotráfico que manejaba, sin embargo, las conexiones con políticos, especialmente del Partido Aprista, han hecho relucir una posible relación entre el narcotráfico, la política y algunas instituciones estatales.

Estado fragmentado

El caso Oropeza es uno más de una serie de casos que nos recuerda que existen diversos nexos entre la política y las actividades ilícitas, sean estas el narcotráfico, la minería ilegal o el tráfico de personas. La magíster Sofía Vizcarra cree que si bien no podemos hablar de un Estado frágil, sí hay permeabilidad, ya que no socavan las instituciones estatales, pero sí son accesibles ante ciertas actividades, especialmente de corte económico. En el tema de Oropeza, esta permeabilidad se puede ver en el partido político, situación que se ve favorecida por la falta de una ley de partidos políticos y de transparencia económica.

“Un sistema deficiente te permite hacer menos esfuerzos como criminal. Para qué tendría que controlar todo el Estado, si con que funcione mal, puedo seguir operando”, menciona la especialista y es que al tener un estado más fuerte, más corporativo, como el mexicano, era necesario tener al actor estatal del lado del criminal. En cambio, con un estado débil, es posible actuar con tan solo con una red de contactos. “En el Perú hay una fragmentación tan grande que se vuelve muy difícil cooptar todo un Estado, entonces para qué entrar y meterse en tantas esferas, tantas cosas, cuando ni un solo partido político tiene la hegemonía en el Estado”, agrega.

Nuevo escenario: La ciudad

Al pensar en narcotráfico, pensamos en escenarios lejanos como el VRAEM o el Huallaga. Sin embargo, el año pasado en Surquillo acribillaron a Hugo Quintana dentro de su Lamborghini; a principios de este mes el carro de Gerald Oropeza recibió múltiples disparos e incluso le lanzaron una granada en el distrito de San Miguel, y tan solo este fin de semana, mataron a Antonio Saucedo en San Isidro. Tres casos relacionados con el tráfico ilícito de drogas y cuyos atentados se dieron en distritos capitalinos.

Si bien la droga no se produce en Lima, somos un puerto necesario para que salga al extranjero. Para Vizcarra, si bien no se puede hablar propiamente de mafias, debido a la falta de una organización jerárquica, lo que se presentan son clanes familiares. Pero no se puede negar que se está dando una mayor presencia de brókers que hacen de intermediarios entre los narcotraficantes rurales y el mercado extranjero. “Estos ni siquiera ven los contenedores de cocaína, tan solo se involucran en el comercio o en el lavado de activos, pero es en este tipo de delitos más especializados, donde se mueve más dinero”, explica la investigadora, quien resalta que este fenómeno más urbano tan solo es un indicador que estamos en un mercado más conectado. “El tráfico ilícito de drogas es un fenómeno producto de la liberación del comercio, pero nuestro mercado es diferente al de México o Colombia, nuestro rol es distinto en la cadena, pensándolo como una empresa, hay que entender qué estrategias están tomando para saber cómo actúan por dentro y por fuera”.

¿Somos un narcoestado?

“Hablar del narcoestado es complejo porque implicaría que la actividad delictiva del narcotráfico estaría controlando las diferentes esferas del poder y en el Perú eso no pasa”, menciona la investigadora. Explica que para que se dé un narcoestado, tendría que existir un Estado cooptado.

Vizcarra explica que el pensar en un Estado infiltrado se puede dar a dos niveles, si lo pensamos en macro, es decir que todo el Estado está cooptado. No obstante, también se puede ver desde una perspectiva de redes, más cercano a lo que tenía Oropeza, es decir, capital político y familiar, que le permitía conectar con gente en diversos puestos. “Lo que Oropeza sí tenía era una red importante de conexiones con el Estado gracias a su familia y personas conocidas, la pregunta que deberíamos hacernos es si se trata de un fenómeno institucional o es más el caso de una oportunidad personal”, menciona la investigadora.

Cuando uno ve el caso Oropeza, piensa en que se debe haber corrompido a diversas instituciones estatales, pero la especialista explica que en el Estado, de un lado, la corrupción pasa y facilita mucho el crimen, pero , de otro lado, también es cierto que existe ineficiencia burocrática. “Sucede que a veces se deja que el sistema, con sus ineficiencias, resuelva como pueda. Uno puede decir que hay corrupción en todas partes, pero también el propio sistema es poco efectivo, se necesita una reforma de los sistemas penales, judiciales, de la propia política criminal. Si tienes un sistema que funciona bien, la irregularidad salta, sino no es así, la corrupción se disfraza”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombres:

Correo:

Mensaje:

NOTA: Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.

19 comentarios

Walter Rohner

Penosa visión pero es real, les toca a los jovenes convencidos que esto no debe de pasar en nuestro país, el Perú es más grande que toda esa basura, si lo queremos lo cuidaremos, participar es importante pero inteligentemente sin exponerse. Si tienes un amigo consumidor no lo tomes ligeramente ni le des pasaporte de corso, dile que esta mal y que a ti no te parece bueno ni para el ni para su entorno.

Responder

facebook_ravina.bruno

Todo se resume en esta parte: “Si tienes un sistema que funciona bien, la irregularidad salta, sino no es así, la corrupción se disfraza” Supongamos que todo el Estado Peruano tiene procesos y procedimientos normados con ISO 9000 y 14000, sería prácticamente imposible alguna negligencia, error o fallo deliberado porque el sistema impide pasar a la siguiente etapa del proceso o procedimiento. Por qué lo usan las grandes corporaciones y prácticamente todas las empresas alemanas? Porque, además, detectan costos ocultos, pérdidas subrepticias o robos. El sistema tiene mecanismos automáticos de auditoría pero, también, tiene auditorías externas programadas. No admite corrupción ni desigualdad, todos los clientes reciben exactamente el mismo servicio o el mismo bien; y sin embargo, se genera mejora de calidad continua. Por tanto, cada vez son mejores y menos costosos de producir los bienes o servicios. Veamos al Perú como una gran empresa que produce bienes y servicios para sus clientes (los ciudadanos) y sepamos que cada etapa de proceso o procedimiento está inmodificablemente vinculado a cada persona o trabajador/funcionario del Estado. Si alguien hace algo incorrecto o comete un error es inmediatamente identificado de modo específico y personal. Por otro lado, por qué los partidos políticos requieren cantidades de dinero tan grandes? Porque tiene que hacer campaña. El sistema lo han formateado interesadamente desde el concierto legislativo y desde la posesión del ejecutivo por parte de los propios interesados. Si esa es la causa eliminemos la campaña tal y cual se desarrolla ahora. Que exista campaña pero más democrática e inclusiva, sin requerimiento de fortunas. Entonces, la campaña debe hacerse exclusivamente y de modo obligatorio bajo pena de ser eliminado de la contienda, vía Canal 7 (nada más) y que el su página web se archiven documentos como planes de gobierno bajo un idéntico esquema modelado por el JNE y los vídeos de las presentaciones y discursos de los candidatos que mucha gente no los pudo ver en vivo. Prohibido absolutamente el merchandaising y mucho menos la obtención de votos o firmas a cambio de galletas, fideos, leche, polos, etc. etc. Los discursos solo pueden expresarse de modo técnico recurriendo a diapositivas u otros vídeos o fotos para evitar oratoria tóxica difamatoria o calumniosa entre los participantes o recursos histriónicos. Las personas no somos eternas y de hacho nadie está libre de desaparecer en cualquier momento, por tanto, los postulantes no podrán referirse a nombre propio sino en nombre de su organización y equipo técnico (eliminada la idolatría de farándula) Lograr la normalización de todo el Estado va a ser la segunda etapa pero ahora lo primero es lograr que se cambien las reglas de juego y puedan acceder excelentes profesionales honestos y de trayectoria limpia a los que no les atrae la política porque tendrían que hipotecarse con narcos, mineros clandestinos, proxenetas, traficantes de terrenos o dueños de medios de comunicación o universidades “negocio” …… toda esa lacra histórica quedaría eliminada y por fin lograríamos nuevos rostros …… (hay varios que tienen 20 o 25 años por transfugas u otras modalidades y que van a pasar a la historia por su anonimato) ……..

Responder

hptrabajos@outlook.com

Me parece interesante tu trabajo…refleja una situacion…una realidad terrible que se va enquistando en nuestro Perú. Mmm mucha gentita sin oficio conocido pero con gustos caros…mucho trabajador con bajo sueldo pero con buena vida….mucha investigación archivada…. ¿de dónde?..expliquen el secreto….mmmm
Si gustas comparto tus analisis con alumnos de 3 4 y 5to de sec. Chao

Responder

Arturo

A esa situación nos estamos dirigiendo. Considero que detrás del poder existe blanqueo de dinero, proveniente de actividades ilícitas como tala y minería ilegal, contrabando y narcotráfico. Somos el primer país productor de cocaína del mundo. Eso dice mucho acerca de cuán cerca está el Perú de ser un narco estado. Muchos políticos son financiados por estos fondos oscuros y no existen los mecanismos de control necesarios y oportunos para dilucidar dicha situación al momento de las elecciones. Una investigación por blanqueo de dinero implica un proceso de investigación y un proceso penal que a decir verdad, demoraría mucho y no sería compatible con el tiempo de las elecciones. Mucha plata corre detrás de una candidatura política. El 80% de ese dinero es de origen oscuro y sale a la campaña para ser blanqueado. Favor con favor y listo, ser caleta durante cinco años sin hacer mucho escándalo y al que lo hace le bajan la llanta nomás. El Perú está así en este momento.

Responder

Juan Augusto Moron Llanos

Hola, buen análisis, especialmente cuando mencionas lo del Sistema ineficiente como mal filtro de la corrupción y toda la lacra millonaria que acarrea…
Muy a parte de ello, te cuento que nuestro Estado sí es cooptado. Por qué? porque “nadie sabe” cómo se obtienen campañas ostentosas en época de votaciones, porque cuando se descubren propiedades de políticos lavadas y sin sustento simplemente se les blinda (caso Luciana León, Toro Bravo, Oropeza, José León y su casa de playa alquilada a narcos).
Estamos gobernados por lo peor del país, y si a esto le sumamos la ineficacia de nuestro sistema pero no por el sistema en sí, sino por la corrupción que reina en el trascurso de cualquier proceso por destapar la cochinada pues obtenemos el mejor caldo de cultivo para un narco estado libre y soberano como el que nos gobierna… Ellos son la mano que mueve los hilos políticos…

Responder

karin farfan

Muy buen artículo, De seguro estamos en camino, me cuestiono porque todos lo pensamos, lo vemos, lo respiramos y porque somos tan PASIVOS, creo que mucho opinamos pero nada hacemos, es una crítica que va a mí también como peruana, estamos acostumbrados a ver todo tipo de corrupción y quedarnos en estado de asombro o contemplación, necesitamos REACCIONAR, no con violencia pero si con energía, con decisión y proactividad, cualquiera sea nuestra posición social o econo
ómica creo que debemos hacer algo, la unión hace la fuerza y si todos levantamos nuestra voz de protesta los poderes del estado tendrían que hacer algo mas que mecernos, porque eso es lo que hace el poder en el Perú.

Responder

Ricardo Mozombite Campoverde

El terrible revés ocurrido en Tía María obliga a las máximas autoridades del ejecutivo, legislativo y judicial (Consejo de Estado) a reunirse de manera urgente para diseñar acciones que reconstruyan la estructura básica del estado Peruano. Es cuestionable que no lo hayan hecho por celos u orgullos absurdos. El país demanda de ellos actitudes responsables, rápidas y altamente eficaces.

Responder