Ciencias sociales y comunicaciones
Noticia

Donald Trump asume la presidencia de EE.UU.: incertidumbres y certezas

Hoy toma posesión del gobierno Donald Trump, presidente número 45 de Estados Unidos. El período de transición entre él y el expresidente Barack Obama ha hecho más notoria la incertidumbre respecto a lo que se viene en los próximos cuatro años. De acuerdo con Farid Kahhat, docente del Departamento de Ciencias Sociales, la incertidumbre es uno de los más grandes problemas en materia económica para EE.UU. y sus aliados.

Autor: Sharún Gonzales

El rol que desempeñará el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, genera altas expectativas no solo entre ciudadanos estadounidenses sino alrededor del mundo. Sus declaraciones durante su campaña y el proceso de transición colocan en agenda cambios radicales para la economía y la política internacionales.  “No se sabe con certeza qué parte de todo lo que ofreció en campaña va a intentar o poder cumplir y qué no”, comenta Farid Kahhat, internacionalista y docente de Ciencias Políticas.

Potencia económica

Las propuestas de Trump respecto a aumentar el gasto fiscal en infraestructura y defensa, y reducir impuestos, según el especialista, originarían un efecto positivo sobre el crecimiento económico en los primeros dos años de su gobierno. “Hay también consenso entre los economistas acerca de que un crecimiento -basado en déficit fiscal, para un país que ya tiene déficit relativamente alto, y una deuda pública que, como proporción de la economía, supera el 100%- no es sostenible”, añade Kahhat.

Por otro lado, será difícil que el nuevo régimen implemente cambios radicales respecto a países como México o China. “El 40% del valor de las exportaciones de México hacia EE.UU. se explica por importaciones que México hace desde el propio EE.UU. Un carro que México exporta a EE.UU. tiene partes importadas de ahí. Si corta las exportaciones mexicanas, corta las exportaciones estadounidenses”, cuenta el politólogo para explicar el contexto actual que se mantiene gracias a tratados de libre comercio que no pueden ser cambiados de forma unilateral.

De todos modos, las funciones presidenciales tienen límites e imponer aranceles, por ejemplo, es algo que está fuera de su alcance. Se trata de una atribución del Congreso que no será tan fácil llevar a cabo, aun con una mayoría republicana, ya que este partido rechaza históricamente este tipo de medidas. Sin embargo, la nueva administración ya ha causado daños en algunos países como México, cuya moneda se ha devaluado desde que se anunció la victoria electoral de Trump. “Hay una correlación clara entre lo que Trump dice y la cotización de la moneda mexicana, como es el caso de las amenazas a empresas con intención de invertir en México”, apunta el docente.

Relaciones diplomáticas

En marzo del 2009, Hillary Clinton, entonces secretaria de Estado de Barack Obama, se presentó frente al responsable de política exterior ruso,  Serguei Lavrov, con un botón rojo como una forma de marcar una nueva etapa en las relaciones entre ambos países. Este gesto, en el contexto de una relación bilateral deteriorada, proponía la predisposición a un nuevo comienzo. Hoy, ocho años después, el nuevo presidente, al igual que Obama en su momento, recibe una relación bilateral con Rusia deteriorada. “Vemos que la relación se ha deteriorado aún más. Trump tiene la intención de mejorarla pero no todo depende de la buena relación entre los presidentes. Hay conflictos de intereses reales que pueden llevar a que, más allá de las buenas intenciones de los presidentes, la relación bilateral sea problemática”, señala.

Perú

La relación entre la economía estadounidense y la peruana es directa y, en este contexto, paradójica, a decir de Kahhat.  “En los dos primeros años, la inversión en infraestructura va a elevar el precio de los minerales y Perú, al ser un país exportador de estos, puede aprovechar esta oportunidad”, reflexiona sobre el panorama peruano en esta coyuntura antes de señalar un riesgo relativo.

“Como va a haber mayor riesgo de inflación por mayor déficit fiscal y deuda pública, la reserva federal va a aumentar las tasas de interés y eso va a afectar de manera relativa. Va a hacer que el dólar suba de valor y se devalúe el sol. Eso va a ayudar a los exportadores, pero puede perjudicar a los importadores. También perjudicaría  a los peruanos que ganan en soles pero tienen deudas en dólares, por ejemplo. Por último, aunque no es muy probable, el proteccionismo comercial de Trump podría afectarnos de forma adversa si se hace extensivo a nuestro país”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombres:

Correo:

Mensaje:

NOTA: Los comentarios pasan por un proceso de moderación que toma hasta 48 horas en días útiles. Son bienvenidos todos los comentarios siempre y cuando mantengan el respeto hacia los demás. No serán aprobados los comentarios difamatorios, con insultos o palabras altisonantes, con enlaces publicitarios o a páginas que no aporten al tema, así como los comentarios que hablen de otros temas.

1 comentarios

Eduardo Diestra

Me parece muy bueno el artículo en el sentido que no se nota sesgo alguno en un personaje tan controversial como Trump. Está bien sustentado en lo técnico pero se pudo haber expandido al aspecto vivencial del estadounidense promedio (cuestiones anímicas y laborales) ya que las políticas del nuevo presidente se sustentan en eso, y a lo medioambiental. Hubiera interesante si se tocaban otros temas de la agenda Trump como el no a las intervenciones militares estadounidenses en el extranjero.

Responder